El duro relato de futbolista afgano tras llegada de los talibanes al poder: "El miedo es constante"

El drama que se vive en Kabul por el nuevo régimen talibán le está dando la vuelta al mundo y un futbolista afgano lo cuenta todo.

El derrocamiento del gobierno por parte de los talibanes en apenas unos días y, sobre todo, la salida abrupta de Kabul de todos los diplomáticos ha asombrado a la comunidad internacional.
El derrocamiento del gobierno por parte de los talibanes en apenas unos días y, sobre todo, la salida abrupta de Kabul de todos los diplomáticos ha asombrado a la comunidad internacional. *
Redacción Diez

La vida volvió a tomar su ritmo lentamente este martes a Kabul en medio de un fuerte temor al nuevo régimen talibán, que refuerza su control en la ciudad y obstaculiza la salida de los que quieren huir del país.

Los comercios reabrieron en Kabul, el tráfico se reanudó y los policías controlaron la circulación, mientras que los talibanes vigilaban los puestos de control.

Ver: La verdadera historia detrás de la foto de cientos de afganos en un avión huyendo del país

Pero algunas señales indican que la vida no será la misma. Los hombres cambiaron sus ropas occidentales por el shalwar kameez --la holgada vestimenta tradicional afgana-- y la televisión estatal emite principalmente programas islámicos.

Las escuelas y universidades de la capital siguen cerradas y pocas mujeres se atrevieron a salir a la calle.

Algunas se congregaron brevemente a la entrada de la "zona verde" para pedir el derecho a volver a trabajar. Los talibanes intentaron en vano dispersarlas, antes de que civiles las convencieran de marcharse.

Un futbolista afgano, que no reveló su nombre, dio un duro testimonio a diario Marca sobre lo que está pasando con la llegada de los talibanes al poder.

"Creo que vamos en la dirección correcta hacia la paz. Ahora mismo en mi ciudad todo está en orden en las manos de los Talibanes, quienes no han puesto obstáculos a la vida normal por el momento", cuenta el jugador afgano.

Su única preocupación por el momento era sobre el fútbol: "Espero que los talibanes, desde el poder, no se metan mucho en la Federación afgana de fútbol (AFF), puesto que esto incurriría en sanción de la FIFA y nunca querríamos eso".


Las imágenes que se ven en Kabul con la llegada de los talibanes al poder.

SU FAMILIA

Pero luego contó la realidad del nuevo régimen talibán. Para muchos afganos, será difícil confiar en ellos. Cuando gobernaron Afganistán, entre 1996 y 2001, impusieron una versión ultrarrigurosa de la ley islámica. Las mujeres no podían trabajar ni estudiar, y los ladrones y asesinos se enfrentaban a terribles castigos.

"Mi familia y yo lo que queremos es vivir en un sitio de paz y tranquilo y eso, por desgracia, sólo se puede encontrar en el extranjero. Aquí nadie nos puede prometer esas simples condiciones. Lejos de pedirle limosna, le pregunto, ¿hay algo que pueda hacer usted por nosotros?", dijo el jugador.

Además: "Me han dicho que me aparte porque soy mujer", dice periodista de CNN

Y agrega: "Tengo mujer y he sido padre hace 15 días de una niña preciosa. Su futuro ahora mismo es lo más importante para mí. Lo que quiero es que ella no tenga que ver este tipo de situaciones cuando crezca en este país. Además, he perdido 20.000 dólares en estos días de guerra y estoy en busca de 5.000 dólares para poder viajar con mi familia a Irán".

Pese a que en las últimas horas todo ha estado tranquilo, el temor no desaparece para este jugador afgano, que por seguridad, Marca no reveló quién era.

"La realidad es que todo está tranquilo y la vida sigue, de momento, pero nuestras sensaciones no son buenas y el miedo es constante. La semana pasada nadie se atrevió a salir a la calle, pero ahora la gente ya ha empezado a hacer una vida más o menos normal. En realidad, lo que más me sigue preocupando es el futuro de mi niña recién nacida. Si usted me puede ayudar de algunas manera, nunca le olvidaré. Tanto mi familia como yo necesitamos ayuda en esta situación. Ojalá pueda hacer algo", concluyó.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias