Alberto Lati revela la crisis que sufrió en Televisa: ''En Mundiales me sentía conserje de Eugenio Derbez''

El ahora reportero de Fox Sports recuerda su paso por Televisa y hubo momentos donde quería renunciar a todo.

Alberto Lati viajaba hasta un año antes a las ciudades sedes donde se realizarían los Juegos Olímpicos o Mundiales.
Alberto Lati viajaba hasta un año antes a las ciudades sedes donde se realizarían los Juegos Olímpicos o Mundiales. *
Redacción

Alberto Lati es un reconocido periodista mexicano, destacado por hablar hasta 13 idiomas y escribir cinco libros a sus 43 años. Es admirado por sus colegas y audiencia por la habilidad que tiene al contar historias más allá del deporte y sus incontables viajes alrededor del mundo.

Faitelson confiesa por qué rechazó jugosa oferta de Televisa

Lati trabajó por varios años para Televisa y también se le recuerda porque solía llegar entre 6 y 12 meses antes a las ciudades sedes donde se celebrarían los Juegos Olímpicos o el Mundial.

En esos momentos, el comunicador se sentía vital para la empresa. Sin embargo, en cuanto llegaban todos sus compañeros ''más famosos'' se sentía desplazado dentro y fuera de cámaras.

''Yo era dueño de cada ciudad y de mis tiempos, pero llegado el evento parecía el conserje de Eugenio Derbez, del Compayito, de los comentaristas y hasta de López Dóriga porque todos me preguntaban todo, pedían consejos para todo en la ciudad'', cuenta Lati en una entrevista con Toño de Valdés en YouTube.

Y añade: ''En Atenas tenía que rentar motocicletas para todos, en Sudáfrica tramitaba permisos para meter animales al estudio, en Beijing iba a ver los espectáculos para contratarlos para el programa.

Seguidamente, Lati cuenta la crisis que vivió en la televisora: ''Mi problema principal era que mi rol durante cada evento nunca quedó claro. Yo entraba en crisis porque pasaba de ser el más importante durante año y medio a ser un don nadie, me querían poner a presentar el análisis arbitral y yo no estaba para eso. Esas crisis las tuve todo el tiempo en Televisa y nunca se resolvieron a cabalidad''.

Cansado de los viajes

Para muchos el trabajo del periodista es el ''soñado'', pero relata que sufrió ansiedad y tristeza por estar tanto tiempo lejos de sus seres más queridos. Fue por eso que llegó a un punto donde se atrevió a decirle al dueño de Televisa que ya estaba cansado de esa situación.

Martinoli y la fea experiencia por la que renunció a Televisa

Lati le comentó a Emilio Azcárraga que ya no quería viajar, pero el hombre más poderoso de la empresa le hizo elogios que hasta hoy permanecen en su memoria y fue por eso que dio su brazo a torcer para acudir a la ciudad de Beijing casi un año antes de los Juegos Olímpicos del 2008. "

''Rumbo a Beijing no quería hacer proceso de un año. Tenía una crisis en la que entendía que no podía vivir cambiando de país para siempre, iba rumbo a mis 30 años y quería hacer un camino sin tener que cambiar de país tan constantemente'', recuerda.

''Fui a una comida con Javier Alarcón, Emilio Azcárraga, Pepe Bastón y Bernardo Gómez. Terminando la comida, muy sutilmente Alarcón me dice: 'Tú te vas con ellos'. Y estuve con Emilio toda una tarde hablando, todos me dijeron lo importante que era lo que hacía y cómo estábamos haciendo historia, siempre tuve gran apoyo de Emilio hasta el último día. Yo con el caos en mi cabeza y queriendo decirles que ya no quería viajar, pero que gente de ese peso te diga lo importante que eres y que me pedían irme a Beijing...''.

Su primer evento fuera de tierras mexicanas

La Eurocopa del 2000 fue el primer evento internacional que Alberto Lati cubrió para Televisa. Pero luego hubo una revolución en el área de deportes con el nuevo liderazgo de Javier Alarcón, de quien explicó cómo era trabajar con él y la gran encomienda que le dio de irse a Japón para el Mundial 2002.

"Los Olímpicos de Sydney, para la percepción pública, no fueron buenos para Televisa, que en aquel entonces aún ni siquiera era Televisa Deportes, en el rating no fueron positivos. Llega Javier con un gran presupuesto y empuje para una revolución, traía un nivel de ideas muy ambiciosas, pero a veces desordenadas y desarticuladas", explicó.

"Yo tenía varicela, me pegó muy fuerte. Sonó mi teléfono y era Javier Alarcón para decirme que quería que me fuera a Japón. Le dije que perfecto, que el Mundial era en nueve meses y me respondió que quería que me fuera en una semana. Dije que sí y pregunté qué quería que grabara para cápsulas, pero me dijo que quería que me fuera a vivir a Japón. Dije que sí de inmediato, supe que era el momento de diferenciarme del resto o me quedaría en el punto medio toda mi carrera'', cerró.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias