Iniesta sobre el Mundial que ganó con España: ''Me derrumbé en el césped; no podía hablar, solo lloraba y lloraba''

Se cumplen diez años desde la conquista de la Roja en Sudáfrica y el 'Fantasmita' lo recuerda como si hubiese sido ayer.

Iniesta marcó el único tanto del partido que le dio la Copa del Mundo a España hace una década.
Iniesta marcó el único tanto del partido que le dio la Copa del Mundo a España hace una década. *
Redacción

Andrés Iniesta, mediocampista que le dio el título a la Selección de España en Mundial de Sudráfrica 2010, concedió una entrevista para Marca sobre aquel épico momento frente a Holanda, ya que este 11 de julio se cumple una década de la primera y única Copa del Mundo que han levantado en su historia.

La tajante respuesta de Iniesta sobre una posible vuelta al Barcelona

''Sigo sintiendo sensaciones del momento del gol. Desde entonces es como si el 11 de julio fuera mi cumpleaños. Me llegan muchas felicitaciones. Imagino que este, al cumplirse diez, será un poco más especial'', comienza diciendo el futbolista, que se encuentra viviendo en Japón.

Iniesta asegura que pasan los años, pero aún ''me vienen a la cabeza todos los recuerdos de ese día''. Además explica el silencio que sintió en su interior cuando anotó el gol del triunfo. ''Fue un momento increíble. Es como si todo se parara, que estuviera todo congelado. Después de hacer el control vi que se me quedó la pelota botando, perfecta. Sabía que era el momento, que tenía que ser gol. ¿Por qué? No lo sé, no soy capaz de explicarlo. Pero lo sabía. Lo sentí. Era nuestro momento, el de España, el de todo el país''.

Su anotación lo convirtió en una figura única para los españoles. ''No creo que sea para tanto como para decir que soy el ojito derecho de España. El fútbol tiene la capacidad de traspasar muchas barreras. Me siento un privilegiado por haber hecho feliz a tanta gente. Es la mejor recompensa que se puede tener''.

Las imágenes del España-Honduras en Sudáfrica 2010

El exBarcelona reconoce que ganar el Mundial fue un mérito de todo un grupo. ''Claro, porque ese gol nunca hubiera llegado sin el de Puyol a Alemania, las paradas de Iker a Robben, los tantos de Villa cuando más falta nos hacía, con el trabajo de todos''.

En la cabeza de Iniesta el 11 de julio está registrado al detalle. ''Lo recuerdo como una jornada cargada de normalidad. La verdad es que parecía como si estuviéramos ante un partido más. Reinaba una tranquilidad muy grande en el equipo. Si me dicen que lo explique, no sabría hacerlo. Era una final de un Mundial, la primera para España, y todo era calma. No recuerdo ver a nadie nervioso. Pensé que eso era muy bueno'', reveló.

Su museo y sigue siendo un tipo normal

El español revive lo que sucedió cuando el árbitro Howard Webb pitó el final del partido. ''Al oír los tres pitidos me derrumbé en el césped. El primero que llegó donde yo estaba fue Valdés. Yo no podía hablar. Sólo lloraba y lloraba. Me he dado cuenta de que toda la gente se acuerda de lo que estaba haciendo. Me han contado reacciones increíbles, gente que se lesionó celebrando el gol, otros que eran incapaces de parar de llorar... Ya no es la felicidad que tú sientes, es la que ves en los demás''.

Iniesta tiene un museo particular en donde guarda historia. ''Del Mundial, propiamente dicho, tampoco es que tenga muchas. Son más los recuerdos personales y las vivencias. Están las botas, un trozo del césped del Soccer City y las mallas interiores con las que jugué''.

Por último, el mediocampista afirma que pese a todo el reconocimiento que ha adquirido por su gol frente a los holandeses sigue siendo el mismo. ''Mi vida no ha cambiado. Lo público se magnifica, pero yo me rodeo de la misma gente''.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias