Periodista deportivo se va huyendo de Honduras tras recibir amenazas de muerte

El comunicador de HRN, Selvin López Anariba, narra la escalofriante amenaza que recibió y dejó abandonada su casa, mascotas y trabajos por salvar su vida y la de su familia

Redacción

Selvin López Anariba, reconocido periodista deportivo radial de la emisora HRN en San Pedro Sula, tuvo que abandonar el país tras vivir un episodio donde su vida y la de su familia se puso en peligro y relata el duro momento que le tocó vivir.

La extorsión y las amenazas de muerte acabaron con su carrera profesional que iba en ascenso y cuenta que no volverá a Honduras. Lo estuvieron siguiendo, lo interceptaron y hasta le dejaron una carta con un proyectil de bala con un mensaje aterrador.

Ver: ASÍ ASESINARON AL REPRESENTANTE DE RAMBO Y COSTLY

“Junto a mi esposa que es periodista, Dulce Valle, mi hija Azary Abigail, que también es estudiante de la carrera de periodismo, lastimosamente tuvo que abandonar los estudios; fuimos víctimas de amenazas a muerte y extorsión. Nos pidieron una suma alta de dinero que de no entregarla nos quitarían la vida”, comienza relatando Anariba.

Y sigue: “Estas amenazas las recibí de dos individuos que me interceptaron en moto en la ciudad de La Lima (Cortés). Venía saliendo de un taller de reparar las luces de un vehículo y exactamente fui interceptado a unos metros adelante del taller; en una zona un tanto solitario y me pidieron la suma de dinero y por supuesto las amenazas que de no hacerlo peligraba nuestra vida. Ellos me amenazaron exactamente con la vida de mi hija y de mi esposa, me dijeron que de no hacerlo sus vidas corrían peligro”.

El periodista Selvin López junto a sus compañeros en HRN en la cabina de transmisión en el estadio.

Luego explica que pidió ayuda a los entes de seguridad del país que no se la brindaron como debería ser. “En ese momento quedé perturbado, no hallaba qué hacer y solo se me ocurrió llamar a un amigo que experto en seguridad… Él no estaba en Honduras, estaba en Grecia. Después recordé a los Derechos Humanos. Me fui a Derechos Humanos y ellos me enviaron al Ministerio Público en la Primera Estación de Policía y allí no me pudieron atender y me enviaron a la Agencia Nacional Anti-extorsión. Allí puse la denuncia y me pidieron unas cosas muy complicadas, casi imposibles”, narra.

Y sigue contando: “Los de la Fuerza Anti-extorsión me dijeron que tenía que entregar ese dinero y ellos iban a estar escondidos y que iban a agarrar a los malhechores… Eso no lo podía hacer, era arriesgar nuestra vida. Luego de poner la denuncia, llegué a la casa y le conté a mi esposa, ya se imaginan como recibió esa noticia. No pensábamos salir del país, no soñábamos eso, no estaba en mi pensamiento”.

Leer: EL ASESINATO DE FUTBOLISTA QUE CONMOVIÓ A HONDURAS

El relato del narrador con voz de trueno que también era panelista del programa deportivo de Radio Norte, “Buenos Días Afición” junto a Rigoberto Rivera, relata el mensaje que terminó por tomar la decisión de salir huyendo como lo han hecho otros cientos de familias.

El comunicador Selvin López junto a su esposa, la también periodista, Dulce Valle.

“El martes por la noche fui a comprar algo a un negocio, un Minisúper cerca de la casa y cuando salgo del local, en mi vehículo, el otro automotor, porque cuando me interceptaron el lunes yo ando el carro gris, pero ese día andaba en el carro rojo. Cuando salgo del Minisúper, tenía en el parabrisas de mi vehículo una nota y un proyectil donde me decían que de no cumplir con lo que me habían solicitado, uno de esos proyectiles sería para mi esposa y otro para mi hija. Lamentablemente esa nota provocó la decisión de salir del país”.

“Lamentablemente ahora ya no estamos en Honduras, dejamos botado todo, tirado todo. Cuando digo todo es todo. Mis dos trabajos, el trabajo de mi esposa, la universidad de mi hija, nuestros dos carros y todo que tenemos dentro de la casa, nuestras mascotas, nuestros dos perros, nuestras dos tortugas, nuestros gatos… Es algo doloroso, es algo terrible, es algo que hay que ser muy fuerte y poder soportar, pero es la realidad de nuestra Honduras, lo que vivimos en mi Honduras”, cuenta muy triste el comunicador.

Y cierra: “Me sucedió la última semana de diciembre cuando un vehículo me siguió por tres días. Me percaté al segundo día, al tercero me seguía y al cuarto día decidí grabarlo y ya no me siguió. Ahora yo enlazo todo y pongo los eslabones y corresponde a lo mismo, me estaban vigilando, realmente me conocen muy bien…”, explicó López Anariba quien comentaba los partidos de Liga Nacional en HRN y Radio Norte.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias