Los testimonios de exfutbolistas de Estados Unidos sobre jugar de visita en Concacaf: ''Solo quieres salir vivo''

Exfutbolistas estadounidenses han contado cómo es la experiencias de jugar las eliminatorias de Concacaf en condición de visita.

Alexi Lalas, Landon Donovan, Tim Howard y Cobe Jones relatan lo complicado que es para Estados Unidos disputar las eliminatorias en Concacaf.
Alexi Lalas, Landon Donovan, Tim Howard y Cobe Jones relatan lo complicado que es para Estados Unidos disputar las eliminatorias en Concacaf. *
Billy Vásquez

Para la selección de Estados Unidos es una verdadera travesía jugar de visita por las eliminatorias de Concacaf. Al menos así lo han expresado varios de sus exfutbolistas, en declaraciones que recoge Los Angeles Times.

Los 10 pecados de Fabián Coito con la selección hondureña

Landon Donovan, DaMarcus Beasley, Alexi Lalas, Cobi Jones, Bruce Arena y hasta el alemán Jürgen Klinsmann han expresado lo durisímo que puede ser para los norteamericanos jugar en los diferentes estadios de Centroamérica y en el Azteca de México.

''Es como Thunderdome (evento de peleas)'', dijo Alexi Lalas, exdefensor estadounidense que jugó eliminatorias. ''Solo quieres salir vivo hasta cierto punto'', añadía.

Lalas recuerda cuando finalizó el primer tiempo de un partido de clasificación jugado ante una multitud hostil de 115.000 personas en el calor, la altitud y el smog de la Ciudad de México y temió por la vida de Cobi Jones mientras veía a su compañero toser ''repugnantes glóbulos de materia oscura''.

''Esas cosas, combinadas con las ametralladoras y los perros, y las alarmas de incendio que se activan, todo ese tipo de cosas suceden'', aseguraba. ''Así que tienes que ser mentalmente fuerte para balancear y tejer y simplemente rodar con toda la mie*** que está por venir. Literalmente''.

''No hay simulación para jugar en un campo horrible, un clima de 95 grados con un 90% de humedad, aparte de sentir la presión involucrada. Esa es solo la realidad'', expresaba Landon Donovan, a quien le arrojaron una taza de vómito durante un juego en México, donde Estados Unidos una vez estuvo encerrado en su propio vestuario.

Los exjugadore afirman que en Costa Rica, Guatemala y Honduras han sido escupidos y les han tirado monedas, baterías, pedazos de alambre y varios líquidos.

No los dejan dormir

Los hoteles es otro gran dilema para Estados Unidos y algunos incluso se cambiaron el nombre para que nadie supiera que estaban hospedados en ese lugar.

Afición pidió la salida de Coito por derrota ante EUA

''Son toques de bocina y y vuvuzelas a las 2 AM. Varias veces se dispara la alarma de incendios'', dijo Cobe Jones, quien jugó 164 juegos para EUA. ''Estas son cosas que suceden de manera constante. Y luego sí, tienes que jugar un partido''.

DaMarcus Beasley y el exportero Tim Howard revelaron que a menudo se registraban con nombres falsos para evitar llamadas no deseadas a media noche.

''Siempre hay algún tipo de fiesta el día antes del juego'', dijo Beasley, a quien le arrojaron una cabeza de pollo en El Salvador. ''Se aseguran de que el partido sea lo más incómodo posible cuando juegan ante nosotros''.

Otro truco popular es el césped que tiene varias pulgadas de alto, lo que hace que tanto el paso como la carrera sean un desafío.

''La cancha más difícil es la de Honduras, porque el pasto te llegaba a las rodillas y no existe el aire acondicionado en los vestuarios'', apuntaba Beasley, que anunció su retiro en 2019.

Por su parte, Bruce Arena, técnico que estuvo muchos años en el banquillo de Estados Unidos, no podía creer que la grama de un estadio para eliminatorias estuviera tan alto. ''Un tipo estaba cortando el césped con una cortadora manual. Tenía alrededor de siete pulgadas de alto''.

''Es más difícil atrapar o pasar una pelota. Eso significa que la pelota está mucho más en tus pies. Y cuando eso sucede, le da al defensor mucho más tiempo para entrar y hacer lo que quiera hacer'', explicaba Cobe Jones.

Y Lalas fue tajante: ''En Concacaf a nadie le importa una mie*** dónde estás jugando. A nadie le importa una mie*** cuánto dinero estás ganando o cuán famoso eres o con quién estás saliendo. Ese currículum maravilloso que tienes significa sentarte en cuclillas cuando suena ese silbato en Concacaf. Es el gran ecualizador''.

El testimonio de Klinsmann

Jurgen Klinsmann, entrenador alemán que dirigó a Estados Unidos durante 2011 al 2016, encontró difícil explicarle a sus amigos en Europa cómo sufrían en lugares como Costa Rica, donde los gringos nunca han ganado.

En Panamá revelan que quisieron hacer trampa ante México

''El juego se aborda de forma completamente diferente. Las circunstancias, el clima, el campo, los fanáticos contrarios, el árbitro están siendo influenciado. Cuando tienes a Francia contra Alemania, en casa y fuera, los entornos son muy similares. Los campos estarán bien, el árbitro será neutral y el clima será bueno, pero no en Concacaf. Realmente no sabes lo que pasará y eso lo hace impredecible. A veces, el mayor desafío es llegar al juego con el uniforme'', comentaba el DT.

En la primera temporada de Bruce Arena como entrenador (1998 a 2006), el equipaje del equipo se perdió, por lo que con frecuencia los jugadores debían empacar sus botines en su equipaje de mano. Ellos finalmente cambiaron a vuelos chárter.

''Eso pasaba cuando jugábamos de visita. En esos países hacen todo lo que está a su alcance para ayudar a su selección a obtener una ventaja sobre Estados Unidos. Se aseguran de que el juego sea lo más incómodo posible'', cerraba Beasley.

Todos esos testimonios han servido de experiencia para la nueva camada de jóvenes que dirige Greeg Berhalter. Estados Unidos cerró la triple fecha FIFA con goleada sobre Honduras en el Olímpico y se sitúan en el tercer lugar de la tabla con 5 unidades.

FOTOGALERÍAS