Diego Vázquez, el genio de la lámpara que cambió la historia del Motagua

El técnico argentino acabó con cualquier argumento negativo en su contra al devolverle la grandeza a las Águilas desde el inicio de su gestión.

Cinco años le han bastado a Diego Vázquez para romper todos los esquemas y convertirse en una leyenda del Motagua.
Cinco años le han bastado a Diego Vázquez para romper todos los esquemas y convertirse en una leyenda del Motagua. *
Nelson Hernández

El fútbol es un deporte tan hermoso que te permite reír y llorar al mismo tiempo. Te puede dar un golpe de felicidad o invadir tu ser de tristeza, pero al final todo se resume a esos minutos que corres por la cancha persiguiendo tus sueños y divirtiéndote al lado de los tuyos.

Directiva de Motagua presume sus copas con Diego Vázquez

Muchas personas no le encuentran sentido a esta disciplina deportiva que reina en cada rincón del mundo, pues consideran que no vale la pena ir detrás de una pelota. No obstante, hay otros que han convertido el balompié en algo más que patear el esférico, sino en una forma de vida.

Hace un poco más de cinco años, la Liga Nacional de Honduras inscribía a un viejo conocido como nuevo entrenador del Motagua, en ese entonces llegó como un experimento sin comprobar. Un lustro después ha cambiado la historia de las Águilas y estableció una marca casi imposible de superar con un grupo de jugadores que pueden jactarse de pertenecer al equipo bicampeón, amo y señor del fútbol hondureño.

La figura de Diego Martín Vázquez se acrecenta con mayor frecuencia, ya que con su acertada dirección y su concreta planificación, ha engrandecido la vitrina del Ciclón con sus múltiples títulos nacionales.

Criticado por muchos y elogiado por otros, la "Barbie" marcó una época como futbolista al defender el arco azul y adueñarse de cinco copas, y como entrenador está dejando la vara muy en alto para quien sea su sucesor en un futuro que no se ve tan próximo.


Diego Vázquez fue presentado como nuevo entrenador de Motagua junto a su inseparable cuerpo técnico.

Un 22 de noviembre de 2013 fue la fecha correspondiente a la presentación de Diego al frente del club motagüense para sustituir el fallido proyecto del serbio Hristo Vidakovic. Durante ese tiempo, el cuadro capitalino arrastraba una sequía de más de tres años sin proclamarse campeón.

Con lo que la afición no contaba es que Vázquez tenía la fórmula para hacer olvidar esa crisis por la que pasaba el club y a base de trabajo recuperó la gloria que había perdido el azul profundo.

La evolución del técnico argentino ha sido muy notoria. Su aspecto físico, sus forma de ver el fútbol, la polémica y los triunfos son los grandes cambios que ha tenido Diego en el transcurso de esta etapa. Al parecer, los años le sientan bien al sudamericano que con mayor experiencia aparenta ser un adiestrador de egos y modificadores de actitudes en sus futbolistas.

¿Quién iba a pensar que lo que empezó como una oportunidad se convertiría en una dinastía?, ni el más optimista aficionado pudo imaginar que la contratación del técnico mendocino sería la mejor decisión que la directiva pudo tomar, y que con su manejo de grupo iba a recuperar jugadores que parecía habían terminado su ciclo en el equipo.

Alrededor del globo terráqueo existen decenas de miles de timoneles que se esfuerzan porque su trabajo rinda frutos de éxito pero no todos disfrutan de la victoria, tal y como lo ha hecho Diego Vázquez.

Considerado entre los mejores mil entrenadores en 2018 por la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS), el sanmartiniano puede presumir de codearse con los máximos ganadores de campeonatos en toda la existencia de la Liga Nacional.

Arrastrado a los enfrentamientos verbales contra otros colegas, con una faceta de bailarín en un programa de televisión, su singularidad para expresar sus emociones. Todo eso forma parte del genio de la lámpara que cambió la historia del Motagua.

En la memoria de miles de aficionados azules se guardan los recuerdos de los grandes artífices de la gloria del Ciclón, aquellos que con su amor por la camisa lograron grandes hazañas por la causa motagüense: Antonio Obando, Amado Guevara, Ramón Maradiaga, Carlos Padilla, entre otros, viven en la retina de la institución capitalina.

Y el nombre de Diego Martín Vázquez Castro seguramente pasará a ocupar un lugar privilegiado (sino el más) en la mesa donde residen los mejores momentos que se han escrito en el relato histórico del Motagua, que en el presente puede presumir de tener al mejor entrenador del país en sus filas.


Diego Vázquez posó orgullo con las seis copas que ha conquistado al mando del Ciclón Azul.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias