Gerard Piqué viajó a los Estados Unidos pese a la negativa del técnico Ernesto Valverde

Gerard Piqué viajó a suelo de los Estados Unidos pese a que su DT se molestó por el largo viaje.

Piqué habló dos veces con Valverde para aprobar su permiso a Orlando, pero nunca le dio un 'sí'.
Piqué habló dos veces con Valverde para aprobar su permiso a Orlando, pero nunca le dio un 'sí'. *
Redacción

El pasado mes de agosto el defensor español Gerard Piqué viajó a Orlando, Estados Unidos, para unos detalles de la Copa Davis.

El jugador del FC Barcelona aseguró que habló dos veces con su técnico Ernesto Valverde y que fue en la última que le dijo que era a Orlando, según detalla Diario AS en una entrevista que dio el central en su paso por Nueva York por el US Open.

"Está muy sorprendido. Unos días antes del voto de la ITF para aprobar nuestro formato hablé con él para decirle: 'Escucha, Ernesto, tengo que ir porque hay dudas y mi presencia puede ayudar a que el proyecto salga adelante'. No quería decirle que era en Orlando. No me dijo que no, pero tampoco que sí. Luego jugamos la Supercopa contra el Sevilla y ganamos con un gol mío. Así que volví a hablar con él: 'Ernesto, te acuerdas de lo que te dije, ¿puedo ir? Sólo me voy a perder un entrenamiento, y te aseguro que ganaremos el partido de Liga. No te preocupes'. Ahí ya aceptó y me preguntó dónde era. Le expliqué que en Orlando y se sobresaltó: 'Ni hablar, es un viaje muy largo'. Yo insistí en que volvería y ganaríamos. Fui allí, se aprobó el formato y cuando regresé, ganamos", comentó.

También aseguró que sus tiempos libres son para ponerle mente a sus proyectos y que confía mucho en su equipo de trabajo, pese a la carga que tiene con su equipo.

"Con 24 horas y siete días a la semana de dedicación. Es el proyecto de mi vida y creo que estamos en el buen camino. Cuando crees en algo y tienes un equipo como el mío, trabajas todo lo que puedes para hacerlo realidad, y con esa pasión convences a la gente. Es el objetivo que tenemos y por eso le dedicamos tanto tiempo. Con el Barcelona juego y me entreno todos los días, pero cuando tengo dos o tres días libres hago como ahora, cojo un vuelo para estar en Nueva York, porque al final las cosas pasan hablando con la gente, escuchando a todos, especialmente a los jugadores, para ver qué necesitan, qué quieren y cómo puede ser mejor la competición", explicó.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias