Keosseián: “En Olimpia hubo personas que en redes sociales eran mala leche conmigo”

El extécnico del Olimpia no descarta en volver por una revancha a Honduras. Revela que a muchos no les gustó verlo dirigiendo al Olimpia por su pasado y fueron 'mala leche'

El entrenador Manuel Keosseián cuenta que le gustaría tener una revancha en Olimpia donde siempre tuvo personas que le hacían anticuerpos.
El entrenador Manuel Keosseián cuenta que le gustaría tener una revancha en Olimpia donde siempre tuvo personas que le hacían anticuerpos. *
Kelvin N. Coello

“Estamos encerrados. Muchos aquí quedamos sin trabajo, es bravo he…”, así comenzamos la plática en DIEZ con el uruguayo Manuel Keosseián, entrenador que le dio grandes glorias al Marathón, llevó al Olimpia a dos finales pero las perdió y revela que nunca le dieron una oportunidad en la Selección Nacional de Honduras.

El estratega dice que cuando dirigió a los albos, muchos no lo aceptaron por su pasado y tuvo muchos anticuerpos y algunos periodistas utilizaron las redes sociales para crearle mal ambiente. “fueron mala leche”, cuenta desde Uruguay. Quiere una revancha en un futuro.

Ver. ROLANDO FONSECA HABLA MARAVILLAS DE JORGE LUIS PINTO

¿Cómo ha pasado estos días sin fútbol maestro?
Está bueno parar un poco, un poco más tranquilo. Extraño el fútbol, el trabajo, siempre lo extraño, las rabietas, los líos (risas); las alegrías y tristezas que es parte de la vida de uno. Es un vicio dirigir, aparte de trabajo, siempre lo tomo con mucha pasión y cuesta dejarlo.

¿Cómo es un día normal para usted?
Si bien aquí no es obligatorio quedarse en la casa, uno se queda, lo único que hago es salir a caminar un poco en la mañana. Antes salía con los amigos, ahora lo hago solo, con el barbijo, tapaboca, no hay mucho que hacer, la mayoría de los comercios están cerrados. Hago lo que se puede, no hay mucha opción.

Ver: LA REVELADORA CONFESIÓN DE PEDRO TROGLIO SOBRE OLIMPIA

¿Siempre hace apuntes de fútbol o se ha desconectado?
Bueno, desde que vine de allá, dije, bueno, hasta fin de año quiero estar tranquilo. Tuve unas algunas posibilidades en el exterior para irme pero no me convencieron mucho las cosas, tampoco tenía muchas ganas. Después de los meses intensos que tuve allá (en Olimpia), necesitaba estar tranquilo. Este año se vino todo esto desde fines de febrero y está todo parado; los equipos están con incertidumbres y muchas cosas van a cambiar. En algunos países cambiarán formatos y es posible que algunos clubes desaparezcan, se queden en el camino, será difícil levantarse.

El entrenador Manuel Keossieán en sus tiempos como estratega del Olimpia en mayo del 2019. Fotos DIEZ

¿Ya no será igual que antes?
No, no será igual, inclusive en los países que económicamente son muy fuertes habrá cambios. Van a resistir los clubes que tienen una base muy firme y que tienen gente que pueda solventar los gastos. Con los socios, hinchadas no subsisten. La gente ya no irá mucho, no habrá amontonamiento, por lo menos este año, esperemos el otro año sí; este será complicado.

¿Son 35 años dirigiendo, todavía no tiene fecha de final de su carrera?
Uff, comencé en 1985, mucho. Soy una persona bendecida, de estar tantos años trabajando en varios países con amigos en varias partes del mundo. Ha sido una vida agitada pero soy un agradecido de la vida por todo lo que me dio.

Siempre le suena a diario su teléfono me imagino…
Siempre, los amigos estamos en contacto en todos lados. Pero esto es como todo. Cuando no hay una afinidad tan seguido se va perdiendo, la vida pasa y todo pasa, quedan los recuerdos. Yo tengo muy buenos recuerdos de Honduras, muchos lindos.

¿De esos recuerdos cuáles no olvida de lo que vivió en Honduras?
Muchos momentos, pero fueron más los buenos momentos que malos de los que pasé en Honduras. Pero el resultado final… no siempre se puede ganar. El camino que uno recorre desde que llegás a un equipo, comenzás a entrenar, conocés los jugadores, los partidos; ese camino es lo mejor que te puede pasar. Después, la culminación y salir campeón y el festejo, pero ¿el festejo? Si este solo dura una hora, pero todo lo que se vivió antes, el camino, eso es lo más grande que uno puede llevar. Los caminos que tuve en Marathón y Olimpia fueron muy buenos, de una intensidad muy grande; entonces eso es lo que a uno le queda, el camino del campeonato, cómo fue, los momentos malos, buenos, derrotas, triunfos, problemas… eso es lo mejor de este trabajo. Después, saliste campeón, bárbaro, sino, queda en la memoria. En Honduras la pasé bien, me hicieron sentir bien y viví momentos mágicos. Gané y perdí pero es parte de la vida.

En los verdolagas, Keosseián llenó de gloria a los sampedranos ganando tres títulos de Liga y uno de Copa.

¿Qué aprendizaje le dejó su experiencia en Olimpia ya que disputó dos finales y no logró el título?
En el primer torneo estuve muy poquito, llegué a la final. Olimpia tenía muchos años de no disputar una final y la perdimos por lo que todos sabemos, pero eso no interesa. El otro torneo, lo más lindo fue la exigencia cuando un equipo quiere ser campeón. Todo ese recorrido fue maravilloso y lo pasé bárbaro. Me gustó, la gente, los directivos del club, jugadores, la gente. La pasé lindo, aunque no se logró el título porque estaba escrito, pero lo otro, el disfrute no me lo quita nadie. Me hubiese gustado salir campeón por todo el esfuerzo, hubiese sido lindo, pero viví meses mágicos en Olimpia.

¿Le gustaría tener revancha en Olimpia así como las tuvo en Marathón que iba y venía?
Lo que pasa que con Marathón pasa algo que no es común, me aquerencié mucho con la gente, con el club y bueno… allí viví momentos tremendos. Estando yo ganó tres torneos y una Copa Presiente, pero lo más importante y duro en Honduras fue el momento que Marathón casi desciende y que llegamos a la final y la perdimos por penales. Bombero Ramírez falló un gol faltando cinco minutos y era el del título. Yo con todo lo que quiero a ese equipo y si hubiéramos descendido… ¿Qué pasaría? Por eso digo que ese fue el momento más complicado y culminante de todo. Con Olimpia pasé espectacular y tengo de todos un gran recuerdo. Tengo un buen reconocimiento de todo, de don Rafa Villeda, un caballero. Con el presidente a la cabeza, pero todo tiene su momento. Mi momento fue ese y ahora lo tiene otro, cada cual en su momento. Yo disfruté, la pasé bien, conocí jugadores muy buenos, jóvenes que han crecido.

¿Tiene 66 años, todavía tiene cuerda para seguir en los banquillos?
Tengo unos añitos más, tal vez dirigir hasta la edad de Chelato. ¿Hasta cuántos años dirigió? Bueno, pero como el “maestro” hay pocos, es un grande. Sé que está mejor de salud y me alegro mucho. El Maestro dirigió hasta los 74 años pero no todos tienen ese honor, ese temple que tenía. Creo que unos añitos más.

Los momentos gloriosos que vivió en Honduras el entrenador Manuel Keosseián los guarda con mucho aprecio en su memoria.

¿Su maleta siempre la tiene lista para tomar vuelo para cualquier llamado a dirigir?
Siempre, mi maleta la tengo lista para ir y para que me saquen (risas). En los dos siempre está lista. La valija de un entrenador siempre tiene que estar en la puerta de la casa. En un porcentaje muy alto el entrenador tiene la responsabilidad, ya sea en los triunfos o en las derrotas; uno dice; ey, los jugadores, pero si no juegan es responsabilidad de uno que algo está haciendo mal.

¿Cómo le gustaría que la gente lo recordara en Honduras por lo que hizo en Marathón y Olimpia?
Como un apasionado del fútbol, como un hombre que fue a Honduras a trabajar, solo a trabajar porque lo mío era de donde vivía al entrenamiento y viceversa. Fui una persona con mucha responsabilidad, con mucho temperamento haciendo las cosas, como una persona de bien quiero que me recuerden.

¿Si en este momento su teléfono suena de un equipo de Honduras que no es Marathón ni Olimpia, que decisión tomaría?
Es muy difícil más en este momento. En este tiempo no creo que suene el teléfono por cómo estamos. Por mi cabeza en este momento solo pasa cuidarme de la salud; no estoy en este momento con la cabeza para trabajar; después que pase esto no estoy pensando en trabajar.

¿Le tiene miedo al coronavirus?
No, ja,ja,ja, me cuido pero me parece que no están dadas las condiciones que un entrenador tome un equipo ahora. Si ya está como por ejemplo Marathón, España, Olimpia y Motagua, todos tienen su entrenador y ellos pueden volver a trabajar, pero un entrenador nuevo es difícil porque la situación no es normal como otras veces. A mí me tocó ir a dirigir a mitad de campeonato pero en situaciones normales, pero así con lo que viene que no se sabe qué jugadores seguirán, como estarán económicamente, que protocolo tendrán, es complejo ahora. Es distinto con estos entrenadores que ya están trabajando, pero ir nuevo es difícil.

¿Qué le hizo falta en Honduras, porque siempre le fue bien, salvo en Olimpia que en un torneo y medio no pudo ganar el campeonato?
Dirigir la Selección de Honduras. Nunca me dieron la oportunidad y me la merecía. Hablando así en forma no parcial, creo que yo tenía cómo para dirigirla, conozco al jugador hondureño, siempre tuve buenas relaciones y sabía cómo llegarles, aparte del conocimiento del medio. Yo dirigí en Costa Rica al Alajuela y Saprissa, en Guatemala al Municipal, conozco todo. Creo que merecía una oportunidad, pero no me puedo quejar porque dirigí dos grandes equipos. Creo que merecí como la tuvieron tantos desde que llegué a Honduras en 2006 y hasta 2020, han pasado más de 20 entrenadores en 14 años y yo pude ser uno de esos (risas).

¿Alguna vez lo llamaron de Fenafuth para ver cómo estaban sus condiciones?
Alguna vez tuve, pero a algunos no les gustaba yo, pero no es un reproche. Esto te lo respondo porque tú me lo has preguntado, pero me hubiese gustado y si me nombraban era merecido. No se dio, la vida sigue, pero no pasa nada.

¿A Olimpia regresaría?
¿Cómo no voy a volver? Yo siempre vuelvo sin problemas. Lo que pasa que en Olimpia hubo algunas personas allí que en las redes sociales eran mala leche conmigo.

¿Anticuerpos?
Sí, anticuerpos, que hablaban tonterías en los periódicos y algunos escribían en el periódico tuyo, tenían columnas en el DIEZ, algún mala leche había, pero bueno… la gente escucha y lee y cuando dicen que todo está bien, todos creen que está bien, y cuando dicen que todo está mal, todos creen que es malo. Había algunos… ¡Pero que Dios los ayude!

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias