Bill Gates: ''El animal más mortífero del mundo no se tomó un descanso en esta pandemia''

Según informa el magnate de 64 años, la especie que amenaza a la humanidad no practica el distancimiento social.

Bill Gates ha donado a través de su fundación 300 millones de dólares para buscar la cura del COVID-19.
Bill Gates ha donado a través de su fundación 300 millones de dólares para buscar la cura del COVID-19. *
Redacción

Bill Gates, filántropo y fundador de Microsoft, emitió una alerta global asegurando que todas las personas están centrando sus esfuerzos en reducir los contagios del nuevo coronavirus, pero se han olvidado de atacar al animal más mortífero del mundo: el mosquito.

Bill Gates predijo el coronavirus en 2015 en una rueda de prensa

El magnate empresarial explicó en su blog 'Gates Notes' que la especie que amenaza a la humanidad ''no practica el distanciamiento social. Tampoco usan máscaras. A medida que el COVID-19 se propaga por todo el mundo, es importante recordar que el animal más mortífero del mundo no se tomó un descanso durante esta pandemia''.

Según dijo el empresario, se debe visibilizar que la malaria ''mata a un niño cada dos minutos'' a diario y la mayoría de estas muertes suceden en los países con mayores índices de pobreza.

Un análisis reciente determinó que si los servicios esenciales de prevención y tratamiento de la malaria se ven gravemente interrumpidos por la pandemia, las muertes por malaria en África y otras partes del planeta alcanzarían niveles de mortalidad no vistos desde 2000.

"Ese año, unas 764,000 personas murieron por paludismo en África, la mayoría de ellos niños'', informó Gates. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS)​, la malaria se puede prevenir con ''mosquiteros tratados con insecticidas y la fumigación de interiores con insecticidas de acción residual''.

Bill Gates dice que el mundo vivirá con el coronavirus hasta 2022

El filántropo, dedicado a la lucha contra las epidemias, destacó que el COVID-19 había interrumpido las cadenas de suministro de medicamentos, incluidos los del Sida​, lo que podría ''privar a cientos de miles de personas de los tratamientos que necesitan, y no solo en África''.

Bill y su esposa Melinda Gates donan cientos de millones de dólares a causas mundiales de salud a través de su fundación, y ya donaron más de 300 millones de dólares para la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus.

"Una de las razones por las que estamos tan involucrados en esto es que no deseamos que las primeras vacunas lleguen a los países de mayor oferta'', explicó Melinda.

El coronavirus retrasó el avance del mundo

Gates manifestó que el COVID-19 retrasó varios años los avances que se habían obtenido en la lucha contra la desigualdad y la pobreza. ''En un abrir y cerrar de ojos, una crisis de salud se convirtió en una crisis económica, una crisis alimentaria, una crisis de vivienda, una crisis política. Todo impactó contra todo lo demás''.

Sobre el impacto negativo del coronavirus en las poblaciones más vulnerables del mundo, Bill expresó que ''el efecto directo del COVID-19, de matar personas en países pobres, es una parte muy pequeña del daño general que se ha hecho. Una gran parte es que sus sistemas de salud, que son muy frágiles, se han visto afectados''.

Por último, el multimillonario dijo que ''no se están realizando ni distribuyendo vacunas, ni mosquiteros contra la malaria, ni medicamentos contra el VIH. África y otras regiones del mundo tendrán dramáticamente más muertes por estos efectos indirectos que por los efectos directos''.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias