Elmer Sherwin, el hombre con más suerte del mundo

El estadounidense pasó a la historia por su increíble fortuna en el juego

*
Redacción

Para ganar el premio mayor en una máquina tragamonedas es necesario estar en un gran día. Depende de cada dispositivo y el tiempo que lleve acumulando apuestas pero, sin dudas, las probabilidades son muy bajas.

Frecuentemente, se trata de una en 10 millones, o incluso mucho más. Sin embargo, si resulta difícil lograr un solo jackpot en la vida, conseguir dos puede tratarse de una película de ficción: este es el caso de Elmer Sherwin, quien logró la hazaña por duplicado.

Sherwin nació en 1913 y sirvió al ejército de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, lo que hizo que durante su edad avanzada pueda tener un ingreso como veterano de guerra.

Desde joven había mostrado afición por los juegos de casino, pero nunca había logrado un premio significativo. Perseverante, Elmer lo seguía intentando con el dinero de su jubilación, por el placer mismo de jugar, pero también con la esperanza de conseguir el “bote”, también conocido como jackpot, es decir, el premio mayor acumulado en cada máquina.

Hasta que llegó 1989 y un viaje a Las Vegas. Elmer y su esposa paseaban por esa ciudad, visitando familiares, y fueron invitados a la inauguración de un nuevo establecimiento: el Mirage Hotel and Casino. La noche del 15 de noviembre, el nuevo espacio de juegos llevaba solo 10 horas abierto, cuando el veterano decidió pedirle 20 dólares prestados a su acompañante (su presupuesto ya lo había gastado por completo), para hacer unas jugadas más en la flamante máquina Megabucks.

Estas tragamonedas se habían creado unos años antes y gozaban de un momento de popularidad, ya que con su nueva tecnología era posible combinar los premios de las máquinas interconectadas, lo que hacía que se acumule una cantidad de dinero en su bote mucho mayor que en otras.

Encandilado por esta nueva posibilidad, Elmer jugó su último dinero prestado y lo logró: todos los rodillos se detuvieron en el logo de Megabucks. ¡Jackpot y premio mayor! El veterano inauguró el establecimiento llevándose 4.6 millones de dólares y un reconocimiento público.

La segunda hazaña
Junto a su esposa, decidieron disfrutar la fortuna viajando y conociendo lugares que siempre habían querido. Pero, a pesar de que ya contaba con 76 años, aquí no termina su historia. Otros premios mayores se habían logrado en los casinos, así que para pasar a la fama era necesaria otra hazaña, por lo que Elmer continuó destinando una parte de su dinero a jugar e intentar otro golpe. Y si fue el hombre con más suerte del mundo es porque lo consiguió: en septiembre de 2005, 16 años después, ingresó en el Casino Cannery de Las Vegas y salió en la tapa de todos los diarios.

Allí, buscó nuevamente las máquinas Megabucks, colocó sus fichas y retiró nada menos que 21.1 millones de dólares, el premio mayor. Al conseguir esta segunda hazaña, Elmer se hizo mundialmente conocido y, como tenía ya 92 años, decidió donar buena parte de su ganancia para ayudar a las víctimas del huracán Katrina, que había sucedido unas semanas atrás.

Sin embargo, este afortunado nunca se detuvo; tiempo después declaró a la prensa que tenía como objetivo conseguir un tercer jackpot, y quizá lo hubiera conseguido, pero su suerte encontró el final en 2007, cuando falleció a los 93 años.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias