Pepe cuenta sus secretos en el Real Madrid: la regañada de Cannavaro y el caos que se encontró al llegar

El defensor revela que estuvo cerca de fichar por otro club antes de ir al Madrid y cómo fue su relación con Ancelotti.

Pepe recuerda el 'palo' que le dio Cannavaro recién llegado al Real Madrid y Casillas era uno de sus más íntimos compañeros.
Pepe recuerda el 'palo' que le dio Cannavaro recién llegado al Real Madrid y Casillas era uno de sus más íntimos compañeros. *
Redacción

Pepe, el mítico defensor que pasó por las filas del Real Madrid, hizo un repaso de su carrera en una entrevista con el diario Expresso que se publica este viernes en Portugal y en la que cuenta las mejores anécdotas que vivió con la elástica del conjunto merengue.

Pepe asegura que la afición del Madrid no es tan emotiva

Casi llega al Deportivo de la Coruña

''Ufff... ¿Mi fichaje por el Real Madrid? Todo fue muy rápido, pero de hecho podría haberme ido antes, pero no al Madrid, sino al Deportivo La Coruña, al final de mi primer año en Porto. El presidente Pinto da Costa me dijo: "No, no, no, de ninguna manera, te quedarás más aquí en el FC Porto". Pero la prensa seguía escribiendo algunas cosas y Jorge Mendes me decía otras: "Hay un club de Inglaterra interesado, está este otro...". Y cuanto más jugaba, más clubes aparecían. En el tercer año renové por otros cinco y al final de temporada llegó la propuesta del Real Madrid, aunque tuve otras oportunidades. Y tenía muchas ganas del Real Madrid, a pesar de que mucha gente me decía que estaba loco por ir allí, porque era muy difícil y, sobre todo, porque era un cementerio de centrales. En ese momento, el Madrid tenía un hueco para llenar desde la salida de Hierro y yo quería este desafío. Todavía intentaron que yo fuera a otro lado, pero yo siempre fui muy directo''.

Su fichaje por el Real Madrid

''Costé 30 millones de euros y viniendo de un campeonato como el portugués... La prensa española es mucho más dura que la portuguesa, eso lo garantizo (risas). Mi fichaje fue así: dejé la concentración del Porto, compré ropa en el aeropuerto y cuando llegué a T4 de Madrid tenía muchos periodistas esperándome. Jorge Mendes me advirtió: 'Cuando sales por la puerta, vas tener mucha gente a tu lado, dame tu bolso'. Le di a Jorge mi bolso, que recuerdo que era un bolso de hombro, abrí la puerta y los periodistas me hicieron la primera pregunta: 'Pepe, Pepe, ¿traes los 30 millones en ese bolso?'. No sabía qué decir, sentí un pequeño empujón en la espalda y a Jorge decir: 'Vamos, vamos, no hables'. ¿Los 30 millones? ¿Tú que crees? No sabía hablar español. Entonces, sí, fue difícil''.

La regañada que le dio Cannavaro

''Bueno, ahora les puedo decir esto, porque han pasado muchos años y somos amigos: pasó con Cannavaro. En la pretemporada prácticamente no hablaba, solo entrenaba y miraba, porque soy muy observador. Aquello era trabajo y más trabajo. Entonces, íbamos en el avión a Austria y sucedió que él se sentó delante de mí. Lo pillé leyendo una revista y, cuando me di cuenta de que se había acabado y que el avión iba a aterrizar, me puse valiente y le dije: 'Cannavaro, Cannavaro (en voz baja), ¿me pueden dar la revista?'. Y Cannavaro miró hacia atrás y me dijo: '¿Cannavaro? Mi nombre es Fabio'. Y me dio la espalda. No supe qué decir. Fueron segundos, tal vez minutos, pero eso pareció una eternidad, hasta que me dio la revista''.

Su debut con el Real Madrid

"Mi primer partido fue contra el Atlético de Madrid. Yo venía de un club organizado tácticamente, en el que si la pelota sale por el lado izquierdo, tienes que presionarla allí, si la pelota sale por el lado derecho, presionas de esta manera, cosas así, básicas. Y lo que encontré en el Madrid fue un caos. En el minuto 30 se rompe el juego y nos llegan en uno contra uno y corremos para atrás. Yo me vuelvo hacia Fabio y le digo: '¡Fabio! ¡Fabio! ¡Cobertura, cobertura!'. Y él me dice: 'No, no, aquí no se hace eso. Cada uno por su lado'. Y yo: '¿Es así? ¡Joder!'. Yo miraba y veía a los laterales arriba, al pivote defensivo arriba. Y yo pensaba: '¿Qué? ¿50 metros a mis espaldas y estoy aquí para hacer un uno contra uno?'. Luego pensé que tranquilo, que lo haría bien. Poco a poco fui conquistando estatus. Quien jugaba en el Real Madrid, en ese momento tenía que escuchar a la afición gritando goles, porque el 2-0 no era suficiente, había que marcar cuatro, cinco, seis goles y atrás solo quedaban los centrales y el portero''.

El duro comentario del padre de Pepe contra el Madrid

Casillas y el idioma

''Cuando llegué a Madrid, Iker me dijo: 'Entonces, ¿ya hablas español?'. Y yo: 'No, no'. 'Pues mira, tienes que hablar'. Unos años más tarde, cuando volví al Porto y lo cogí aquí, también le dije: 'Entonces, ¿ya sabes portugués?'. Y dijo: 'Ah, un poquito, un poquito'. Y yo: 'Esto no es suficiente'. Iker es un gran tipo (risas)''.

Los egos del vestuario

''No era un vestuario fácil. Allí, todos son jugadores de selección de alto nivel. Y por lo tanto, todos son importantes, no solo esos once titulares. Pero es una presión brutal: si ganas, las cosas van bien, te quedas en el equipo y en el club; si no ganas te vas, otro jugador entra en tu lugar y listo. Si no tienes rendimiento, tienes a otros esperando que quieren tu lugar para apretar; así que siempre debes estar a un alto nivel''.

Portugueses en el Madrid

''Mourinho vino al Real Madrid para ganar La Décima, porque eso era lo único que importaba. El club solo quería la Champions, el campeonato era secundario. Mourinho trajo mucha ilusión, porque había ganado la Champions con el Inter de Milán en el Bernabéu, y también mucha organización y acabamos haciendo tres buenos años con él: ganamos una Liga, una Copa del Rey, pero no pudimos ganar la Champions''.

El día que Pepe pagó el salario del plantel del Besiktas

Ganó tres Champions con el Madrid

''¿Qué yo, un chico que dormía acompañado de mi madre hasta los 18 años, podía ganar tres Champions (risas)? Mira, nunca me lo imaginé, es cierto. Sentí que podía llegar lejos, pero nunca se me pasó por la cabeza ganar tres. Pero tampoco he sido nunca una persona que pensara en su futuro. Creo que cuanto más imaginas, más olvidas el presente''.

Su relación con Ancelotti

''Cuando firmó Ancelotti, yo estaba de vacaciones y no me iba muy bien. Había esa confusión, se especulaba en la prensa española con mi situación. Y luego me llamó Ancelotti y fue muy honesto: 'Mira, Pepe, tengo a Sergio Ramos, tengo a Varane, que tiene mucha calidad, y te tengo a ti. Ya te digo que no eres la primera opción'. Le respondí: 'Está bien, Mister, pero ¿qué quiere? ¿Quieres que me vaya?'. Y me dijo: 'No, no, no, quiero que te quedes, pero también quiero que sepas que no eres mi primera opción'. Le dije: 'Acepto. ¿Pero me dará la oportunidad de luchar por mi lugar, en igualdad de condiciones? ¿Sin preferencias?'. Ancelotti respondió: 'Esto es exactamente lo que esperaba escuchar'. Entonces, si este caballero es honesto en el futuro como lo es ahora, yo me quedo y lucharé por cualquier oportunidad que se me presente. El míster terminó así: 'Seremos campeones'. Y lo fuimos''.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias