Inmunidad por coronavirus podría durar al menos 8 meses, según estudio

De acuerdo a la revista Science, los nuevos hallazgos del nuevo coronavirus sugiere que hay personas que pueden tener inmunidad al menos ocho meses y en algunos casos hasta años.

Para este estudio sobre la inmunidad, se reclutaron 188 personas con COVID-19. Los sujetos (80 hombres, 108 mujeres) representaron una variedad de casos de COVID-19 asintomáticos, leves, moderados y graves y fueron reclutados en múltiples sitios en los Estados Unidos.
Para este estudio sobre la inmunidad, se reclutaron 188 personas con COVID-19. Los sujetos (80 hombres, 108 mujeres) representaron una variedad de casos de COVID-19 asintomáticos, leves, moderados y graves y fueron reclutados en múltiples sitios en los Estados Unidos. *
AFP

La inmunidad de una persona que ha tenido coronavirus podría durar al menos ocho meses tomando en cuenta desde el primer síntoma que tuvo, esto es de acuerdo con un estudio donde analizaron muestras de sangre de 188 pacientes con covid-19 del Instituto de Inmunología de La Jolla.

De acuerdo con la revista Science, los hallazgos sugieren que las respuestas del nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) de todos los actores principales del sistema inmunológico adaptativo, que aprende a combatir patógenos específicos, pueden durar al menos ocho meses después de la aparición de los síntomas de infección inicial.

"Medimos anticuerpos, células B de memoria, células T auxiliares y células T asesinas, todo al mismo tiempo", dijo una de las investigadoras del estudio. "Hasta donde sabemos, este es el estudio más grande jamás realizado, para cualquier infección aguda, que ha medido los cuatro componentes de la memoria inmunológica".

Los hallazgos, publicados en la edición en línea de Science podrían significar que los sobrevivientes de covid-19 tienen inmunidad durante meses, quizás años después de la infección.

LEER: FUTURAS PANDEMIAS SERÁN PEORES

El nuevo estudio ayuda a aclarar algunos datos sobre covid-19 de otros laboratorios, que mostraron una caída dramática de los anticuerpos que combaten esta enfermedad en los meses posteriores a la infección.

"Por supuesto, la respuesta inmune disminuye con el tiempo hasta cierto punto, pero es normal. Eso es lo que hacen las respuestas inmunes. Tienen una primera fase de aumento, y después de esa expansión fantástica, finalmente la respuesta inmune se contrae un poco y llega a un estado estable", dice uno de los investigadores.

La Universidad de Texas describió en el SARS-CoV-2 una pequeña clave molecular, una proteína ‘espiga’ que permite la entrada del coronavirus en la célula.

¿Cómo entra el virus a las células? El virus SARS-CoV-2 usa la proteína S para iniciar la infección de células humanas, por lo que los investigadores buscaron células B de memoria específicas para esa proteína y descubrieron que las células B de memoria específicas de esa proteína aumentaban en la sangre seis meses después de la infección.

Los sobrevivientes de covid-19 también tenían un ejército de células T listas para luchar contra la reinfección. Las células T "auxiliares" CD4 + de memoria permanecieron, las cuales estarán listas para desencadenar una respuesta inmune si veían el SARS-CoV-2 nuevamente.

También quedaron muchas células T "asesinas" CB8 + de memoria, listas para destruir las células infectadas y detener una reinfección. Las diferentes partes del sistema inmunológico adaptativo trabajan juntas, por lo que ver anticuerpos que combaten covid, células B de memoria, células T CD4 + de memoria y células T CD8 + de memoria en la sangre más de ocho meses después de la infección es una buena señal.

"Esto implica que hay una buena probabilidad de que las personas tengan inmunidad protectora, al menos contra enfermedades graves, durante ese período de tiempo, y probablemente mucho más allá", dice Crotty.

¿CÓMO REALIZARON EL ESTUDIO?

Para este estudio sobre la inmunidad, se reclutaron 188 personas con COVID-19. Los sujetos (80 hombres, 108 mujeres) representaron una variedad de casos de COVID-19 asintomáticos, leves, moderados y graves y fueron reclutados en múltiples sitios en los Estados Unidos. La mayoría de los sujetos eran de California o Nueva York. La mayoría de los sujetos tenían un caso "leve" de COVID-19, que no requirió hospitalización.

El 93% de los sujetos nunca fueron hospitalizados por COVID-19; El 7% de los sujetos fueron hospitalizados, algunos de los cuales requirieron cuidados en la unidad de cuidados intensivos (UCI) ( Tabla 1 ). Esta distribución de la gravedad de los casos fue coherente con la distribución general de la gravedad de la enfermedad sintomática entre los casos de COVID-19 en los EE. UU.

El estudio consistió principalmente en casos de enfermedad sintomática (97%, Tabla 1), debido a la naturaleza del diseño de reclutamiento del estudio. Las edades de los sujetos variaron de 19 a 81 años ( Tabla 1 ). La mayoría de los sujetos proporcionaron una muestra de sangre en un único momento, entre 6 días después del inicio de los síntomas (PSO) y 240 días PSO ( Tabla 1 ), con 43 muestras a ≥ 6 meses PSO (178 días o más). Además, 51 sujetos del estudio proporcionaron muestras de sangre longitudinales durante varios meses (2-4 puntos de tiempo; Tabla 1 ), lo que permitió la evaluación longitudinal de la memoria inmunitaria en un subconjunto de la cohorte.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias