La exjoya de la Premier League que se salvó de la muerte por cuidar un caballo

Matt Piper se retiró del fútbol a temprana edad producto de las lesiones. Era considerado una promesa.

DIEZ

Es uno de esos tantos casos de jugadores que aparecen en un terreno de juego y te eclipsan por cómo juegan al fútbol. Asi pasó con el inglés Matt Piper.

Leer más: La trágica historia del primer futbolista que se declaró homosexual

El exjugador de ahora 37 años de edad era un prometedor futbolista que surgió en el Leicester City y se apoderó de las portadas de los medios rápidamente a inicios de los 2000.

Piper necesitó unos meses para convencer en reservas y ser ascendido al primer equipo de los 'Foxes', entidad que después ganaría una Premier League, ya sin él en la institución.

Leicester City (2000-2002), Mansfield Town (2001-2002) y Sunderland (2002-2006) fueron los clubes que vieron en el profesionalismo a Piper, que tuvo que retirarse antes de tiempo.

Cuenta el mismo habilidoso extremo inglés que alcanzó a ganar 218 mil euros a la semana con el Leicester City, pero en el momento que sentía que iba para arriba con su carrera, una de sus rodillas le empezó a dar problemas.

"El médico me dio un ultimátum. Me dijo que mi rodilla podría aguantar tres o cuatro años más jugando al fútbol, pero que si lo hacía probablemente con 40 años no podía andar", le contó Matt Piper al periodista inglés Rob Tanner en una entrevista concedida para su portal The Athletic UK.

Tomó pastillas para controlar su problema y adicción con el alcohol
Su tempranera retirada del fútbol por culpa de las lesiones, mismas que le obligaron a pasar hasta 20 veces por el quirófano, empujaron a Piper a un momento de desesperación que le llevó a consumir Valium (pastillas no recomendadas para controlar la ansiedad) y beberse una botella de whisky al día.

"Convertí en fin de semana toda mi semana. Me despertaba con resaca y pensaba... —probablemente si tomo otro trago olvidaré todos mis problemas—. Antes de darme cuenta estaba bebiendo todos los días y mi expareja me impidió ver a mis niños. Y no me extraña, yo estaba todo el dia borracho. Era un círculo vicioso de una sola dirección... la muerte.", seguía contando su triste historia

A Matt Piper le apareció un ángel; su mamá. La madre del exjugador le propuso visitar Sporting Chance, clínica creada por Tony Adams, un exjugador del Arsenal que también tuvo problemas con el alcohol y ahí conoció a Madden.

Madden es el caballo del que tuvo que responsabilizarse Piper como parte de su terapia en Sporting Chance, y que le ayudó a cambiar su vida.

Matt Piper ahora dirige en su propia academia en Inglaterra.

La exfigura del Leicester City tenía una responsabilidad con este caballo que le apartó de los vicios y le despejó su mente.

Gracias a Madden, al que estuvo limpiando, cepillando, herrando y paseando durante años, Matt Piper pudo recuperar su vida, eso sí, ya fuera del fútbol profesional pero dirigiendo en su academia para niños.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias