Marino aficionado de Real España cuenta el drama vivido en crucero con coronavirus

Edward Martínez, marino hondureño vestido con camisa del Real España que agradeció a Urugua por dejarlos desembarcar, contó lo vivido en el crucero con casos de coronavirus.

Edward Martínez contó por qué se puso la camisa del Real España para agradecer a Uruguay que los dejara desembarcar.
Edward Martínez contó por qué se puso la camisa del Real España para agradecer a Uruguay que los dejara desembarcar. *
Douglas Orellana

El marino hondureño Edward Martínez, quien vistiendo una camisa del Real España, agradeció a Uruguay el martes por dejarlos desembarcar en Montevideo, contó lo que vivió a bordo del crucero australiano Greg Mortimer.

MERCADO: Elis hace anuncio sobre su futuro; medio equipo de UPN sin contrato y Real España es noticia

El 15 de enero partió a Australia para abordar el crucero que tenía como destino la Antártida. Cuatro días después de haber llegado a su destino, uno de los tripulantes (mesero) se enfermó de coronavirus, pero no lo pudieron confirmar porque no tenían las pruebas a mano.

Como medida para buscar prevenir el contagio, fue aislado. Luego se enfermaron dos pasajeros, por lo que se ordenó que nadie saliera de las cabinas. Solo el personal encargado de repartir los alimentos se desplazaba por la embarcación.

"Después comenzaron a caer más pasajeros. En total 26 y allí se encendieron las alarmas. Les pedimos ayuda al gobierno de Argentina y nos dijeron que eran demasiados, pero todavía nadie confirmaba que era coronavirus. Le hablamos al gobierno de Chile y también nos cerró las puertas, Islas Malvinas, Curazao, en todos esos lugares nos dijeron que no. Hasta que llegamos a Uruguay nos dio permiso de atracar a 200 millas náuticas en zona de servicio en Mar de la Plata. Estuvimos allí desde el 29 de marzo", inició contando en una plática con Real España.

Edward, de 29 años y residente en la colonia La Pradera en San Pedro Sula, contó que uno de los pasajeros se puso grabe, por lo que la marina uruguaya le hizo el test que dio positivo. Al confirmar que había coronavirus en la embarcación se encendió la alarma.

"Dos días después el gobierno uruguayo manda a hacerle el test a toda la tripulación, de 200 personas 127 salimos positivos", agregó.

"Cuando me dieron la noticia que era positivo, sentí que se me venía el mundo encima, pensé que me iba a morir. El médico me dijo hay gente que lo tiene y no le pasa nada, que tuviera fe en Dios, que me iba a recuperar. La gente lloraba en el barco, no salían de las cabinas. Había pánico total porque nadie se quiere morir. Mi familia siempre estuvo pendiente de mi, mis hijas dándome ánimos. Eso me mantiene positivo para en un futuro recuperar".

Han pasado 35 días desde que dio positivo por coronavirus. "Me han hecho cuatro test y en todos he salido positivo, no me he podido recuperar".

Los síntomas que lo alertaron

El catracho se desempeña como mesero y en labores de cocina. Asegura que cuatro días después de que se declaró el coronavirus como pandemia se reportó el primer caso en el barco.

"El día que me infecté, me desperté una mañana con dolor de cabeza. Le dije a un compañero y me dio una pastilla, pero no se me quitó. Me fui a dormir en la tarde y me levanté temblando, con dolor en los huesos y el pecho. El doctor me dijo que no era nada malo porque no tenía fiebre, por eso seguí trabajando. Yo ya estaba infectado y andaba laborando, pero como no se tenía mucha información del tema".

Cuando les hicieron los resultados, mandaron a todos a encerrarse en sus cabinas. Los médicos colocaron calcomanías de colores, el rosado significaba positivo por coronavirus.

"Vimos eso y preguntamos por qué ponían los stricker y nos dijeron que era porque los dos éramos positivos. Nos quedamos como 12 días encerrados con un chapín, ni ventana teníamos".

Primero bajaron a los pasajeros, tras ello los pasaron a las cabinas con balcón. Cuando el capitán les dijo que elevaran anclas porque iban a desembarcar, se le ocurrió agradecer a los uruguayos.

"Como salgo positivo por coronavirus, no podía agradecer como debería de ser: abrazando a la gente. Pero de una u otra forma debía hacerlo, agarré la cobija con la que me arropaba y como no tenía los recursos, agarré la chinola y escribí el mensaje. Se sentía el olor en toda la cabina", narró.

¿Por qué la camisa del Real España? "Ese día era 12 de mayo, mi cumpleaños, por eso me puse la camisa del Real España, porque cuando me la pongo me pasan buenas cosas".

Julio Aguilera le dijo que el técnico Martín "Tato" García le pidió su número para ponerse en contacto. Pero Edward lo ve difícil.

"Va a ser complicado porque está restringido el acceso. El hotel está cerrado, hablé que quería comprar una camisa del Peñarol, pero me dijeron que no podían aceptar mi dinero porque está contaminado. Pero hace poco vino la cónsul de Honduras y nos mandó utensilios de limpieza personal, eso si lo dejan en recepción y los desinfectan", cerró.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias