El misterio de la mano de Benzema: la razón por la que lleva más de dos años jugando con un vendaje

El delantero del Real Madrid sufrió una lesión en 2019 y desde entonces cubre su mano con vendaje.

Karim Benzema sigue con un daño en el dedo meñique de su mano derecha.
Karim Benzema sigue con un daño en el dedo meñique de su mano derecha. *
Redacción

Karim Benzema ya lleva dos años jugando con un vendaje en su mano derecha. Todo se remonta al 13 de enero de 2019 cuando en un partido contra el Betis se retiró del terreno de juego tras lesionarse en un choque con Marc Bartra.

El Benzema más íntimo: su único amigo y el adiós de CR7

Desde entonces, el francés ha jugado con esa mano cubierta y más por necesidad que por superstición. Los mejores años con la camiseta del Real Madrid le han venido desde la salida de Cristiano Ronaldo y con ese vendaje.

Luego de lo ocurrido, la primera noticia para Karim es que será baja dos meses si pasa por el quirófano para arreglar la fractura del dedo. Pero el ariete espera acabar la temporada para no dejar a su equipo sin su '9' y Santiago Solari confirmaba que el galo podría jugar con esa lesión.

Durante ese tiempo el vendaje es más aparatoso porque había que proteger bien la zona afectada, concretamente el dedo meñique de su mano derecha. Una vez finalizda la campaña, Benzema decide pasar por quirófano.

La intervención sale bien, Karim vuelve al grupo antes de lo previsto para no perderse partidos, pero sufre otro golpe en esa misma zona. La temporada arranca con el goleador usando ese vendaje y con una operación que al final no ha solucionado el problema.

Benzema habla del fichaje fallido de Mbappé por el Madrid

El 'Gato' no ha encontrado un momento oportuno para volver a operarse y las pocas veces que ha dejado su mano al descubierto se ha podido ver que tiene su dedo meñique muy torcido, motivo por el que está obligado a protegerse para evitar que la fractura empeore.

La imagen que más llamó la atención fue cuando en mayo pasado, Benzema regresó a la selección de Francia luego de cinco años y al momento de saludar ante las cámaras se le vio el verdadero estado de su dedo. Esa situación también despertó curiosidad en los medios de su país.

Benzema tendrá que arreglar algún día ese daño en su dedo, pero al parecer no tiene prisa ni motivos. El futbolista se sigue entrenando con normalidad y ese vendaje ya queda como historia en el madridismo.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias