Mauricio Dubón: "En béisbol soy el número uno, pero en la historia están Pavón, Costly, Suazo"

En exclusiva con DIEZ, el segunda base de Gigantes de San Francisco tocó temas sensibles del deporte hondureño y se abrió como no lo había hecho desde su estreno en Grandes Ligas.

Mauricio Dubón no pierde la concentración y está más que comprometido con su carrera de beisbolista en Gigantes de San Francisco. San Pedro Sula, su ciudad, le acoge mientras se entrena de forma personalizada.
Mauricio Dubón no pierde la concentración y está más que comprometido con su carrera de beisbolista en Gigantes de San Francisco. San Pedro Sula, su ciudad, le acoge mientras se entrena de forma personalizada. *
Fredy Nuila

Sencillo y sincero. Mauricio Dubón, el único beisbolista que representa Honduras en Grandes Ligas con Gigantes de San Francisco, habló de todo un poco con DIEZ y no se guardó nada.

En exclusiva y a la orilla del campo de pelota José Enrique Bonilla, en el cual se formó como beisbolista y vivió momentos antes de saltar a la MLB, Dubón recordó días que, si bien nunca volverán, le ayudan a diario a recordar de dónde vino.

Su admiración por futbolistas del pasado, su vida amorosa y hasta Teófimo López, el boxeador de padres hondureños que está cerca de ser campeón mundial, fueron los temas de conversación más álgidos que tocó el sampedrano.

Considera que 2019 fue un gran año pero deja en claro que está para muchos más. Las figuras que vio en el pasado hoy son sus compañeros en la bahía, incluso uno, su mayor ídolo del 'deporte de la bola chica', es uno de sus confidentes a día de hoy.

Mauricio Dubón saltó al campo en Honduras: "Jugar en Grandes Ligas solo es un título, como ser ingeniero".

¿A qué sabe reencontrarse con Honduras después de un 2019 soñado?

Siempre hablé de eso y gracias a Dios se dio ese año.

¿Con qué se queda de este año que está por concluir?

Quiero ser más consistente, la gente cree que jugar en Grandes Ligas es ser el mejor... todo mundo tiene talento, nada más hay que ser más consistente.

¿Cuál es la diferencia entre un jugador de Grandes Ligas y uno que tiene talento y no ha dado el salto?

Hay varias cosas, por ejemplo, cómo aprender a jugar con 50 mil fanáticos a los 10 mil cuando uno está en Ligas Menores; aprender a separar eso, además la disciplina, todo mundo tiene talento pero si uno no es disciplinado no va a llegar a nada.

¿Qué tiene que mejorar Mauricio Dubón como jugador?

Físico, mental, trabajando para ser un poquito más consistente, poner de mi empeño para poder mantenerme ahí.

Mauricio Dubón no deja de trabajar ni en vacaciones y afina para la próxima temporada de Grandes Ligas, su segunda en la 'gran carpa'.

¿Qué siente al venir a esta cancha en la que creció jugando y después de pisar grandes escenarios?

Cada vez que me bajo de ese avión me transformo, no es Mauricio Dubón el jugador sino el que creció aquí y todo... venir y poder compartir con esta gente es increíble, porque podré haber jugado en Grandes Ligas, pero no lo tratan diferente a uno.

¿Extrañaba el acento catracho y a sus amigos de infancia?

Extrañaba eso demasiado, siempre que me mandaban videos de gente viendo los juegos aquí me daba como ganas de estar aquí a la misma vez, pero sabía que me estaban viendo. Es una bendición.

¿Qué sintió cuando le hablaron y le dijeron 'Mauricio, te toca debutar'?

Estábamos con la prometida mía comiendo, en un restaurante en Sacramento y me llamaron, vi un número raro y no lo contesté, me llamaron tres veces y me dijeron que no me iban a vender ni nada, era el mánager de Triple A, que después me dijo: 'felicidades, vas a debutar en Grandes Ligas'. Ese mismo día, literal, cancelamos la orden y manejamos para San Francisco que es una hora y media, ese día no jugué, llegué y me dijeron que me ambientara y el día siguiente iba a estar en el 'line up'.

¿Se le revolvieron los sentimientos? ¿qué pasó por su cabeza?

No me dio sino hasta el último juego del año, era un juego normal que tenía que jugar, no estaba nervioso ni emocionado... me fueron dando esos sentimientos hasta el final del año, cuando ponen un video en la pantalla del equipo, vi todas las jugadas y dije: 'Wow, llegué a Grandes Ligas, lo hice'.

En el país fue un 'boom', la gente emocionado por su debut en Grandes Ligas, ¿cuánto le motiva como deportista estar representando tan bien al país?

Bastante. Eso es una bendición. A mi me da risa a veces ver las noticias y ponen que 'él no se creció', 'a lo mejor los papás son hondureños'... aquí hay talento y todo, solo hay que apoyarlo.

Las nuevas generaciones de beisbolistas saben de Mauricio Dubón y quieren seguir sus pasos. Él se ve reflejado en ese deseo de estos pequeños.

Cuando le dijeron que era el segundo hondureño en Grandes Ligas usted corrigió y dijo que era el primero, pues nació y se formó aquí...¿por qué sintió decir eso?

La gente que solo va a Wikipedia y busca cosas sin saber, entonces la gente me pregunta por Gerald Young, pero ¿nómbrenme la Liga en la que jugó Gerald Young aquí en Honduras? No, él no jugó, se fue de aquí a temprana edad, no se asocia ni nada; yo soy el primer jugador formado y criado en Honduras.

¿Cuánto le costó llegar adonde llegó?

Recuerdo todo: los sacrificios, la gente que habló, que no apoyó, la que sí, todo se recuerda y son cosas que a uno lo motivan a enfocarse más y seguir para adelante. La gente me decía 'tené un plan de respaldo'... y yo no, ¿por qué voy a hacer eso? Creo en mí mismo y alcanzaré el sueño.

Se lo llevaron unos misioneros a Estados Unidos, pero fue su convicción la que lo llevó adonde está...

Eso fue para buscar una educación nada más y yo me acuerdo que le pregunté al scout que me firmó sobre cuándo fue la primera vez que me vio y me dijo que fue en un campo de Triple 'A' en Sacramento, di un jonrón y casi bateo un ciclo. Quedamos en contacto, me fue viendo jugar y le gusté suficientemente.

¿Dudó en algún momento que las cosas le iban a ir saliendo?

No. Yo sé que Dios tiene un plan, nunca dudé de mi habilidad, de las cosas que pasaban por algo...Los misioneros me llevaron a Sacramento, que queda a hora y media de San Francisco, son cosas que pasan por una razón, llegué a un equipo al que siempre iba a ver jugar.

Con su hermano Danilo observándolo atentamente, Mauricio se pone a tono para llegar fino a la pretemporada de febrero con Gigantes de San Francisco en Arizona.

¿Se imagino que las cosas se darían así?

Cuando se escucharon los rumores que me iban a cambiar, hablé con mi agente para que hiciera todo lo posible para buscar eso y gracias a Dios se dio la oportunidad.

¿Recuerda el partido que dio el día de la independencia de Honduras?

Fue buena, estaba pensando todo el tiempo en eso, fue algo que pasó y las cosas que Dios pone. El día de mi país, primer hondureño; fue una bendición.

¿Para un hondureño cuán difícil es sobresalir en Grandes Ligas?

La mayoría de gente cree que soy venezolano o de Curazao, pero les digo que soy hondureño; me preguntan si en Honduras juegan béisbol y les digo que somos buenos. Ya me empiezan a llamarme el 'hondureño', el 'catracho'... son cosas que se hablan en toda la Liga.

¿Siente que le está abriendo las puertas al beisbolista hondureño?

Claro, como le digo a la gente, no es algo de otro mundo, es de venir a trabajar y con disciplina; del mismo lado en que están practicando ellos salí yo, son cosas que tienen que aprender. Son las cartas que nos dieron a nosotros, por lo que hay que trabajar el doble. En mi caso fue tropiezo tras tropiezo y cuando me doy cuenta estoy arriba.

¿Fue su peor momento la lesión en Cerveceros de Milwaukee?

Fue algo triste que pasó, pero son cosas que pasan, ese año iba a debutar y son cosas que uno cree que pasan por mal. Yo le digo a la gente que si hubiera jugado ese año me hubiera quedado de titular en Milwaukee y no me habrían pasado a San Francisco, donde me siento en casa y cada día que voya jugar es una alegría.

¿Se sintió discriminado en Milwaukee?

Los números no mienten, yo hacía todo lo posible, llegó un punto en que estaba liderando a todos los short stop (campocortos) en categorías ofensivas de toda la Liga y no pasaba nada... se tuvo que lesionar el short stop titular y luego me bajaron. Somos seres humanos, le caigo bien a uno y tal vez a otros no, les agradezco que me dieron la oportunidad pero San Francisco creyó más en mi.

¿Qué significa que el hombre que lo llevó, Bruce Bochy, no seguirá la próxima temporada?

Eso fue algo increíble, yo lo veía en televisión y llegar a tener la química que tuve con él no lo había llegado a tener con un mánager en tan poco tiempo. Gracias a él que me dio la oportunidad y ahora estoy en contaco con el nuevo, es algo increíble estar en esa organización.

Brandon Crawford es el gran confidente de Mauricio Dubón

¿Cómo es compartir con figuras a las que admiró en el pasado?

Compartir el infield con ellos y la manera en que me hablaban, como su propio compañero de equipo; Brandon (Crawford) se portó conmigo increíble, me ayudó bastante y me pusieron el brazo encima y me ayudaron.

¿Quién lo ha ayudado más en el equipo?

Fue Brandon Crawford el que me ayudó más, en el aspecto mental y físico, en jugadas que se me hacían difíciles; yo miraba videos de él en la escuela y ahora le preguntaba en persona cómo lo hacía.

¿Cuán cercana es su relación con Brandon?

Hablo con él todos los días, cosas que hago aquí o allá, es como un hermano mayor.

¿Qué significado tiene cumplir su sueño? Esto es como que un futbolista hondureño juegue con Messi o Cristiano...

Increíble, la gente me preguntaba cómo se compara eso con el fútbol y es como que venga un jugador de Honduras y Real madrid contra Barcelona en la final de la Champions, 2-2, venga y meta el gol del gane. En Grandes Ligas como hay más cámaras, lo ve todo el mundo.

¿Es el béisbol el 'rey de los deportes' en Estados Unidos?

Como paso en un ambiente beisbolero solo escucho béisbol, pero están la NFL, NBA, pero el rey de los deportes en Estados Unidos es el béisbol todavía.

Luis Cano, uno de los entrenadores más influyentes de Mauro en sus inicios, le acompaña en los entrenamientos que realiza en San Pedro Sula.

AMOR, PAÍS, TEÓFIMO, FÚTBOL...

Si hacemos un comparativo de los mejores deportistas de Honduras, ¿en qué lugar se pondría?

En el béisbol el número uno (risas). En otras disciplinas no se puede comparar, yo no he ido a un Mundial, otra gente sí. Todavía no me he echado un país entero encima como lo han hecho Carlos Pavón y Carlo Costly... en béisbol, yo soy el número uno, pero en la historia del fútbol están Pavón, Costly, Suazo.

Los padres de Teófimo López son de Honduras, ¿usted considera que él representa al país?

Sí él cree eso está bien, pero son cosas de cada uno, a mí me gusta mi bandera y si a él no le gustó está bien.

Dubón se refirió a Teófimo López, a quien respeta como boxeador pero cuestiona su sentimiento por la bandera hondureña, uno que él asegura demostrar adonde vaya.

En esa polémica de la bandera usted salió al paso...

Son cosas que uno no puede negar, por más cosas que uno pase aquí o malas cosas que salen usted no puede negar de dónde salió. Si él no se crió aquí, lo entiendo, pero este fue el lugar que me vio nacer y el primer lugar que me dio la oportunidad. Agradezco eso.

¿Cómo toma usted la representación que le da él al país?

El hombre representó a Honduras, simplemente no me gustó el gesto que hizo con la bandera, son cosas que cuando uno asocia a Honduras lo hace con cosas malas y cuando le dan esa plataforma tiene que sobresalir y hacerlo resaltar, yo trato de hacer eso.

¿En cuanto a su vida personal lo vemos feliz?

Eso es importante, uno no puede hacer esto solo, necesita gente que lo apoye y ayude, gracias a Dios tengo ese grupo de personas que me ayudan y mantienen los pies sobre la tierra.

Se comprometió de matrimonio, debutó en Grandes Ligas... ¿Es su año el 2019?

Yo digo que vienen cosas mejores, gracias a Dios me comprometí con la mujer que quiero, la mamá de mis hijos; uno le da gracias a Dios por eso, 2018 fue un año de altibajos, en este también hubo pero se dio lo que uno quería.

¿Cómo llegó cupido a su vida?

El hermano de ella entrenaba con mi hermano, nos conocimos, platicamos y se armó una conexión; ella me ha puesto los pies sobre la tierra, me aconseja, eso es lo que uno ocupa en su vida. Ella me ayuda en vez de perjudicarme.

¿Qué lugares pretende visitar del país?

Yo creo que Copán, vamos a ir, no sé cuándo peros siempre me ha gustado ir ahí y a los Cayos.

¿Qué quedó del Mauricio Dubón niño?

Que todo va a estar bien, que no me preocupe y siga trabajando, que esos viajes, lágrimas y sudor van a ser para algo bueno.

Mauricio Dubón dice escuchar muchos los consejos de Carlos Pavón, ex gloria del fútbol nacional, con quien lo une una gran amistad por haber sido compañero y amigo de su hijo Júnior, también ex futbolista.

Hasta en la Selección de Honduras se ha mencionado su ejemplo, ¿qué simboliza para usted que trascienda entre los deportes del país?

Es algo bueno, me mantengo en contacto con Alberth Elis, lo veo en Houston y es uno de los mejores delanteros que tenemos...cuando juega la Selección lo veo. Comparto con los dos Carlos, Costly y Pavón, espero ser como ellos un exponente a nivel nacional.

¿Tiene contacto con ellos?

Con Pavón porque el hijo de él fue compañero de colegio mío, yo le pido consejos comop profesional y me ayuda bastante.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias