Sandra Euceda, la fisioterapeuta con manos mágicas en el Honduras Progreso

Tiene 31 años y es la mujer con manos de seda que recupera a los jugadores lesionados en el Honduras Progreso.

Sandra atendiendo a Jerell Brito y Gerson Rodas previo a enfrentar al Vida.
Sandra atendiendo a Jerell Brito y Gerson Rodas previo a enfrentar al Vida. *
diez

No es muy común en el fútbol hondureño ver una mujer en un cuerpo técnico de un equipo, pero en el Honduras Progreso han sumado a una profesional. Se trata de Santra Euceda, una fisioterapeuta de 31 años con manos mágicas que ayuda a los futbolistas para una mejor recuperación.

Leer más: Horacio Londoño: "Llevamos un sabor amargo luego de un primer tiempo de ensueño"

Sandra llegó el torneo anterior a la ciudad de El Progreso por medio de Azaria Alcerro y Abner Molina, dos empleados del club, quienes la invitaron para formar parte del club en esta rama.

"Estuve 45 días del campeonato anterior y este Apertura, gracias a Dios los muchachos se han acoplado a mí y yo a ellos, hacemos un buen complemento", comentó Sandra.

Para la oriunda de Tegucigalpa, es un sueño cumplido ser parte del staff del Honduras Progreso.

"Siempre había sido mi sueño estar trabajando en un equipo, lástimosamente en Honduras no le dan mucha oportunidad a las mujeres por eso del machismo", cuestionó.

Euceda no es nueva en esta profesión, tiene 10 años de laborar en el área, posee un título en mano en la Universidad Autónoma de Tegucigalpa.

"Tengo 10 años de trabajar en esto, soy graduada de la Universidad Autónoma de Honduras en Tegucigalpa, saqué la carrera de terapia funcional, yo soy originaria de la capital, hice mi servicio social en el Mario Catarino Rivas y pues de ahí surgió que me quedara en San Pedro", comentó.

Además de servir a los jugadores ribereños, también labora en el Instituto Hondureño de Seguridad Social de San Pedro Sula.

"Trabajo además en el Seguro Social y en mis ratos libres atiendo a mis clientes a domicilio", agregó.

Sobre su relación con los jugadores, Sandra comentó, "ellos son muy respetuosos, me siento una más del equipo, a pesar que les trajeron una mujer como terapeuta se han portado de la mejor manera, pensé que teniendo un contacto físico con ellos sería diferente, pero no", arguyó.

Y siguió: "Esta es una bonita aventura, hoy me doy cuenta de lo que es el fútbol que no solo es andar detrás de una pelota, esto es estrategia y muchas cosas más".

Para Sandra estar en cada partido lo toma con mucha responsabilidad y sus aspiraciones van más allá de quedarse en el Honduras Progreso, llegar a una selección sería un honor para ella.

"Cada partido es como la primera vez, hay muchas aspiraciones en esta carrera, en lo personal porque no puedo ser la fisioterapeuta de una Selección Nacional, eso sería como un sueño y honor, por el momento estoy feliz", cerró.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias