Blog Gaspar Vallecillo: Entendiendo el modelo de juego de 'Choco' Lozano y sus virtudes sobre el campo

El entrenador hondureño Gaspar Vallecillo escribió este lunes sobre los valores puntuales que resaltan el trabajo de Antony Lozano sobre el terreno de juego.

Gaspar Vallecillo

Antes de comenzar a escribir este texto, me adentré a un diálogo de escritor - lector, con Jorge Valdano, multifacético cuentista del juego. El 19 de octubre del 2016 el argentino juntó palabras para describir la figura de Johan Cruyff, tituló el artículo: ¿Qué haría Johan? En esa obra de realidades futbolísticas se puede leer lo siguiente: “Porque el gol, según Cruyff, es tan hijo del juego como de los especialistas. Invito a los lectores a buscar ese escrito y saber aprender con esas palabras.

Jugar trae consecuencias colectivas, sentirse parte del juego estimula interpretar la globalidad del fútbol; una actividad que entiende muy bien Anthony Lozano. Todavía no podemos dimensionar el crecimiento posicional del jugador hondureño, él se sabe poseedor de habilidades inherentes a este deporte.

Lograr pasar el balón, comprender cuándo y cómo hacerlo es sumamente complejo; lo que hace Lozano tiene más valor todavía cuando observamos que hay varios delanteros en La Liga que tienen estas virtudes.

Te puede interesar: Nerlin Membreño y su proyección con varios modelos de juego para crear su propio estilo con el Vida

El fútbol lo clarifica, sus aventuras (sus desmarques de ruptura y de apoyo) son presentados al público como una necesidad colectiva, un comportamiento que le propicia contextos favorables a sus compañeros. Flotar en intermedias, como antes lo hemos visto ya, tirarse a los costados y asistir a sus compañeros.

Lozano sabe mantenerse constantemente en comunicación con su equipo mediante los pases, estos, son un medio para transmitir ideas y sensaciones en el juego. El fútbol parece entenderlo así, una actividad que mediante el buen gesto puede generar cosas productivas.

Anthony Lozano se siente protagonista del juego y se ve involucrado en el mismo. Futbolistas así denotan un interés que transciende el simple hecho de una anotación. Concibe el gol como una recompensa al trabajo de un conjunto.

Su percepción visual, su posicionamiento en el campo, sus movimientos tienen como resultado un contexto individual que beneficia a su equipo. No nos olvidamos que quiere anotar, que su oficio es buscar el arco rival, pero como escribió Valdano: “El gol, según Cruyff, es tan hijo del juego como de los especialistas”