Néstor Matamala y el reencuentro con Jonathan Rubio, su 'joya'

El técnico asegura que no compara ni sus títulos con Olimpia, Motagua y Real España con lo que significa Rubio para él.

Emma Ramos

Néstor Matamala, técnico chileno radicado en Honduras, recordó los inicios del ahora seleccionado nacional Jonathan Rubio y su papel en el duro proceso al no ser convocado en la Selección de Honduras.

Ver más: El 'Rubio' más íntimo... conocé más del jugador del momento en Honduras

El reloj indicaba las 2:50 de la tarde, en eso baja Jonathan Rubio a la sala de recepción del Hilton, hotel de concentración de la Selección de Honduras, a la espera del profesor Néstor Matamala, el técnico formador de Rubio, con el que coincidió en la academia Juventud Henerma.

Minutos después llega el profesor Matamala y le señala su reloj y le dice: “A la hora, usted sabe”, mientras Rubio le sonríe mira también su reloj y le responde: “Maestro, usted sabe, responsable...”. Se abrazan y se marchan a tener una charla amena.

Jonathan Rubio le dio tremendo abrazo a su maestro, Néstor Matamala. Fotos: Neptalí Romero.

Luego de un breve saludo, ambos deciden hablar para los micrófonos de Diario Diez, en este que fue el reencuentro del maestro con el alumno.

¿Lo multó Jonathan por llegar tarde, profe?
Sí, me regaño ja,ja. No, pero estaba a la hora, el reloj de él es que estaba malo. Siempre ha sido así Jonathan, muy responsable, muy cumplidor.

¿Usted lo multó a él cuando lo estuvo entrenando?
No, nunca falló, siempre era el primero y era el último en irse.

¿Desde qué edad lo tomó y cómo era Jonathan Rubio?
Lo tomé desde los nueve años, él era un chico muy pasivo, pero tremendamente apasionado con el fútbol, nunca faltó a entrenar. Siempre fue muy dócil, fue muy fácil irlo guiando, que fuera entendiendo la fundamentación del futbol. Porque a esa edad no puedes meterle tanto a un niño, ya a los 12 años Jonathan ya empezó a saber cómo controlar una pelota, saber ubicarse y moverse. Por eso a veces cuando escucho los comentarios en los partidos, que ha tenido un excelente trabajo, yo digo es que no lo vieron cuando era niño, que hacía lo mismo, él no ha cambiado, solo su físico, que Europa se lo ha dado. Lo técnico lo aprendió aquí y se los puede decir.

Matamala, extécnico campeón del Real España, Olimpia y Motagua, platicó con su pupilo.

¿Se hace o se nace con esas habilidades?
El jugador nace con habilidades atléticas y poco a poco va mostrando en qué deporte puede sobresalir. Jonathan mostraba esa pasión por el fútbol, eso me hizo pensar y actuar para irlo guiando. Su físico era muy menudo, no era un niño que podía chocar, como es nuestro futbol que hay mucho roce. Cada vez la técnica lo fue protegiendo, por eso cuando fue a Europa no tuvo problema.

Esas cualidades que tenía Jonathan ¿lo hacían destacar entre otros niños?
Sí, en la academia han pasado más de 12 niños a Europa. Como Kevin Álvarez, que es de la misma camada de Jonathan que ahora está en Suecia. No es solamente Jonathan, pero sin duda es el más virtuoso, es el más completo.

¿Qué significa Jonathan Rubio para usted?
Jonathan es el trofeo más grande que he conseguido. He sido campeón con Olimpia, Motagua, Real España, dirigí la selección de El Salvador, Águila, Comunicaciones de Guatemala y no se compara. Esto te gana por dentro, lo otro te puede llenar los bolsillos muchas cosas, pero esto te gana por dentro, haber empezado a creer en un chico a los nueve años y verlo a los 22 convertido en un buen jugador profesional en Europa, no puede ser mejor trofeo, espero otro porque la academia va a dar otro futbolista.



Profe, llegó un momento duro y fueron las no convocatorias a las selecciones de Jonathan ¿Qué papel jugó usted?
Fue difícil, fue una etapa muy difícil porque yo sabía el valor, la categoría, la capacidad de Jonathan y uno de los entrenadores también sabía porque también lo miraba jugando todos los fines de semana en las ligas menores y me decía “Jonathan es caso aparte”. Pero no sé, yo no me explico y hasta el momento no sé qué pasó. Imagínate cuántas selecciones se perdió este chico.

En ese periodo yo y su familia tuvimos que trabajar bastante fuera de la cancha, pero él tiene una madurez increíble, nunca reclamó, nunca dijo nada. Siempre me dijo 'ya vamos a ver que esta gente tendrá que arrepentirse, pero se lo voy a demostrar en la cancha', y se los demostró en la cancha. Los consejos, el acompañamiento moral, espiritual, jugaron un papel importantísimo en él, pero nunca se desmoronó, siempre luchó.

Jonathan Rubio posó con el técnico chileno Néstor Rodrigo Matamala.

Pasaron varias selecciones...
Pasó la Sub-10, la Sub-15, Sub-17, Sub-19 la Sub-23 y solo le mentían, mentían... en una selección lo hicieron jugar de contención, ¡si él nunca fue marcador!, pero lo que querían era hacerlo ver mal, pero él nunca dijo “no lo voy a hacer”, sino que simplemente me decía por teléfono “profe, fíjese que me están haciendo jugar de contención”, y entonces le decía 'qué le vas a hacer mijo'. Él siempre siguió, después era que no tenía la edad, que el equipo no lo quería prestar, eran mentiras. Pero lo que no entendemos nosotros y hasta el mismo Jonathan le gustaría saber ¿Cuál era la razón porque no lo llamaban?, no era solo Jonathan que perdía, era el fútbol hondureño el que perdía a un jugador con grandes características, que siempre donde estuvo fue líder.

Llegó el momento del ansiado debut... ¿Qué le pareció su actuación?
Él me invitó a verlo a Tegucigalpa pero no pude, me quedé a verlo en casa. Yo sabía que él no iba a fallar, estaba totalmente seguro, en lo más íntimo conozco a Jonathan. Lo que me sorprendió y lo que me llenó fue lo que pasó después, la ovación que recibió. En ese sentido sí me partí, que todo el periodismo, que toda la gente, que todo el mundo estuviera hablando de él hasta ahora. He recibido llamadas por muchas partes del mundo, eso fue lo más impactante porque lo que Jonathan hiciera en la cancha, yo ya lo sabía, lo conocía desde chiquito. Ahora viene lo más difícil y sé que él lo tomará con esa responsabilidad.



Se viene el encuentro ante Chile, su nación.
¿Mi nación?, yo soy más hondureño que chileno ja ja ja. Eso conversábamos con Jonathan y decía 'voy a jugar contra la selección de mi mentor', le digo 'no va a hacer un duelo, va a hacer una posibilidad más para que muestres tus condiciones, valor, jerarquía, tu calidad como jugador y como persona'. Este partido lo iré ver.

Si anota ¿va a celebrar lo goles de él contra su selección?
Desde luego, desde luego... Les insisto, Jonathan está empezando. Lo conozco, va a querer más y puede dar más. Con este resultado, el recibimiento del público y la ovación en el estadio, si este chico fuera otro, anduviera en la calle luciéndose, pero mírenlo, tranquilo, es lo más normal para él porque tiene una formación y es en lo que debemos de trabajar con los niños.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias