El blog de Mauricio Kawas: "Si Wilfredo Guzmán se queda, entonces que sea para resolver y unir"

Mauricio Kawas dice que si Wilfredo Guzmán, a pesar de semejante voto de sensura de siete clubes. ha decidido quedarse en su cargo deberá comportarse como líder y buscar diálogo.

Mauricio Kawas dice que si Wilfredo Guzmán decidió quedarse en la presidencia de Liga para demostrar que le importa el fútbol, pasará del fracaso al éxito.
Mauricio Kawas dice que si Wilfredo Guzmán decidió quedarse en la presidencia de Liga para demostrar que le importa el fútbol, pasará del fracaso al éxito. *
Por Mauricio Kawas

Estamos claros que Wilfredo Guzmán no está obligado a renunciar y en efecto no lo ha hecho a pesar de la nota que enviaron siete clubes de nuestra Liga Nacional. En muchos otros países un directivo que recibe semejante voto de censura hubiera optado por lo correcto y lo digno, aceptar que ha fracasado en su gestión como líder de la Liga y presentar su renuncia.

Orlando Ponce Morazán: Explota la crisis en la Liga Nacional y los caníbales atizan el fuego

¿Por qué digo que fracasó? Cuando un líder no ha sabido ganarse ni el apoyo ni la confianza del grupo que comanda, entonces habrá fracasado. Porque se puede estar muy en contra de una persona, pero si esta persona sabe manejar los momentos de crisis y demuestra que está trabajando por el bien común manteniendo siempre una buena comunicación, entonces esa opinión contraria comienza a cambiar hasta convertirse en apoyo.

Es parte de ser un líder. Y Wilfredo Guzmán no ha podido serlo. Al contrario. Más bien se encierra en su estilo equivocado de manejo, llevando todo a la confrontación con la ayuda de los directivos del club que lo llevaron al poder.

Wilfredo2.1(800x600)

Siete clubes pidieron la renuncia de Wilfredo Guzmán a la presidencia de Liga. El ente respondió confirmando que seguirá en su cargo.

Y es que se puede tener buena capacidad administrativa y ser bueno con los números. Pero nada de eso servirá si no se tiene capacidad de liderazgo.

Traslademos esto a un equipo de fútbol. ¿Qué hace un dirigente cuando el club no está rindiendo y no logra buenos resultados? ¿Despide a todo el plantel o al director técnico?.

Pasemos esto ahora al conflicto actual. Tenemos un equipo de 10 elementos, pero el equipo no marcha para nada bien. ¿Se van los directivos de estos clubes o el que está a la cabeza dirigiendo? Creo que ya nos vamos entendiendo, ¿verdad?.

El presidente de la Liga Nacional tiene que comprender que él no solo se debe a quienes le ayudaron para llegar al cargo. Una vez ganada la elección y asumido el puesto, él se debe a los diez clubes por igual.

Su solución al problema no puede pasar por encerrarse en el “bunker” del Real España y blindarse arropándose con el apoyo de 2 o 3 clubes.

Eso de nada le va a servir si tiene a más del 50% de los equipos inconformes con su labor. Da la impresión que sus decisiones se definen en ese “bunker” sin importarle lo que la mayoría opina y pensando sólo en quienes le apoyan.

Wilfredo3.1(800x600)

Wilfredo Guzmán ha decidido quedarse en la presidencia de Liga y este lunes convocó a los presidentes de los 10 clubes a una reunión para definir el futuro del fútbol hondureno.

Pero bueno, ya Wilfredo Guzmán decidió seguir en el puesto. La pregunta es, ¿para qué ha decidido seguir? Si su idea es continuar confrontándose con los que su grupo de apoyo ha llamado “los rebeldes berrinchudos” pues la Liga seguirá penando. O bien si se ha quedado para seguir más del lado de la Fenafuth que de la Liga Nacional, pues todo continuará igual de complicado.

El blog de Kike Lanza: "La eliminatoria no será nada fácil. Si una hexagonal ya era difícil, una octagonal lo será más"

Pero si él decide seguir para cambiar su forma y su estilo de gobierno. Si se ha quedado para procurar acercase a todos y tener más y mejor comunicación. Y sobre todo, si ha decidido aferrarse al cargo para demostrar que le interesa toda la Liga y no unos pocos, entonces él podrá pasar del fracaso al éxito.

Si eligió quedarse, que sea para comportarse como lo hacen los líderes responsables y con capacidad, dando siempre la cara y buscando el diálogo cada vez que sea necesario. Está en sus manos.