Futbolista de Real Sociedad rompe el silencio sobre muerte de su hermano: "Quise tirarme del último piso"

Yeer Gutiérrez habló con DIEZ sobre su vida en el campo, la pelea por la permanencia con Real Sociedad y el día en que quiso suicidarse por la muerte de su hermano mayor.

Por Edgar Witty

Para muchos la vida pierde sentido cuando has perdido a un ser querido y más cuando se trata de un hermano convertido en tu alma gemela. Esta es la historia del defensor de Real Sociedad, Yeer Lisandro Gutiérrez, quien por primera vez habla con DIEZ sobre su vida íntima.

Yeer Gutiérrez nació el 24 de agosto del 1992 en San José de la Punta, Iriona y es el sexto de sus nueve hijos de sus padres Marcial Gutiérrez y Ángela Álvarez). Su familia vive de los frutos de la tierra como agricultores, labores que también le toca realizar como una de sus pasiones después del fútbol.

Lo cierto es que ante las portadas de los medios deportivos pasa desapercibido, pero detrás de sí tiene una historia impactante para compartir a gritos después de la muerte de su hermano mayor, suceso que lo lo llevó a pensar en quitarse la vida.

Sus pininos como futbolista los hizo en un campeonato regional en donde fue observado por visores del Motagua para ficharlo en las reservas. Después de varios años fue ascendido al primer equipo, pero no consiguió debutar hasta que finalmente, optó por su salida en el 2013 al Real Sociedad, también militó en el Honduras Progreso.

Ahora con 28 años es un orgullo para su comunidad y sigue apuntando alto en su carrera con su deseo vigente de salir al extranjero y selección nacional, pero primero tiene una tarea pendiente: salvarse del descenso con el Real Sociedad durante el Torneo Clausura 2021.

ENTREVISTA COMPLETA DE SU VIDA

¿Cómo traduces este momento en la lucha por la permanencia con el Real Sociedad?

Es una situación en la que nadie quiere estar, pero nosotros mismos nos metimos en esta pelea, ahora estamos tratando de salir de allí para tratar de mantener el equipo en la primera división.

Es una lucha compleja sumado a los 17 partidos sin ganar en casa...

No ha sido nada fácil estar jugando en casa, ir ganando y que luego nos empaten. Hemos quedado con esa espinita, pero vamos a sacar ese equipo adelante porque merece estar en primera división. Estas dos últimas jornadas serán como una final. El partido del miércoles tenemos que ganarlo para decir que nos estamos salvando.

¿Cómo es un día a día para ustedes como futbolista de Real Sociedad pensando en el descenso?

Hay días en que uno piensa -estamos salvados y en otros más cerca del descenso, pero queremos tomarlo con la madurez posible para salir adelante.

¿Frustración dentro de la plantilla?

La frustración siempre está porque de ir ganando un partido nos empatan o nos terminan ganando. Estamos conscientes que tenemos que salvar al equipo.


Yeer durante uno de sus partidos con el Real Sociedad en el Torneo Clausura 2021text>

SU CARRERA

¿Realmente dónde comenzaste tu carrera?

Te cuento que comencé de portero y a mis nueve años me mudé a Trujillo donde me crié con mi hermana. En el transcurso del tiempo empezaron las preselecciones, conocí a un cazatalentos (Óscar Romero) y Andrés Núñez; poco a poco me dieron la oportunidad, llegaron los visores y allí inicié mi carrera en un campeonato de Copa. Nosotros fuimos campeones y fue en ese momento cuando Motagua me contactó para ir a las reservas.

¿Por qué no te quedaste en Motagua?

Estuve en las reservas, me ascendieron al primer equipo porque la edad no me daba para estar allí. En ese momento el técnico no contaba con los jóvenes, así que pedí mi finiquito para buscar una oportunidad en Real Sociedad, me costó, pero gracias a Dios luché para lograr mis sueños.

¿Sentiste que no te tomaron en cuenta o lo viste como una oportunidad para debutar en otro equipo?

La verdad es que lo tomé como una oportunidad. Si no se daba en Motagua, podría darse en otro equipo. Luché y luché para lograr mis objetivos.

¿Alguna vez te quisiste rendir en Tegucigalpa, pasaste hambre?

Hubo ganas de rendirme, pero algo me decía que no era el momento. Todavía me falta mucho para lograr mis objetivos, pero no pasé hambre, sí lloraba por estar lejos de mi familia, pero las puertas se me abrieron y las aprovecharé en gran manera.

¿Cuál es tu mayor sueño?

Como todo futbolista es llegar a la selección y salir al extranjero.

A un jugador como usted le ha tocado duro en equipos pequeños peleando descenso: ¿por qué no has llegado a un equipo grande?

En el torneo antepasado hubo acercamiento de equipo grande, me voy a reservar el nombre porque posiblemente pueda ir, no sucedió porque tenía contrato. Ahora me restan seis meses acá, veremos a qué aspiramos.

LA MUERTE DE SU HERMANO Y EL DÍA EN QUE QUISO SUICIDARSE

El 2017 marcó tu vida para siempre con la muerte de tu hermano mayor ¡háblame de ese día!

Yo estaba en Santa Rosa de Copán, fue muy duro para mí porque antes que él muriera me llamó, estuvimos hablando bastante y al siguiente día por la mañana hablamos y me dijo que no se sentía bien. Su corazón le palpitaba mucho, le dije que fuera al centro de salud, pero me respondió -no creo que llegue-. Pasaron las 10:50 de la mañana cuando la doctora me llamó, le pregunté qué había pasado con mi hermano que no me contestaba, en ese momento me dijo que le había dado un paro, yo no supe qué hacer.

Créeme que yo estaba en un apartamento de cinco plantas, yo estaba en el último piso, yo quise tirarme, en ese momento era mi única salida, no hallaba qué hacer, yo estaba lejos. Para mí fue duro porque viajar desde Santa Rosa a Iriona es largo, había inundaciones por todos lados, no había transporte. No supe qué hacer.

¿En ese momento dijiste -no quiero saber nada de fútbol? -

Ya no quise saber nada, me fui para mi casa, solo quería estar con mi familia. Siempre quise que mi familia estuviese allí para que vieran cómo estaba triunfando. Él siempre me apoyaba, aunque no jugara bien, siempre me estaba apoyando, pero Dios así lo quiso, contra su voluntad no podemos hacer nada.

¿Cómo te recuperarse de todo esto?

El profesor Orlando Caballero siempre hablaba conmigo, me dijo que no era el momento de tomar esa decisión (retirarse), que no era nada fácil, pero que le echara ganas. Me dijo que mi hermano siempre iba a estar orgulloso de que yo triunfara e igual mis padres me dijeron que no bajara los brazos para luchar por mis sueños.

Claramente todas tus victorias, goles y permanencia son dedicados para tu hermano.

Sí, inclusive el gol que anoté en Platense se lo dediqué a él con todas las fuerzas del mundo, sé que está orgulloso de mí y esta salvación se la voy a dedicar a él.

SU VIDA COMO AGRICULTOR

Vi fotografías tuyas trabajando en tierras ¿A qué te dedicas más allá del fútbol?

Sucede que en mis vacaciones aprovecho para estar con la familia y hay días en que me voy para el monte a labrar las tierras de mi madre sembrando yucas, plátano... en un momento le dije a mi hermano que sembráramos arroz y logramos sembrar ocho manzanas.


Yeer durante su trabajo en el campo sembrando granos básicostext>

¿Por qué no dedicarte a eso al cien por ciento y no al fútbol?
Pasa que el fútbol siempre me ha gustado; al final del día cuando me toque retirarme me voy a dedicar a la agricultura, es algo que también me gusta.

¿Cómo es un día a día cuando estás laborando en las tierras?

Solamente trabajamos cuatro horas por las altas temperaturas, pero a veces trabajamos de noche para fumigar el arroz que es lo más difícil, trabajar en la montaña se desvela esperando a que pase la brisa, pero es una bonita experiencia. El producto se vende, hacemos contrato con empresas grandes y mi hermano tiene a quién venderle.

¿Te enorgullece lo que haces?

Claro que sí, es algo que mi padre siempre me ha dicho, si el fútbol no te da hay otras cosas que puedes aprender.

Tu mensaje final para los jóvenes que buscan un sueño como tú...

Primeramente, los estudios, es lo más importante y lo segundo es que no dejen de soñar. Para mí no ha sido fácil lograr ser futbolista profesional, pero trabajé lo más duro. Yo invito a los jóvenes para que lo logren.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias