Amado Guevara recuerda su paso por España y compara su amor por Motagua y Saprissa

El ex volante de la Selección de Honduras habló en entrevista para la cadena TDCentro sobre su paso por el fútbol español con Valladolid.

*
Fredy Nuila

Amado Guevara es uno de los referentes históricos del fútbol de Honduras. Eso nadie lo duda. Lo que sí sorprende es la enorme pasión que siente por el Saprissa tico, al extremo de compararla con su primer amor: Motagua.

En charla con el programa "Centroamérica Pasión de Fútbol" de TDCentro, el 'Lobo' brindó conceptos relacionados al balompié centroamericano y habló puntualmente de estos dos clubes cuyos colores defendió orgullosamente.

"Motagua es mi casa, mi familia, todo... parte de mi vida, ahí inicié mi carrera, lastimosamente no la pude terminar como hubiese querido", expresó haciendo clara alusión a que fue Marathón el equipo que le abrió las puertas para dar sus últimos toques en el país.

"Fueron muchos años de alegrías, tristezas, celebraciones...", menciona Guevara cuando se le pregunta por el Ciclón, con quien a su juicio tiene dos principales recuerdos...

"Tengo dos: siempre hablo de mi primer título con Motagua en el 97 y, por supuesto, este lo voy a decir pese a que es un poquito agridulce, y se vas a escuchar contradictorio por el cariño y respeto, soy aficionado a este equipo... la final que le ganamos a Saprissa en el Nacional".

Amado Guevara guarda un profundo respeto por Saprissa y lo muestra cada vez que puede. Esta imagen lo muestra con Jeaustine Campos y José Porras.

A ello añadió que esa Copa Interclubes de Uncaf de 2007 "es el único título internacional que Motagua tiene. Para el aficionado motagüense es el más importante y de mayor valor".

Quien, quizás, sea el futbolista más representativo de la historia de las águilas, valoró positivamente la nueva camada de elementos que vienen surgiendo en su ex onceno, haciendo mención especial al defensor de la Sub-23, Denil Maldonado.

"Es una generación nueva, Denil es de los jóvenes que trae procesos Sub-17, Sub-20, mundiales... ahora Panamericanos. Tuvo oportunidad de tener procesos en Selección Mayor y en Motagua es de las piezas claves, a pesar de su juventud tiene una madurez y experiencia admirables", analizó sobre el aguerrido zaguero.

¿MOTAGUA O SAPRISSA?... ¿Y VALLADOLID?

La parte más sentimental de la entrevista fue cuando se le cuestionó sobre el significado que tienen los saprissistas en su vida.

"Es un sentimiento casi igual que Motagua, bueno, no igual porque Motagua siempre estará un escalón arriba; Saprissa es la otra parte de mi carrera, me quedé siendo aficionado", comentó.

A ello suma que "si bien fue un tiempo corto, el grupo de jugadores, la gente de Costa Rica y el aficionado, independientemente del equipo... liguista, de Cartago o Heredia, siempre tuvo un respeto y admiración que me marcó mucho para sentir lo que siento", manifestó.

Recuerda que su llegada al Monstruo Morado "se da más por gusto, el presidente llegó a Honduras y me llamó la atención eso, yo sabía que estaba en una situación delicada; había veces que llegábamos al estadio y no sabíamos si íbamos a jugar, había problemas económicos".

Amado Guevara tuvo un paso fugaz junto con Carlos Pavón por el Valladolid del reconocido técnico español Rafa Benítez.

En cuanto al paso sin éxito por el fútbol español, Amado tampoco tuvo reparos en recordarlo: "Pienso que fue mi madurez, a Valladolid fui después del Mundial de Qatar, el Sub-20... tenía 18 años y era mi primera experiencia".

Es consciente que "si bien es cierto con el míster Rafa Benítez tuve oportunidad -hizo ocho partidos de titular y entró en 12 de cambio-, deciden cambiarlo... cuando llega el entrenador que llega a sustituirle (el argentino Vicente Cantatore), con Carlos -ya había llegado Pavón-, le digo: 'Viene un latino, quizás tengamos oportunidad'. Pero cuando viene no jugamos ni un partido".

Rememoró lo que le dijo al mandamás de los violetas en suelo español: "Yo le digo al presidente del equipo: 'me voy'... pero él me dice: 'no te podés ir porque hay un contrato de tres años, si bien no jugaste nuestra apuesta es a futuro'. Yo le dije: 'no quiero dinero, quiero jugar y con el señor aquí no voy a jugar, ahí están los números'".

Ese curso 1995-96 fue el inicio de la historia ya conocida: un trayecto por México (Toros Neza y Zacatepec), un largo periplo por la MLS (Red Bulls, Chivas Usa y Toronto FC) y sus etapas memorables con Saprissa y Motagua.

"Yo me vine para Honduras y dejé que los directivos de Motagua arreglaran con Valladolid y no regresé, me quedé en Motagua y estuve tres años antes de ir a México", cerró diciendo el ídolo azul.


FOTOGALERÍAS

Mas Noticias