''Creía que Cristiano Ronaldo era el más fuerte del mundo, pero cuando vi entrenar a Messi pensé en retirarme''

El ghanés Kevin-Prince Boateng pensó en dejar el fútbol cuando compartió vestuario con Leo en el Barcelona.

Messi ha disputado ocho partidos esta temporada en LaLiga, lleva tres tantos y dos asistencias.
Messi ha disputado ocho partidos esta temporada en LaLiga, lleva tres tantos y dos asistencias. *
Redacción

Kevin-Prince Boateng fue uno de los futbolistas que solo estuvo media temporada en el FC Barcelona y luego regresó a la Serie A sin pena ni gloria. El jugador dialogó con DAZN sobre su llegada al equipo azulgrana y su actualidad en el Monza, club de la Serie B italiana.

Prince Boateng revela quién es su ídolo en el fútbol

Boateng aterrizó en el Camp Nou en el mercado invernal de la temporada 2018-19 para reforzar la delantera; solo disputó cuatro partidos, no supo nunca lo que es anotar como azulgrana, pero sí hubo algo que lo marcó en su carrera: ver a Messi en los entrenamientos.

''Entrenar con Messi me dejó sin palabras. Siempre había dicho que Cristiano Ronaldo era el más fuerte del mundo, pero Messi es otra cosa, no es normal. Entrenaba con él y, por primera vez en mi carrera, me sentía escaso. Pensé: 'Me rindo, dejo de jugar'. Hacía cosas increíbles'', afirma el ghanés en la entrevista.

Boateng fue protagonista de algunos escándalos fuera de los terrenos de juego. ''Cambiaría esa parte de mi pasado. Muchas veces me he confiado solo a mi talento y, con el talento que tengo, sin ser arrogante, podría haber hecho mucho más. Incluso si todavía tuviera una buena carrera''.

Prince Boaten afirma que habría jugado en el Real Madrid

A la hora de hablar de esa parte de su pasado, el futbolista se refiere su etapa en el Tottenham donde jugó tres temporadas, pero no tuvo oportunidades. Su motivación estaba fuera del campo. Tanto que en un día se compró tres coches de lujo.

''Detrás había mucho dolor. Estaba tratando de comprar la felicidad. No estaba contento, no jugaba, no estaba bien y buscaba otra cosa'', admite.

La plática también sirivió para que Boateng enviara un mensaje contra el racismo y no solo en el fútbol, sino a nivel global. ''En 2013 dije: 'Espero que los niños en unos años no sepan lo que significa racismo'. Pero lamentablemente hoy oímos más sobre ello que ayer'', lamenta.

Sueña con el ascenso

Ahora, con 33 años, Boateng es otra clase de deportista y solo está mentalizado en buscar el ascenso con su nuevo club y de paso inventarse un nuevo baile.

''En Monza respeto a mis compañeros y ellos me respetan. Aporto experiencia y eso les ayuda a crecer. Tener campeones en el vestuario me ayudó también cuando era niño''. ''Si logramo ascender, inventaré un nuevo baile para celebrarlo'', cerró entre risas.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias