El blog de Mauricio Kawas: "Hoy más que nunca, la opción de permitir cierta cantidad de público en los partidos, se vuelve una necesidad imperativa"

Mauricio Kawas entiende a los clubes de Liga Nacional de Honduras en su necesidad para realizar la solicitud de jugar con público.

Mauricio Kawas en su blog le hace saber a las autoridades que deben escuchar la solicitud de los clubes de Liga Nacional de jugar con público.
Mauricio Kawas en su blog le hace saber a las autoridades que deben escuchar la solicitud de los clubes de Liga Nacional de jugar con público. *
Por Mauricio Kawas

No vamos a descubrir nada nuevo. La mayoría de los equipos de Liga Nacional la están pasando muy mal en lo económico. De hecho, antes de la pandemia ya la estaban pasando de lo peor.

El blog de Gaspar Vallecillo: Así juega Pedro González, el nuevo aliado de Leo Messi en el Barcelona

Este virus lo ha complicado en muchos sentidos debido a los elevados costos que debe enfrentar cada club para sostener el campeonato. Todos se están esforzando, pero a la mayoría les cuesta mucho más que otros.

Veo muy difícil que sin ayuda externa el torneo se pueda sostener en las condiciones actuales por mucho tiempo más.

Cada ronda de pruebas les cuesta a los equipos un promedio de L80mil y se deben realizar dos veces al mes cargando un costo bastante alto. Luego está la inversión en bioseguridad para los entrenamientos y cada una de las concentraciones.

Cierto que antes de la pandemia la asistencia de aficionados no era tan alta, pero por lo menos era un ingreso para los clubes.

Hoy más que nunca, la opción de permitir cierta cantidad de público en los partidos, se vuelve una necesidad imperativa para los clubes. La pregunta es si hay condiciones para lograr autorización.

Antes de seguir con este blog, debo aclarar que no soy ningún experto en el tema y mi análisis será sobre la base de cómo se ha manejado en países vecinos y lo que los médicos recomiendan.

ELSalvador.100(800x600)

El mejor ejemplo cerca lo tenemos en El Salvador. Comenzaron manejando todo muy bien, pero lo terminaron muy mal.

En la etapa regular se respetaron elementos como el distanciamiento, cantidad controlada de ingreso, uso de mascarilla entre otros. Pero ya hacia la etapa de liguilla se perdió el orden y era evidente que no estaban respetando el porcentaje autorizado. Sobre todo, en semifinales y la final disputada ayer domingo.

El Cuscatlán estaba fácilmente con un 50% de su aforo. Así pensemos en el buen ejemplo de la etapa regular del campeonato salvadoreño.

Sobre esa base yo diría que si los clubes se comprometen a manejar el regreso de público de manera responsable y respetando todas las recomendaciones entonces es algo que se puede discutir. Pero lo primero que los equipos deberán resolver, sobre todo los llamados grandes, es cómo coordinarse con las autoridades para controlar sus respectivas barras.

Sin un plan para garantizar que las barras estarán bajo control, el regreso de la afición no será posible. Por lo menos para Olimpia, Motagua, Marathón y Real España.

barra.422(800x600)

Pero si se supera ese reto lo demás se podrá manejar con más comodidad. En un lugar abierto, con distancia de más de dos metros y usando mascarilla deja casi nulas posibilidades de contagio.

Así me lo han confirmado varios médicos con los que he consultado sobre el tema. Pero también se deberá manejar con mucho orden los momentos del ingreso y de la salida de la instalación para evitar aglomeraciones.

Como no soy médico ni experto en este tema no diré si estoy a favor o en contra del regreso de los aficionados. Esa decisión tiene que ser única y exclusivamente de la autoridad competente y de los especialistas que están a cargo de llevar el control de esta pandemia.

Lo que sí dejaré claro es que entiendo a los clubes en su necesidad para realizar la solicitud. Ellos ven a los políticos reuniendo, sin medidas mínimas de control, a miles de personas.

También han visto como las iglesias hacen lo mismo. Los equipos de Liga ofrecen un mejor manejo con mayor responsabilidad. Creo que están en todo su derecho.