El blog de Astor: Anular el torneo en Honduras tendría efectos devastadores en nuestro fútbol   

El exfutbolista y ahora experto en leyes deportivas, se refiere a las opciones que FIFA está planteando para apoyar a la crisis en el fútbol debido al coronavirus.

Por Astor Henríquez

A pesar de la cancelación y suspensión indefinida de competiciones deportivas producto de la epidemia del coronavirus-COVID-19, la industria del futbol debe continuar la búsqueda de soluciones para aminorar el impacto económico negativo. En esta ocasión nos vamos a centrar en algunos temas importantes que un grupo de trabajo creado por FIFA abordó unos días atrás y en donde ya existen recomendaciones (aun nada oficial) para flexibilizar las regulaciones en el ámbito de los traspasos y contratos de los futbolistas; y brindaremos un breve análisis del impacto que podrían tener estas regulaciones en nuestro país.

Este grupo de trabajo conformado por representantes de confederaciones, asociaciones nacionales, clubes, ligas, futbolistas y representantes de la misma FIFA, es consciente que deben buscar medidas urgentes ante los perjuicios y la incertidumbre que ya ha causado el COVID-19; las propuestas podrían ser las siguientes:

1. Los contratos que vencen el 30 de junio deben expirar al final de la temporada.-
Especialmente en Europa, los acuerdos con los futbolistas son a término fijo, es decir con fecha específica de terminación (lo normal es hasta 30 de junio); es por ello que al alargarse la temporada más allá del 30 de junio, requiere una regulación especial para protección de los clubes y sobre todo para salvaguardar la integridad de las competencias, ya que seguramente algunos futbolistas ya tienen acuerdos con otros clubes una vez finalicen sus actuales contratos o vuelvan a los clubes de origen producto de una cesión.
La barrera que tendría esta “prórroga automática” hasta el final de la temporada, es que debe existir consentimiento de ambas partes para que dicha prorroga sea conforme a derecho; uno de los riesgos de los futbolistas es una lesión durante la “prórroga automática” de su contrato, ya que afectaría un posible traspaso una vez finalizada la temporada.

¡Puede interesarte! El blog de Ponce: Alerta a Fenafuth que podría perder a Coito

POSIBLE APLICACIÓN EN NUESTRO PAIS…
Esto no tendría mayor complicación en nuestro país, ya que de reiniciarse la competencia en el mes de mayo, existe mucha posibilidad que el torneo culmine la última semana de junio; y en caso que se extendiera más allá del 30 de junio la mayoría de los clubes de Liga Nacional tienen establecido que el plazo de la duración de sus contratos con los futbolistas es por la duración de la competencia, es decir, no sería necesario en la mayoría de los casos una “prórroga automática”. Para efectos de ejemplificación, algunas cláusulas en relación a la duración de contratos son semejantes a lo siguiente: “… el presente contrato tiene por objeto la prestación de servicios de El Jugador al Club, durante la Temporada Torneo de Clausura y Apertura 2019-2020…”; son raras excepciones quienes establecen sus contratos a término fijo (fecha estipulada); con esto la mayoría de los clubes tendrían asegurados sus futbolistas hasta la culminación del actual torneo.

RS449961_YA CalendarioLiga (15)(800x600)

"La industria del futbol debe continuar la búsqueda de soluciones para aminorar el impacto económico negativo".



2. FIFA quiere que sean los clubes y jugadores quienes lleguen a un consenso en cuanto al aplazamiento o reducción de salarios mientras la presente crisis detiene las competencias.
En legislaciones como la española, los futbolistas son tomados como trabajadores, y asimismo existe en España una figura legal en materia laboral denominada Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), que es la “Suspensión del contrato o reducción de jornada por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción o derivadas de fuerza mayor”; algunos clubes de segunda división en España ya han implementado esta figura legal; en cambio clubes como el Barcelona, Juventus y Bayern de Múnich entre otros, son ejemplos de acuerdos de rebaja salarial que parten de la buena voluntad de sus futbolistas con el objetivo de apoyar en la crisis producida por el COVID19, sin duda veremos más ejemplos en los próximos días.

El día que el fútbol pasó a segundo plano: Por Fredy Nuila

POSIBLE APLICACIÓN EN NUESTRO PAIS…
En término legales, en nuestro país el futbolista no es considerado un “trabajador”, por tanto no fue una opción para los clubes, acudir a la “suspensión de contrato de trabajo”, la cual está regulada en las leyes laborales. La figura que se utiliza para establecer una relación entre clubes y futbolistas es la prestación de servicios profesionales regulada a través de un contrato que posteriormente se registra en la Liga Nacional de Fútbol.

Ligas de Europa y Sudamérica son las regiones que tienen un mayor inconveniente con la pandemia del COVID19, ya que a parte de lo económico, también deben velar para cumplir diligentemente y trabajar en armonía con un calendario de competencias global; en nuestra liga local tenemos la ventaja que ya ha transcurrido una parte importante de la competencia y se tiene un mayor espacio de tiempo disponible para finalizar el torneo; pero no podemos negar que el gran problema continua siendo el de siempre… lo económico.

ASTOR.52(800x600)


La generalidad de formato de contrato que manejan los clubes en Honduras (mientras dure la competencia), los obliga a renegociar temas salariales con sus futbolistas, ya que de lo contrario se ahogarían económicamente obligándose a pagar salarios hasta la culminación del actual torneo; es por ello que algunos clubes le apuestan a la anulación del torneo buscando evadir una carga económica que puede ser insostenible; anular el torneo tendría efectos devastadores en nuestro futbol, ya que también están de por medio los patrocinadores quienes son los que prácticamente sostienen a los clubes.

Algo relevante en este aspecto es que en estos momentos no existen las mismas condiciones que se dieron al inicio o al momentos que los clubes celebraron contratos con sus futbolistas, es decir, el objeto del contrato no se está cumpliendo por razones ajenas a ambas partes, en este caso por causa de fuerza mayor, en otras palabras, los clubes no están recibiendo los servicios acordados con los futbolistas, y estos no pueden prestar los servicios en virtud del estado de emergencia sanitaria decretada por el gobierno.

Es por ello que los futbolistas deben estar conscientes que todo el entorno del fútbol sufrirá pérdidas y que ellos no son la excepción, por tanto deben tener flexibilidad para llegar a un acuerdo que permita aminorar la pérdida económica de los clubes.

RS452070__K1A1652(800x600)

"Asociaciones nacionales, clubes, ligas, futbolistas y representantes de la misma FIFA, es consciente que deben buscar medidas urgentes ante los perjuicios y la incertidumbre que ya ha causado el COVID-19".





3. Los contratos que comienzan el 1 de julio se retrasaran hasta la nueva fecha de inicio de la próxima temporada; asimismo, los acuerdos de transferencia deben retrasarse hasta la nueva fecha de inicio de la próxima temporada.


POSIBLE APLICACIÓN EN NUESTRO PAIS…
Si bien es cierto sería una medida idónea para preservar la integridad de las competencias y la economía de los clubes a nivel global, en nuestro país no tendría mayor relevancia, ya que seguramente, en caso de no declararse nulo el torneo, nuestra temporada finalizaría la última semana de junio, por mucho la primer semana de julio, siendo excepcionales los casos que abarcaría esta medida en caso de hacerse oficial.

4. Todas las federaciones pueden extender o modificar los periodos de registro, esto para que las ventanas de transferencia puedan ajustarse a las nuevas fechas de temporada.
FIFA estaría dispuesta a retrasar el comienzo de la ventana de traspasos de verano e incluso prolongarla por más tiempo del ya estipulado.

Estamos aún a la espera de los principios y enmiendas que FIFA anuncie formalmente; no hay duda que se requiere una respuesta armonizada, algo que se puede volver complicado en vista que son 211 Federaciones nacionales miembros, es decir, potencialmente 211 diferentes conjuntos de leyes nacionales que pueden afectar los contratos de trabajo, siendo el mayor problema en los contratos que expiran al 30 de junio próximo y en donde no se puede obligar a un futbolista a trabajar en contra de su voluntad renovando un contrato por el termino restante de la temporada más allá del 30 de junio.

En estos momentos de incertidumbre mundial, nuestro fútbol tiene la ventaja que aun dispone de tiempo suficiente para poder culminar el torneo y así no tomar decisiones que aumenten el impacto negativo; asimismo, contamos con directivos curtidos de sacrificio por sus clubes y estoy seguro que esta vez no será la excepción. No hay duda que se espera que se materialice la buena voluntad de FIFA de poner sus millonarias reservas a la disposición del futbol mundial para lograr sobrepasar uno de sus mayores retos de la historia… ¡SI SE PUEDE!

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias