¿Qué es el G-7 y por qué son los nuevos "poderosos" de la Liga Nacional de Honduras?

Siete equipos hondureños se unieron para tener mayor número de votos y poder controlar las decisiones que se toman en las reuniones de la Liga Nacional de nuestro país.

Siete equipos de la Liga Nacional se han unido y han tomado el 'poder' en la toma de decisiones para el fútbol hondureño.
Siete equipos de la Liga Nacional se han unido y han tomado el 'poder' en la toma de decisiones para el fútbol hondureño. *
Redacción Diez

La revoluciones en el mundo no son nada extrañas y el fútbol no es la excepción. Así ha quedado demostrado en la Liga Nacional de Honduras, donde la unión, sobre todo de los equipos denominados "chicos" han formado el llamado "G-7", mismos que hoy tienen el "poder" con mayoría de votos.

Te puede interesar:

Le hicieron la guerra a Fenafuth para que les entregaran una buena parte del dinero que envió FIFA para la reactivación del fútbol, pusieron de rodillas al presidente de Liga Nacional y lo hicieron ceder, llevaron el inicio del Apertura hasta las últimas consecuencias y el último gran golpe ha sido evitar que haya descenso en el Clausura 2021.

Respaldados por dos de los grandes como Motagua y Marathón, ahora el G-7 ha tomado el poder de las decisiones de la Liga Nacional, ya que son mayoría en las votaciones. Olimpia, Real España y UPN se han quedado solos.



¿Quiénes forman el G-7?
Este "movimiento" está comandado por Motagua, Marathón, Real Sociedad, Vida; Platense, Real de Minas y Honduras Progreso, cincos de ellos denominados equipos "pequeños".

¿Cómo surge y toma fuerza el G-7 de la Liga?
Tras los efectos de la cancelación del torneo Clausura 2019 y la iniciativa de reactivar el fútbol nacional post pandemia, nace el "G-7", quienes inician a imponerse en las decisiones que se debían tomar para retornar a la actividad.

SUS PRIMERAS LUCHAS Y TRIUNFOS

La Liga Nacional y las autoridades de la Fenafuth exigían el retorno del fútbol, pero este movimiento exigió varias condiciones para que el mismo se llevara a cabo. Uno de las principales peticiones fue el apoyo financiero, ya que consideraron que no se tenía las condiciones económicas para poner en marcha el torneo.



De esa manera, pidieron a la Liga Nacional, al Gobierno y la Fenafuth que se pudiera contar con el dinero que venía de FIFA, del Gobierno de Honduras mediante canjes de patrocinio y préstamos a bajo interés con entidades bancarias para poder cumplir con los compromisos que cada club tenía.

Después de varias reuniones fallidas, incluso hasta con el presidente Juan Orlando Hernández, al final se logró consensuar los términos de las ayudas.

COMENZARON LAS CRÍTICAS PARA EL G-7

Uno de los personajes que comenzó a cuestionar al G-7 fue el presidente del Real España, Elías Burbara, quien aseguró que lo único que pretendían era armar berrinches y que la liga les ayudara.

"Lo que andan buscando es sacar del poder a Wilfredo Guzmán y no lo van a lograr. Todas son excusas nada más para armar berrinches. Ellos están exigiendo que la Liga les resuelva sus problemas cuando la Liga no suscribió los contratos de los jugadores que ellos tienen"



Además de Real España, el Olimpia y UPNFM fueron los otros dos clubes que no apoyaron las posturas del G-7 y su estabilidad económica les permitió actuar de manera independiente.

FORMATO DEL TORNEO, UNA CONQUISTA PARA EL G-7

A diferencia de otros años, el formato del presente torneo Apertura se jugará en dos pentagonales, situación que de una u otra manera da más posibilidades a los clubes pequeños de pensar en una posible clasificación de a las semifinales.

Este nuevo formato fue aprobado por votación de 7 a favor y tres en contra. Es así que los 7 equipos de los 10; demostraron de manera muy clara la unidad del G-7 en esta toma de decisiones.

Nuevamente los directivos del Real España se mostraron en contra y criticaron el nuevo formato con el que se jugará el torneo.

"Después de terminada la asamblea extraordinaria de Liga Nacional, condeno los hechos y aprobaciones de dicha reunión. Cualquier problema de acá en adelante es responsabilidad del G7 y no de la junta directiva de la liga. Bienvenidos a la era del G7", escribió Burbara en sus redes sociales.

EL NO DESCENSO, EL LOGRO MÁS GRANDE

La mayor sorpresa que ha podido lograr el G-7 en la Asamblea de la Liga Nacional es la aprobación del no descenso, situación que involucra a varios clubes que conforman la misma.

El pasado viernes 11 de septiembre, luego de una votación que dio como resultado 1 abstención 6 votos a favor y 3 en contra. Aquí solo el Motagua fue el que no se quiso comprometer con tal decisión.



En esta determinación podría tener la última palabra la FENAFUTH, quien ya había ordenado que este campeonato no debía tener modificaciones en cuando al tema del descenso, pero en la Asamblea de la Liga Nacional salió el término "Decreto Transitorio", para que si sea aprobado el no descenso por este momento de crisis sanitaria.

EL CALENDARIO FUE UN GOLPE A LOS EQUIPOS GRANDES

Se presentó en carácter de moción que la elaboración del calendario fuera a través de propuesta de clubes y no por sorteo, al final los equipos grandes se mostraron inconformes con dicha determinación.

Y es que desde antes de la elaboración del calendario, Rafael Villeda, presidente del Olimpia, esperaba que no se tuviera tantos partidos seguidos y que antes de elegir el calendario, se tomara en consideración las opiniones de las personas que saben.



"Espero que se tome en cuenta la opinión de los expertos en esta oportunidad por el bien del fútbol", indicaba.

Pero después de conocerse que en el mes de octubre, donde posiblemente el Olimpia dispute los partidos de la Concacaf League, los equipos deberán disputar cerca de 10 compromisos, no le agradó para nada y se quejó en sus redes sociales.

"Lástima que no se escucharon las recomendaciones de los expertos. Entre el 4 y el 31 de octubre los equipos de La Liga Nacional jugarán 9 partidos oficiales de campeonato cada uno. Lamentable", dijo.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias