Sin reproches a la Sub-20, lo que comenzó solo con familiares en gradas, terminó con el Morazán a reventar

Esta vez, Luis Alvarado y sus guerreros nos dieron otro mundial, no así unos JJOO, pero sí otra oportunidad a la reflexión para tomar de ahora en más mejores decisiones en el fútbol menor.