El blog de Elmer López: "La mentalidad del futbolista y esa inmadurez de arrugarnos ante EUA y sobrarnos ante rivales de inferior nivel"

En su blog de hoy, el doctor Elmer López se refiere a lo que ocurre con el futbolista hondureño cuando enfrenta a Estados Unidos o rivales con un nivel inferior.

En su blog de hoy, el doctor Elmer López hace incapié en la mentalidad del futbolista profesional y lo que ocurre con el jugador hondureño cuando enfrenta a EUA.
En su blog de hoy, el doctor Elmer López hace incapié en la mentalidad del futbolista profesional y lo que ocurre con el jugador hondureño cuando enfrenta a EUA. *
Por Elmer López Lutz

Soy médico, y cada vez que ejerzo mi profesión, enfoco todos mis conocimientos, destrezas y
habilidades en brindar la mejor atención al paciente que está frente a mí. No importa si el paciente es hondureño o extranjero, no importa si es estudiado o analfabeta, si es pobre o si tiene dinero, si es mestizo, es de color o es blanco; si es hombre, mujer o con otra preferencia sexual, si es cristiano o es ateo.

Nada de eso me preocupa pues, al fin y al cabo, independientemente de todos los factores
mencionados, su sangre es idéntica a la mía, necesita de mi ayuda y estoy capacitado para ayudarle.

De la misma manera, el futbolista de profesión que sale a jugar al campo, sabe hacer bien su trabajo, sin importar el tipo de rival al cual se enfrenta, sin distingos de nacionalidad, raza, ranking de FIFA o poderío económico.

El blog de Orlando Ponce: "Fabián Coito, cuidado con otro ridículo en la Copa Oro"

Una cosa era lo que ocurría en los inicios de nuestro fútbol, por ejemplo, cuando una inocente Selección de Honduras participó por primera vez en las eliminatorias a una Copa del Mundo (Chile 1962) y fue goleada el 11 de septiembre de 1960, 5 a 0 en San José por una experimentada selección de Costa Rica, a lo que posteriormente la historia señala en los 22 enfrentamientos adicionales en eliminatorias mundialistas entre ambas selecciones con 10 triunfos para Honduras, 8 empates y 5 derrotas.

De igual forma recordamos las consuetudinarias goleadas que nos llevábamos al enfrentar a México, hasta que un 21 de septiembre de 1996 se le ganó por primera vez a nivel de selecciones mayores en San Pedro Sula, y actualmente los enfrentamientos entre ambos combinados son altamente disputados.

Sin embargo, aún nos hace falta despojarnos del complejo de inferioridad que todavía nos perjudica cuando nos enfrentamos a los estadounidenses, pues claramente no aguantamos la presión y perdemos los encuentros en los minutos finales, inclinando aun la balanza de enfrentamientos entre ambos claramente a favor del país del norte.

478577scr_51121d00fbdfcf3(800x600)

Por otro lado, también tenemos serios problemas cuando nos enfrentamos a representativos nacionales ubicados en un ranking inferior al nuestro. Prueba de ello son los recientes fogueos ante los representativos nacionales de Nicaragua y Guatemala, donde se logró un empate in extremis y se cosechó una derrota respectivamente.

Esa inmadurez futbolística, de arrugarnos ante los del norte y de sobrarnos ante los rivales de inferior nivel, no debería de existir en el pensamiento del futbolista profesional, pues posee el conocimiento, la experiencia y la capacidad para hacer bien su trabajo.

dt.10995(800x600)

Nuestros futbolistas deben salir a jugar con el respaldo que da el saber que juegan en una liga cuyos equipos ahora dan pelea en los torneos de CONCACAF, de saber que poseen jugadores desequilibrantes y experimentados participando con buen suceso en el fútbol internacional, de saber que han completado el debido proceso que permite integrarlos en un equipo altamente competitivo y que tienen un cuerpo técnico muy bien capacitado.

Sin embargo, nada de lo anteriormente dicho tendrá valor si nuestros futbolistas no están plenamente convencidos de lo que son capaces, por lo que hago mías las palabras del famoso cirujano cardiovascular, Dr. Christian Barnard: “el hombre que gana es aquel que cree que puede hacerlo”.