Don Eulogio: "Nunca me ha gustado pedir y arrastrarme"

El padre de los hermanos palacios, protagonista en el desarrollo de muchos futbolistas, recordó su trayectoria como entrenador.

 Don Eulogio dirige a sus pupilos en el complejo Wilson Palacios. Foto Edgar Witty
Don Eulogio dirige a sus pupilos en el complejo Wilson Palacios. Foto Edgar Witty *
Edgar Witty

Don Eulogio Palacios, padre del fútbol en La Ceiba, progenitor de los hermanos Palacios y quien lleva 38 años de experiencia trabajando con alevines, habló en exclusiva sobre su trayectoria, los problemas actuales con jugadores jóvenes y además reveló por qué nunca llegó a dirigir una selección menor de Honduras.

Los secretos que esconde el complejo Wilson Palacios en La Ceiba

Líder, me quito el sombrero cuando veo su palmarés, 38 años de experiencia como entrenador....
Sí, esos 38 años no han sido en vano. Mis hijos llegaron a triunfar y no solo ellos, hay mucha gente que pasó por aquí y jugaron en la Liga Nacional. La mayor parte en la historia de este club han sido triunfadores.

Ayúdenos a entender... ¿Dónde comenzó todo?
Todo comenzó cuando nosotros vivíamos en Las Mercedes. En ese entonces mis hijos tenían muchos amigos que llegaban a la casa a jugar, eso era de todos los días. En un momento dije -vamos a hacer algo con estos muchachos-, fuimos al campo D’Antoni y ahí comenzamos a jugar.

¿Entonces usted los entrenaba como una oportunidad para estar cerca de sus hijos?
Exactamente, nosotros fuimos muy celosos respecto a que ellos (Johnny, Wilson, Milton, Jerry, René (QDDG) estuvieran saliendo de la casa. Desde ahí empezamos a reunir a esos muchachos. Solían llegar todos los días, formamos el equipo y luego comenzamos a ir a todos los pueblos hasta que nos inscribimos en la Liga Burocrática.

¿Alguna vez se preparó académicamente para entrenar?
Tuve cursos, una vez federados nos enviaban instructores. Yo tengo mi licencia para entrenar, hoy ya no puedo seguir así, ahora he contratado a otra persona para eso. Antes yo manejaba todo, ahora ya estoy viejito, necesito descansar ja, ja, ja.

¿Y con toda esa experiencia, nunca tuvo la oportunidad de trabajar en primera o tomar las riendas de alguna Selección menor?
No, no es que no se haya presentado la oportunidad, realmente yo no quise dejar de trabajar con lo mío. Si yo hubiese tomado esa decisión, usted sabe que acá en nuestro país pegan los compadres con los de la Federación.

¿Entonces hubo ofrecimiento en su momento?
Sí, yo no quise alejarme y dejar a mis cipotes acá. Hasta el sol de hoy aquí estoy.

¿Hoy, Las Mercedes sigue siendo un semillero para los equipos capitalinos, no?
Es correcto. Una vez logramos mandar ocho jugadores al Olimpia, pero usted sabe que el ceibeño no se haya mucho en Tegucigalpa, allá para ir a los centros nocturnos tienes que tener carro, acá en La Ceiba para ir a la zona viva te puedes ir caminando. Por eso los jugadores que mandábamos se regresaban, caso contrario con mis hijos. Nosotros siempre los mantuvimos en la casa, así que cuando les tocó salir no tuvieron problemas.

¿Falta de disciplina?
Sí, eso y la falta de adaptación. Hoy en día le llamamos -mamitis o papitis-. Pero hoy los jugadores ya se han dado cuenta que para llegar arriba hay que sacrificarse.

¿Alguna vez le ha tocado ser más que un entrenador para ellos?
Después de ser entrenador he sido como un papá, acá los consejos no faltan todos los días. Eso es parte de la formación del jugador. Hay que formarlos como personas y también como jugadores.

¿Le ha tocado corregir a punta de coscorrones?
¡Ah claro que también! Pregúntele a este (dijo señalando a uno de sus pupilos), él sabe bien, ja, ja, ja.

¿Para cuándo el retiro de todo esto?
Hay ocasiones que digo -pucha, ya me quiero retirar, ya no quiero seguir aguantando esta situación de estar lidiando con ellos-. Les digo que estoy aquí por ellos, no por mis hijos porque ellos ya triunfaron. Si fuera otra persona ya no estuviera aquí, inicié con mis hijos y voy a terminar con ustedes para que logren algo para el sustento de sus familias como lo hicieron los míos.

Datos:

1. Cristopher Meléndez, Jonathan Núñez y Edgardo Meléndez son algunos de los últimos jugadores que ha colocado Don Eulogio en Motagua.

2. En la academia Wilson Palacios hay al menos 100 futbolistas. Su mayoría con becas por rendimiento.

Lo dijo:

"La costa norte es el productor de todos los jugadores, de esos que forman parte de la Selección Nacional".

"Nunca me ha gustado pedir y arrastrarme, eso no. En un momento dije -voy a seguir con estos chicos para recompensar lo que Dios ha hecho con mis hijos-".

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias