Nerlyn Membreño: “Cuando uno fracasa se siente golpeado”

Nerlyn Membreño reconoce que será difícil que se le abra otra oportunidad para dirigir y también cuestiona el paso de Jorge Luis Pinto por la selección de Honduras.

Nerlyn Membreño espera otra oportunidad de un equipo de la Liga Nacional del fútbol hondureño.
Nerlyn Membreño espera otra oportunidad de un equipo de la Liga Nacional del fútbol hondureño. *
Limber Pérez

No lograr resultados cuando le tocó estar al frente del Honduras Progreso, no le hace pensar que es un entrenador fracasado, al contrario, siente que esa experiencia fue una enseñanza para comenzar a destacar como DT. En un círculo muy reducido, no descarta dirigir en el Apertura, aunque lo ve difícil.

"Muma" Bernárdez firma a sus primeros jugadores como agente

¿Tu vida en la dirección técnica ha sido tan difícil como cuando eras futbolista?
Creo que un poco más de lo que esperaba, como futbolista uno tiene la posibilidad de disfrutar más, de estar en la cancha, de tomar decisiones que quizás en el momento se presentan, intentando ser el mejor, pero ya la situación de un técnico es más compleja, me tocó estar mucho tiempo como asistente en la reserva, tuve una corta experiencia como técnico principal y sin duda que hay un mundo de diferencias.

Me atrevo a decir que tu etapa como asistente ha sido bastante rica, llena de aprendizaje. ¿Sentís que todavía estás en deuda para implementar ese conocimiento que has adquirido?
Sí, uno como asistente casi siempre se tiene que adaptar un poquito a la idea del técnico, pero ya como principal es más complicado porque es más cuestión de convencer, de transmitir y en ese tiempo de asistente siempre me tocó comulgar con idea, en algunas coincidía y en otras no, uno tiene que manejar eso, pero como técnico titular ya es tu idea, tus convicciones, tu forma de transmitir las cosas.

¿Por qué les cuesta tanto a lo exjugadores destacar en la dirección técnica en el fútbol nacional?
Creo que cuesta tanto por el círculo que hay normalmente, el dueño del equipo presenta la oportunidad muy condicionada. ¿En qué aspecto? En la infraestructura, hay que trabajar con muchas limitaciones, no solo en el aspecto económico sino en logística: una cancha, el material deportivo apropiado, un buen bus para trasladarse; faltan todas esas cosas.

Cuando dices que el círculo es demasiado cerrado ¿a qué te referís?
Por lo que te menciono, el punto de vista que tiene: el atraso, la logística, canchas sin condiciones, que de repente cierto jugador tenga algún problema familiar y no se pueda resolver al final todo eso va al técnico, muchos equipos ni siquiera tienen un cuerpo médico, entonces es muy difícil para uno, en casos me tocó que por amistad me atendían a los futbolistas, me hacían el favor, y jugadores importantes.

¿Fue un error haberte ido a dirigir al Honduras Progreso?
No sé si fue un error porque uno en la vida debe tomar decisiones, ahora me doy cuenta que hay momentos en los que uno debe decir que no a ciertos equipos porque hay que ver cómo está porque en la carrera del técnico uno debe ser sagaz y tomar las oportunidades, pero si hay momentos que no son para uno, entonces quizás ahí hubo instantes en los que debí meditar más a profundidad. No me arrepiento, son experiencias, uno se ha preparado para esto, de inicio no me fue bien, pero tampoco significa que no esté preparado para esta carrera que me gusta y me apasiona.

Aquí en el país, los entrenadores noveles como vos, debutan, les va mal y después los tachan como fracasados. ¿Te parece que lo vivido en el Honduras Progreso puede llegar a cerrarte las puertas?
Creo que sí, porque el círculo es muy cerrado y las decisiones entre los dueños de los equipos son compartidas y en ciertos momentos se mandan sugerencias entre ellos, entonces este círculo se cierra en el aspecto en que dicen que como te fue mal en un equipo también te va a ir mal en otro.

¿Pero te mantenés vivo, con fuerzas y emociones?
Te golpea mucho, para mí no es fácil porque cuando uno fracasa en algo, cuando es derrotado, se siente golpeado y uno se lastima, pero con el tiempo lo va sobrellevando y corrigiendo cosas.

¿Llegaste a Honduras Progreso y quisiste emplear la metodología olimpista y te diste cuenta que era todo lo contrario?
Al final el tema son los objetivos, esos nunca cambian, y en el fútbol los principales son que tu equipo juegue bien, yo creo que esas metas están tanto en el mejor como en el peor equipo. Lo que sí te puedo decir es que hay una diferencia notable en la ideología de los dueños y la infraestructura que poseen.

El campeonato está por terminar, hay equipos que se han quedado sin técnicos, ¿crees que podés reactivarte una vez más?
Lo que sucede es que uno debe ver todo lo que se presenta y de ahí pensar muy bien, porque sin duda que experiencias como estas a uno lo hacen más fuerte. Estoy abierto, pero sí digo con toda sinceridad que a uno le cuesta mucho ir a ofrecerse, es algo que quizás a mí me ha faltado porque considero que al final uno se preparó y se ha ganado un derecho de piso. A veces el dirigente quiere que uno vaya y lo busque y por ética yo no voy a hacerlo, también no lo hago por el futuro, siento que cuando uno va a buscar una oportunidad se presentan cualquier cantidad de condiciones por parte del mismo club.

¿Sentís alguna diferencia entre ser asistente y entrenador?
Totalmente, lo que pasa es que nosotros tenemos muchas situaciones en las que no nos alineamos con esto, en muchos países está el entrenador de equipo y en otras está el famoso director técnico, yo me considero un buen entrenador, me gusta mucho lo que hago, estar en la cancha, pero hay un paso más que es el de director técnico, ese es el paso que yo quise dar y que de repente no me salió bien, pero si me siento como un buen entrenador y algún día aspiro a ser un buen director técnico.

¿Sos exigente, eres amante del buen fútbol, la disciplina?
Como un exjugador al que siempre le gustó entrenar bien, eso es algo que yo promulgo, que el futbolista siempre trabaje bien, entonces mi exigencia es que entrene bien para que también pueda jugar bien.

Había especulaciones de que vos te podías quedar como técnico del Olimpia y al final no te quedaste ni como asistente. ¿Te frustraste?
Esa aspiración uno siempre la tiene, pero cuando miré que el último año no se ganó y el ambiente no era idóneo, ya me iba dando cuenta que era un poco complicado, Olimpia es un club que por la historia que carga siempre exige campeonatos, entonces ya me iba fijando que los objetivos fueron cambiando. A los jugadores se les comenzó a exigir ser campeones siempre, el equipo no se reforzaba, nosotros estuvimos con el plantel casi tres años y medio y los buenos se comenzaban a ir y por ellos no venía nadie, no se contrató a ningún extranjero goleador ni al mejor anotador de la liga, entonces claro que el equipo lo resintió. Al final las exigencias cambiaron y ya era muy complicado darle la oportunidad a un técnico joven como yo, pero lo entendí, claro que uno se lastima al perder una oportunidad así, pero así es la vida, yo siempre quise mi carrera y trabajo como técnico en Olimpia, pero uno siempre debe ser profesional, aceptar lo que se viene y defender donde uno está.

Olimpia ya cumplió año y medio, tres torneos y está a punto de cumplir dos años sin ganar absolutamente nada en el fútbol nacional. ¿Qué crees que está pasando?
Al final a Olimpia le cuesta mucho conseguir jugadores del ámbito local, los equipos le niegan las transferencias, salvo ciertos futbolistas, pero son jugadores que ya no tienen contrato y esas son las contrataciones que hace y los otros equipos te traen a los mejores jugadores, como por ejemplo Motagua, que solo lleva goleadores y en este medio esos son los que se ocupan.

¿Quiere decir que Olimpia está en esta sequía porque no ha querido sacar la chequera?
Exactamente, fue una propuesta al club, el presidente pidió bajar la planilla y lo hicieron, entonces ahora lo resiente mucho, pero mientras ellos no podían pagar mucho, otros equipos se armaron y eso los dejó en desventaja.

¿Cómo ves las posibilidades del Olimpia contra Motagua en esta semifinal?
Lo veo parejo, veo a Rony bien, haciendo goles; a Chirinos más desequilibrante, me sorprende lo de Moya que es un jugador con características diferentes y hoy no está. En el fútbol la calidad y la improvisación no se pueden desaprovechar.

LA SELECCIÓN

¿Si a vos te tocara nombrar al técnico, por quién te irías?
Hay un factor muy complicado que es el económico, la experiencia Pinto fue muy grosera, cuestioné mucho eso, no por lo que él ganaba, sino por cómo se iban dando las cosas, me pareció grosero que la federación expusiera tantos recursos, porque para mí eso fue un gasto, no una inversión, no dejó nada, ni siquiera la posibilidad de que Amado se consolidara porque hasta el nombramiento lo cuestionó. Debería ser un técnico que conozca la idiosincrasia de los futbolistas, su forma de juego para que así pueda armar la mejor Selección, entonces espero que hagan la mejor inversión, pero sin hacer un abuso.

¿Para vos sería bueno un técnico nacional? ¿Hay en Honduras?
Te puedo poner de ejemplo a Héctor Vargas que sabe muy bien cómo es el área, ha dirigido a muchos de los jugadores que suelen conformar la Selección, conoce bien los equipos, conoce a los dirigentes. A Vargas tal vez cuestionarle su forma de expresarse, pero cómo dirige no se puede cuestionar.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias