Pedrinho: “Cuando llegué a Real España no se me olvida que me llamaban paquete”

El exjugador del Real España y Motagua, Pedro Aparecido Santana, repasa su carrera en Honduras donde dejó buenos recuerdos y levantó títulos con ambos campeonatos.

Pedrinho llegó a Honduras en diciembre del 2002 y un año después, se coronó campeón con Real España en 2003 y esta es una imagen imborrable en el Nacional.
Pedrinho llegó a Honduras en diciembre del 2002 y un año después, se coronó campeón con Real España en 2003 y esta es una imagen imborrable en el Nacional. *
Redacción

La inconfundible celebración al estilo conejo; su técnica, pegada y esas tardes espectaculares de fútbol que regaló, están en la retina de Pedro Aparecido Santana, Pedrinho, quien recuerda la peculiar forma cómo llegó a Honduras y sus pasos por Real España y Motagua.

El brasileño explica algunas anécdotas: "Estaba en la banca con Motagua, que Primi no me puso a jugar en 2007. Cuando salí de la banca la afición comenzó a gritar mi nombre y no hay cosa en la vida que te coreen tu nombre", recuerda Pedrinho.

Ver. LAS FUERTES DECLARACIONES DE HÉCTOR VARGAS

Aunque salió por la puerta de atrás de Real España, explica claramente por qué no renovó tras las pláticas con la directiva y cómo es el amor que le tiene al Motagua, el equipo con el que fue campeón de Liga y de Centroamérica con "Primi" Maradiaga.

Dirigiría a Real España: “Uno siempre tiene la certeza de dirigir un equipo grande como Real España que siempre quiere ganar títulos. Uno siempre quiere estar con clubes como el aurinegro que tiene una afición muy buena, siempre quiere estar en esas instituciones donde se gana”.

El exjugador brasileño, Pedrinho, con su festejo de conejo con las camisas del Real España y Motagua donde vivió grandes momentos.

Podría volver a Honduras: “Por ahora me estoy preparando, tengo una escuela de fútbol y lo primero que quiero es hacer lo mejor para la escuela que lleva mi nombre. Tengo que hacer las cosas bien aquí, pero siempre está en mi mente volver a Honduras y dirigir a un equipo, ya sea Real España o Motagua”.

Ver. EL GOLPE DURO QUE RECIBIRÁ EL FÚTBOL DE HONDURAS

Honduras en su corazón: “Yo guardo en un lugar muy especial porque yo tenía 30 años cuando me fui a honduras, entonces un jugador con esa edad sabe jugar, está viejo y siempre queda la duda, pero gracias a Dios logré jugar cinco años y en ese tiempo lo hice bien. Cuando cumplí 35 años salí al retiro”.

Llegada al fútbol hondureño: “Llegué a Honduras por medio de Luciano Emilio que ya estaba jugando con Real España; vieron videos y los miró el profesor Edwin Pavón. Quiero un 10 y el video mío tenía muchos goles, creía que jugaba de delantero; hice la prueba y me quedé. Los primeros seis meses eran muy difíciles porque me llamaban el paquete Pedrinho, pero después llegó Juan de Dios Castillo y comencé a jugar a y a mostrar lo que uno sabe”.

El exjugador del Real España y Motagua, Pedrinho, junto a los periodistas de DIEZ, Jenny Fernández y Jorge Fermán durante la entrevista.

No olvida sus primeros pasos: “Uno llega como extranjero y tiene que mostrar, estaba ganando una plata supuestamente más que los hondureños, entonces a uno lo llevan para jugar. ¿Para qué llevar a un extranjero y tenerlo en la banca? Entonces la afición tenía razón de llamarme paquete en ese momento; era paquete la verdad. Entonces yo traté dentro de la cancha hacer lo mejor para después ganarme a la gente y todos me querían”.

Ver. LOS EQUIPOS HONDUREÑOS QUE VAN A LA LIGA DE CONCACAF

Hasta lo querían en la Selección: “Mucha gente me quería en la Selección de Honduras pero yo soy muy sincero, tenía más de 30 años y miraba que habían muy buenos jugadores hondureños, con mejores condiciones físicas que las mías. Yo jamás puse una esperanza, sé que me querían y para que ir si no iba a dar lo mejor de mí, después de 30 años no podía ser mejor, pero la Bicolor tenía muchos futbolistas”.

Por qué se fue de Real España a Motagua: “Voy a ser sincero, no voy a mentir. Yo tenía tres años con Real España, era el capitán, hacía más goles, daba más pases y hacía lo que tenía que hacer para tener respeto en el equipo. Tuvo pláticas con la directiva y no llegamos a un acuerdo financiero. Yo quería quedarme pero se vino Motagua y me hizo la oferta muy buena y tenía 33 años, entonces pensé en mi familia. Me fui como todos, es normal en el mundo del fútbol cambiar de equipos. Yo amo de verdad a Real España y a Motagua porque los dos me abrieron las puertas y por la afición”.

Corazón aurinegro y azul: “Yo estoy en Brasil y miro que van a jugar Motagua con Real España y quiero que empaten, mi corazón… tengo 50 y 50 siempre”.

La razón de su partida de la máquina: “Es normal el tipo de cambios y la afición no entiende, no es la plata, uno tiene que pensar. Motagua tenía grandes planes para el equipo y me llegó a la ambición que tenía de ganar cosas grandes como la Uncaf. Motagua tenía grandes jugadores”.

El festejo de conejo que popularizó en Honduras: “Todos los jugadores y afición rival creía que era una burla. Yo tenía una ahijada que me pidió que celebrara como el conejo par mi ahijada. Comencé a ir al Mall y Supermercado y los niños me pedían que festejara con las manos en las orejas, pero no era burla. La celebración del conejo era la explosión de una emoción muy grande”.

El día que Milton Palacios hizo esa celebración: “Nosotros con Milton Palacios siempre peleábamos, me quería agarrar una vez y la verdad que le tenía miedo; él grandote y cuando iba a jugar contra Olimpia decía, me va a agarrar, cuando hacía los goles ante Olimpia los iba a celebrar y miraba atrás a ver si Milton me podía agarrar. Muy buena la familia Palacios”.

El día que casi muere en Honduras: “Recuerdo que fue un día que viajaba solo de Tegucigalpa a San Pedro Sula, en la madrugada, por esa calle donde murió Edy Vásquez. Me quedé dormido al volante, pensé que aguantaría y choqué contra una rastra pero gracias a Dios que solo fue el daño al carro”.

Muerte del Chocolate Flores: “Yo llegué en diciembre del 2002, estaba haciendo pruebas cuando después pasó lo del Chocolate Flores (portero de Real España asesinado), me quedé con un poco de miedo”.

Sus hijos son hondureños y son futbolistas: "Los dos hijos míos tienen que jugar al fútbol, los llevo a mi escuela y los llevo a la escuela, les dijo, tiene que ir a practicar. Tienen talento, pero les digo que primero tienen que estudiar, uno es contención y el otro es delantero".

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias