Real España y Marathón empatan en un accidentado clásico en el Morazán

El clásico sampedrano estuvo lleno de roce, mal fútbol, pérdida de tiempo y expulsiones, además aficionados invadieron el campo. Terminaron 1-1.

Fredy Nuila

En una noche inspirada del portero de Marathón Denovan Torres que solo un gol de falta de Jhow Benavídez en las postrimerías pudo opacar, Real España y Marathón igualaron 1-1 en un derbi sampedrano de los más calientes que se recuerde hasta la fecha.

La previa aviozoraba un encuentro con estos matices. Los futbolistas se contagiaron con las declaraciones incendiarias del argentino Héctor Vargas, que su par aurinegro Martín “Tato” García apenas replicó. Se dieron con todo, tanto dentro como fuera de la cancha, pues algunos inadaptados de ambas barras intentaron empañar el espectáculo.

ASÍ QUEDA LA TABLA DE POSICIONES EN EL TORNEO APERTURA 2018

Los goles llegaron de pelota quieta: al 32, el colombiano Yustin Arboleda transformó un penal bien sancionado por una mano de César Oseguera dentro del área, mientras que al 90+4 fue Jhow Benavídez, de destacado aporte, quien puso el empate de tiro libre cuando parecía que ganaba el Monstruo.

La Máquina fue mejor que su vecino. Tuvo más el balón, generó las principales ocasiones de peligro y simplemente fue ineficaz. Su oponente resultó más utilitario que de costumbre y casi sale con más premio del que merecía del estadio Morazán.

EL TRÁMITE DEL AGITADO DERBI
Apenas se jugaba el minuto 1 y Héctor Rodríguez, inesperado protagonista del derbi, no marcó penal en un claro desplazamiento del zaguero tico Roy Smith sobre Iván “Chino” López.

Los compases del juego fueron dominados por la realeza, que únicamente por el nulo tino de Ángel Tejeda, quien dilapidó tres oportunidades, una más clara que otra, a los minutos 9, 12 y 13; la primera un yerro del tamaño de San Pedro Sula. La mandó afuera después de recibir del “Chino” López, quien le robó la cartera a Smith.

El primer gol llegó antes del descanso. Al 30, César Oseguera tocó el balón con su mano izquierda y el tocapitos no dudó en penalizar.

Yustin Arboleda cambió por gol engañando a “Pipo” López con remate a su derecha.

Antes del descanso Jhow empezó a avisarle a Denovan. Al 40 se sacó un zapatazo descomunal que reventó el travesaño y casi se cuela en el ángulo izquierdo verdolaga.

Se jugaba el 60 y Rodríguez pitó un inexistente penal de Smith sobre Martínez, aunque éste erró disparando suave a las manos de un Denovan que se tiró a su izquierda. Solo Jhow pudo vencer al envalentonado cancerbero esmeralda.

Al 90+4, casi sobre el pitazo final, anotó de tiro libre aprovechando las libertades brindadas por el hombre de la noche. ¡Uff, vaya derbi!

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias