Se cumplen 75 años del Partido de la Muerte: Ganar les costó la tortura y morir

Durante la Segunda Guerra Mundial, el FC Star se constituyó con ex jugadores del Dynamo de Kiev y el Lokomotiv. Ganar a los alemanes les costó la tortura y morir en campos de concentración ocupado por los Nazis.

Los futbolistas ucranianos prefirieron morir torturados antes de ver pisoteado su orgullo y honor.
Los futbolistas ucranianos prefirieron morir torturados antes de ver pisoteado su orgullo y honor. *
José Andrés Canales

Ganar. La gloria y el orgullo que provoca declararse vencedor desborda el éxtasis y eleva el espíritu como ningún otro sentimiento.

En ocasiones la ambición del triunfo supera lo racional y eso fue lo que le sucedió a los jugadores ucranianos del FC Start, equipo que en plena ocupación alemana, desafió la autoridad nazi y escribió una de las justas deportivas más memorables de la historia.

Con la Segunda Guerra Mundial todas las actividades deportivas internacionales cesaron por completo. Los alemanes habían invadido Ucrania (en ese entonces parte de la URSS) durante la Operación Barbarroja que buscaba conquistar el territorio soviético.

La guerra no conoce de nombres o profesiones. Los ejércitos reclutaban a todos los hombres disponibles y fue así como algunos jugadores de fútbol entraron a las filas del Ejército Rojo o cayeron en los campos de prisioneros de guerra.

Josef Kordic, un panadero de Kiev, se topó un día con un indigente, fue en ese momento en que lo reconoció, se trataba Trusevich el reconocido guardameta del Dynamo de Kiev. El panadero, sin importarle que era ilegal ofrecer trabajo a ex prisioneros de guerra, empleó al arquero en su negocio.

Fue así como se reunieron ex jugadores del Dynamo de Kiev y el Lokomotiv hasta crear el FC Start. Su primer juego lo disputaron en junio de 1942 frente al Rukh, equipo al que vapulearon 7-2.

Una considerable racha de victorias (6-2, 11-0, 9-1, 6-0, 5-1 y 3-2) frente a equipos de guarniciones húngaras, rumanas y alemanas le dieron al FC Start la fama suficiente para disputar un partido frente a Flakelf, equipo de la temida aviación alemana Luftwaffe.

En un principio el juego fue realizado para reivindicar el poderío del Tercer Reich y evitar que el FC Start levantara la moral de los ucranianos sometidos al régimen. Pero no contaban con el talento y la rebeldía de los integrantes del Start, al final los alemanes se comieron un humillante 5-1. El orgullo nazi salió a flote y se organizó sin atrasos la revancha.

ASÍ TRANSCURRIÓ EL JUEGO DE LA MUERTE

El estadio Zenit, un 9 de agosto de 1942, fue testigo de ese partido el cual marcó un antes y un después para los jugadores del Start. Un oficial las SS fue el árbitro designado para el encuentro. Existen diversas teorías sobre cómo transcurrió el partido, algunos dicen que los ucranianos soportaron un juego sucio y violento por parte de los alemanes, otros, afirman que tal escenario no ocurrió.

De lo que podemos estar seguros es del resultado. Nuevamente el Start se hizo sentir. Desde un principio, al negarse a hacer el saludo nazi, dejaron clara su posición de rebeldía y que no se dejarían medrar ante los invasores germanos.

Las crónicas describen el partido como un auténtico baile a los alemanes, tanto así, que un jugador del Start regateó al guardameta alemán y en vez de tirar a portería se dio la vuelta y pateó hacia el centro del campo, una estocada que dio directamente en el orgullo alemán.

Una semana después, el Start jugó de nuevo ante el Rukh . Cuando finalizó el encuentro, la Gestapo (policía secreta alemana) arrestó a varios jugadores por supuestamente pertenecer a gurpos de servicios secretos soviéticos.

Mikola Korotkykh, quien había sido detenido anteriormente, murió unas semanas después, tras ser torturado. Los demás fueron enviados al campo de trabajo de Sirets, donde el portero Trusevich y otros dos de sus compañeros fueron ejecutados en febrero de 1943.

Un monumento, a las puertas del Start Stadium, recuerda con orgullo a los jugadores del FC Start, que prefirieron morir antes que ver pisoteado su honor y el de su nación.

Solo tres sobrevivieron para contar la historia: Fedir Tyutchev, Mikhail Sviridovskiy y Makar Goncharenko.

Jugadores del FC START: Nikolai Trusevich, Mikhail Svyridovskiy, Mykola Korotkykh, Oleksev Klimenko, Fedir Tyutchev, Mikhail Putistin, Ivan Kuzmenko y Makar Goncharenko) y 3 del Lokomotiv (Vladimir Balakin, Vasil Sukharev y Mikhail Mielnizhuk).

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias

En Portada