Futbolista sobrevive al puente derrumbado en Génova y cuenta los momentos de terror

Davide Capello, de 33 años, se encuentra entre los sobrevivientes de la tragedia que cobró la vida de al menos 35 personas, incluidos un bebé y un niño de 10 años.

Davide Capello confesó a medios italianos que pensó que iba a morir durante el colpaso del puente.
Davide Capello confesó a medios italianos que pensó que iba a morir durante el colpaso del puente. *
DIEZ

Un futbolista italiano, estaba cruzando el puente cuando se derrumbó de la autopista de Génova dejando al menos a 35 personas muerta,s ha revivido su milagroso escape de esta tragedia que conmocionó al mundo.

El ex arquero Davide Capello se encuentra entre los sobrevivientes de dicho derrume que sumió a Italia en el luto y provocó una gran investigación para la constructora que realizó el proyecto de remodelación.

Capello, de 33 años, pensó que iba a morir y solo miraba con terror mientras el camino desaparecía ante sus ojos haciendo que su auto cayera al suelo.

"Estaba convencido de que iba a terminar mal", dijo el ex portero profesional, que ahora juega de forma amateur, a los medios locales desde el hospital.

LAS IMPACTANTES IMÁGENES DEL PUENTE DERRUMBADO EN GÉNOVA

"Pero gracias a Dios he vivido para contarlo. Es increíble que aún esté vivo. Es un milagro", dijo aún conmocionado.

Hasta el momento se ha confirmado la muerte de al menos 35 personas, pero se espera que el número aumente a medida que se recuperen más cadáveres de entre los escombros.

El viceprimer ministro de Italia, Matteo Salvini, prometió hacer pagar a los responsables del desastre. Un fallo fatal en su construcción o desgaste puede ser la culpa, dicen los expertos.

Capello, que ahora también trabaja como bombero, describió la "escena apocalíptica" de la que fue rescatado. Escuché un ruido y luego colapsó", dijo.

"Mi auto cayó 30 metros y se quedó atascado en los escombros. Algunas personas me ayudaron a salir. Todavía no entiendo cómo mi automóvil no fue aplastado. Fue impactante. Es increíble que todavía estoy vivo. Es un milagro, no tengo ni un rasguño", decía.

Docenas de automóviles y camiones cayeron en picada hasta 300 pies cuando una enorme sección de 260 pies del puente Morandi cedió el paso alrededor de las 11.30 hora local.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias