El blog de Elmer López: "El don de jugar al fútbol y el secreto para que triunfe la persona que lo tiene"

El doctor Elmer López recuerda a futbolistas que tuvieron el don para jugar al fútbol, pero lo desaprovecharon. Además, brinda las claves para triunfe el que lo tiene.

En su blog de hoy, el doctor Elmer López Lutz cuenta los secretos para que triunfe una persona que tiene el don de jugar al fútbol.
En su blog de hoy, el doctor Elmer López Lutz cuenta los secretos para que triunfe una persona que tiene el don de jugar al fútbol. *
Por Elmer López Lutz

Desde cipote disfrutaba mucho jugar fútbol y soñaba con ser una gran estrella. Recuerdo que, aunque no era mal jugador, pues siempre era de las primeras elecciones en las potras, realmente no había nacido con el don que se necesitaba para sobresalir en el fútbol.

Así que a medida que me adentraba en mis estudios, me di cuenta que tenía que tomar una decisión, por lo que hice la siguiente reflexión: el fútbol no me va a dar de comer, una carrera sí.

En todo el mundo, la gente a menudo lucha con lo que el escritor sudafricano Laurens Van Der Post llamó “la carga del sinsentido”.

Te puede interesar El blog de Gaspar Vallecillo: Lukaku y Sergio Busquets, los modelos de juego que destacan en la Eurocopa

La gente se da cuenta que tiene un don en su vida, pero no sabe qué hacer con él; no sabe cuál es el propósito de ese don y no sabe cómo usarlo. Es como darle a alguien una biblioteca llena de libros, solo para que la persona, en vez de leerlos, los use para hacer fogatas. ¡Qué terrible desperdicio para algo tan valioso!.

El don de jugar al fútbol, es la habilidad de recepcionar, conducir y distribuir el balón, es la capacidad de iniciar y de concluir una jugada y es la intuición para encontrarse en el lugar y en el momento preciso.

Puedo mencionar a varios futbolistas que tuvieron el don de jugar al fútbol, pero que no supieron qué hacer con él. En el ámbito internacional recuerdo al salvadoreño Jorge “Mágico” González, al brasileño Adriano “El Emperador” y al italiano Mario Balotelli.

magico.53(800x600)

Estos tres personajes eran unos superdotados, poseedores del talento innato para convertirse en superestrellas del fútbol, del que fácilmente hubieran roto muchos récords, así como el de asegurar su futuro económico. Pero no supieron aprovechar su don de la mejor manera.

También, en el ámbito del fútbol nacional vienen a mi mente el nombre de varios futbolistas que hubiesen logrado obtener grandes éxitos, si tan sólo se hubieran enfocado en sacar el mayor provecho de su talento. Para no dañar susceptibilidades, no mencionaré sus nombres, pero sus historias son conocidas.

Por el otro lado, mencionaré a los dos futbolistas internacionales que, al identificar su don para jugar al fútbol, supieron explotar al máximo sus carreras. Sin lugar a dudas son Cristiano Ronaldo y Lionel Messi.

Messi.7317(800x600)

Entonces viene la pregunta del millón, ¿cuál es el secreto para que una persona que tienen el don de jugar al fútbol triunfe?

Después de pasar involucrado en el fútbol por casi 20 años, viendo desfilar a una gran cantidad de jugadores nacionales y extranjeros, vi que algunos llegaron al equipo para triunfar y seguir escalando en el fútbol internacional, mientras que otros se fueron apagando hasta salir del equipo sin pena ni gloria.

La diferencia entre unos y otros es tener un propósito para con su don. Es entender que hay que permanecer enfocados en las actividades que benefician el desarrollo de ese don (entreno, alimentación y descanso), y evitar las actividades que lo perjudican (vicios, desvelos y mala alimentación), pero sobretodo, es estar cada día dispuestos a sacrificarse con el único objetivo de aprender, porque en esta vida (y el fútbol no es la excepción), nunca se deja de aprender.

El aprendizaje es lo que da la madurez, con la cual se hace frente a las situaciones cambiantes de un partido, del ambiente futbolístico y de la vida.

Para nuestros jóvenes futbolistas que se aprestan a comenzar un nuevo torneo de liga y que tienen ese maravilloso don de jugar al fútbol, como también para los que ya tienen cierta madurez pero que están dispuestos a aprender algo nuevo cada día, les digo que sólo se vive una vez, por lo tanto, con la ayuda de Dios hay que desarrollar ese talento, no sólo como un medio de subsistencia, sino con el objetivo de que su nombre quede grabado en el equipo, en su país y en la historia.