Georgina Hernández: "Estamos viralizando la violencia"

Cuatro muertos dejó el enfrentamiento entre las barras del Olimpia y Motagua en las afueras del estadio Nacional de Tegucigalpa.

Georgina Hernández

Un virus por su raíz etimológica proviene del latín virus y este del griego:ἰός «toxina» o «veneno» cuando hablamos del ámbito informático nos referimos a un programa de computadora confeccionado en el anonimato que tiene la capacidad de reproducirse y transmitirse independientemente de la voluntad del operador y que causa alteraciones más o menos graves en el funcionamiento del sistema. La ciencia se ha preocupado por estudiar de donde provienen los virus para erradicar sus terribles efectos.

Pero hoy en día, el término es adaptado a contenido que las personas con ayuda de un dispositivo electrónico propagan hacia sus redes de contactos con toda la intención del mundo. Hay sin duda voluntad en volver ese algo "Viral" en ponerlo de moda, en convertirlo en una parte del simbolismo o lenguaje de los usuarios de redes sociales. Pero ¿Hasta dónde el morbo de una situación, se convierte en contenido digno de difundir? Videos tan dantescos como los que circulan mostrando los asesinatos crueles, por la barbarie de las mocedades vestidas con camisetas de los equipos, Olimpia o Motagua grabados por otros usuarios, es el contenido viral en Honduras.

Si usted no los ha visto, y por alguna razón tiene el impulso de pedirlos, o peor aún, los vio y no contuvo la negligencia de compartirlos a sus contactos. Su comportamiento es patológico. Es un acto enfermo y muy poca diferencia hay entre esa acción y la de los enajenados que mataron a golpes, pedradas, patadas o palazos, a otro ser humano.

Experimentar sensaciones alejadas del dolor y repudio a este nivel de violencia, debe encender sus alarmas. Ud. está intoxicado, ha ingerido veneno. Y para sobrevivir, muy probablemente quiera normalizar su percepción de la situación. Pero no es sano, mucho menos, gracioso levantar el amarillismo desde sus cuentas personales.

En Honduras la violencia tiene publicidad gratuita, vende mucho además y mientras sigamos consumiéndola corroerá nuestra sensatez. Ya nos ha robado la tranquilidad, nos sumergió en llanto, ya nos colgó el luto, nos embargó con desolación.

No sea parte de esto. Tratar la violencia con violencia es inútil. No sea un soldado más del mal. Cuide lo que promueve en sus redes sociales. repruebe a quienes lo hacen. Ame a su prójimo y póngase en los zapatos de las victimas que no son únicamente quienes nos han dejado, sino el pueblo hondureño entero.

Insisto, nuestro fútbol tiene cáncer y lo estamos tratando con aspirinas.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias