Una viróloga china huyó rumbo a Estados Unidos y cuenta la verdad del COVID-19: ''Se podrían haber salvado miles de vidas''

Li-Meng Yan es una de las primeras científicas que trató el coronavirus y confiesa que la silenciaron.

Li-Meng Yan reveló que el Gobierno chino presidido por Xi JinPin sabía del COVID-19 antes de que lo publicaran en diciembre.
Li-Meng Yan reveló que el Gobierno chino presidido por Xi JinPin sabía del COVID-19 antes de que lo publicaran en diciembre. */ �
Redacción

Una viróloga de la Universidad de Salud Pública de Hong Kong asegura que tuvo que huir de China rumbo a Estados Unidos el pasado 28 de abril para revelar al mundo todo lo que sabía de primera mano sobre el nuevo coronavirus.

China hace cruda revelación sobre las primeras muestras del virus

Su nombre es Li-Meng Yan y en una entrevista para Fox News aseguró que el Gobierno chino conocía con exactitud la existencia del COVID-19 mucho antes de que se informara oficialmente en diciembre sobre el brote surgido en Wuhan.

Además, la científica cuenta que fue silenciada por sus superiores cuando trabajaba en la investigación de la enfermedad y afirma que podría haber evitado miles de muertes.

''No se trata de política, se trata de salvar vidas. Se podrían haber salvado miles de vidas'', comenzó diciendo una impotente Li-Meng Yan.

Exiliada en Estados Unidos, la viróloga también denunció que China está tratando de destruir su reputación. ''La razón por la que vine a Estados Unidos es porque tengo que dar el mensaje de la verdad sobre el COVID-19'', indicó la especialista, que permanece escondida, ya que cree que si hubiese contado su historia habría acabado ''desaparecida o asesinada'' en su país.

Viróloga avisó del COVID-19 hace un año, fue silenciada y lanza otra dura advertencia

Asimsimo confirmó que fue una de las primeras científicas del mundo en estudiar el coronavirus y señaló que en 2019 recibió el encargo de su supervisor y consultor de la OMS, el doctor Leo Poon, de llevar a cabo una investigación secreta sobre un coronavirus parecido al SARS que había surgido en China.

''El gobierno de China se negó a permitir que los expertos extranjeros, incluidos los de Hong Kong, investiguen en China'', indicó Li-Meng Yan. ''Entonces recurrí a mis amigos para obtener más información'', añadió.

Amenazas y despedida

Uno de ellos, que es científico del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de China, conocía todos los casos y le contó el 31 de diciembre sobre la transmisión de la enfermedad antes de que China o la OMS admitieran que tal propagación era posible.

En medio de las discusiones con los colegas sobre el coronavirus, la epidemióloga confesó que los de Wuhan guardaron silencio y pidieron a los demás que no buscaran más detalles. ''No podemos hablar de eso, pero necesitamos usar máscaras'', recordó que le dijeron.

A partir de ese momento, Li-Meng Yan recibió amenazas para que abandonara la investigación. Posteriormente viajó a Los Ángeles el 28 de abril y sus denuncias provocaron que la Universidad de Hong Kong haya eliminado su página web y anunciado que ya no es miembro del equipo.

Pese a todo lo ocurrido, la viróloga insiste en que seguirá desvelando información sobre los resultados de su investigación que probaría que el Gobierno chino no dijo toda la vedad sobre la pandemia.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias