Sin reproches a la Sub-20, lo que comenzó solo con familiares en gradas, terminó con el Morazán a reventar