Orlando Ponce: Los pecados de Coito, el enderezado y alineamiento en la dirección para evitar el precipicio

Orlando Ponce analiza el proceso que ha hecho Fabián Coito en la Selección Nacional de Honduras y no se muerde la lengua.

Orlando Ponce pide que otro entrenador se haga cargo de la selección sub-23 y que Coito se dedique de lleno a la mayor.
Orlando Ponce pide que otro entrenador se haga cargo de la selección sub-23 y que Coito se dedique de lleno a la mayor. *
Por Orlando Ponce

Después de más de 20 meses con el timón de las selecciones de fútbol en Honduras, y con un cierre de terror en el 2020, como las pesadilla de Fredy, deviene evaluar, sin ambages, el proceso con el uruguayo Fabián Coito, sin importar que la tinta derrame algunas lágrimas o carcajadas impregnadas de diversos sentimientos y percepción.

En esta columna de opinión, analizaremos todos los comportamientos en los procesos para los Juegos Olímpicos de Tokio y rumbo al Mundial de Qatar, que en dos años paralizará nuevamente al planeta fútbol, con o sin la bandera de Honduras flameando, basados en estadísticas reales y en estudios que hemos realizado.

CONTRASTES EN PARTIDOS PREPARATORIOS

De los 14 partidos que en total ha dirigido en su gestión Fabián Coito, siete han sido de preparación, con un saldo de dos triunfos (Puerto Rico y Chile) ;tres empates (Ecuador, Paraguay y Nicaragua) y dos derrotas (Brasil y Guatemala).

Ver: Honduras bajará en el ranking tras derrota ante Guatemala

En las consideraciones, las caídas fueron vergonzosas, en ambos casos, contra Brasil no se disparó ninguna vez a la portería y perdimos 7-0 y ante Guatemala, selección que nunca ha clasificado a un mundial de selecciones absolutas, Ricardo Jerez tuvo un partido tan tranquilo que bien pudo haber estado leyendo la Prensa Libre.

Puerto Rico es una de las peores selecciones del universo y el triunfo contra Chile es de lo destacado de los partidos de exhibición, actuación que no volvió a repetirse más adelante.

Una Copa Oro que dimos pena y el espejismo de la Liga de Naciones. De los siete choques en eventos oficiales de la Concacaf, se ganaron cuatro, se perdieron dos y se empató una vez, ante rivales de poca calaña, excepto Jamaica y Curazao.

Los triunfos fueron dos veces ante Trinidad y Tobago, en la Liga de Naciones, uno contra Martinica, con el que también se empató, en el departamento ultramar de Francia, además del triunfo contundente frente a los salvadoreños, en la Copa Oro pasada, en la que miserablemente fuimos eliminados en la primera fase.

En ninguno de los dos torneos oficiales se topó Honduras con los 'Tigres del norte ", México y Estados Unidos, ni con la potencia número uno de Centroamérica, Costa Rica, deuda que está pendiente para que muy pronto disipemos las dudas.

MALA SELECCIÓN DE JUGADORES Y RIVALES

En el proceso, el técnico Coito ha convocado 45 futbolistas, entre de la Liga local y los denominados legionarios, de los cuales son cinco porteros, cinco laterales derechos, cuatro laterales izquierdos, seis centrales, 17 volantes y 8 delanteros.

RS446102_YA HvsM (25)-scr.2(800x600)

Hasta ahora ha dado "palos de ciego " con el lateral derecho, puesto que ninguno ha podido consolidarse: Bryan Beckekes, Félix CrIsanto, Marcelo Santos, Danilo Tobias e Ilse Barahona.

Ninguno de esos jugadores ha llenado las expectativas y ya es tiempo que Coito identifique quién ocupará ese puesto, a menos de un año de las eliminatorias mundialistas.

En la banda izquierda, igual el uruguayo sigue probando a estas alturas del partido, si repasamos la lista: Emilio Izaguirre, Ever Alvarado, Franklin Flores y Omar Elvír, como que ninguno le llena el ojo.

Además: Coito asegura que Honduras va a pelear en la eliminatoria

Otro de los dolores de cabeza es la definición de los delanteros, por el proceso han desfilado hasta ahora ocho: Antony Lozano, Rubilio Castillo, Bryan Róchez, Jorge Benguché, Romell Quioto, Juan Ramón Mejía, Roger Rojas y Douglas Martínez. Hasta ahora el goleador en el proceso es Elis con tres goles y si nos referimos a los otros atacantes Benguché tiene dos, Douglas, Rubilio y Juan Ramón, uno cada uno.

Los demás goleadores son volantes o defensas, lo que debe ser una tarea de preocupación para el uruguayo.

Con respecto a los adversarios que se escogen, deja mucho que desear que Coito, ya sea por miedoso o comparsa de los directivos, se termine jugando contra rivales inexistentes en el mapa mundial de calidad, con el respeto de Nicaragua y Guatemala.

Según conocimos, de fuentes ligadas al proceso, Coito evadió enfrentar, en las fechas Fifa anteriores, a México y Japón por temores a goleadas, por eso Panamá y Guatemala se quedaron con esos fogueos.

EN PANDEMIA SEGUIR DE NECIO CON LAS DOS SELECCIONES

Pesé a la situación atípica que vivimos, Coito se ha aferrado a no trabajar con las dos selecciones por separado, la sub-23 y la mayor, con la píldora que se está ganando en ambos procesos. Las consecuencias, sino se corrige ahora, podrían ser nefastas, para los dos procesos.

Resulta que la Sub-23, como tal, no se está fogueando por aparte, como si lo están haciendo otras selecciones poderosas como México y Estados Unidos, con miras al Preolímpico que está contemplado realizarse en México, en marzo de 2021.

DISCURSOS GASEOSOS Y DEMAGOGOS

Ya es tiempo que el entrenador uruguayo deje de repeler con gases, en las conferencias de prensa, lo que está pasando en el interior de la selección, inculpándose por las malas presentaciones, con discursos demagógicos como que todo va a cambiar, pero cómo y cuándo.

En lugar de ese discurso parsimonioso, ya es tiempo en que separe los dos procesos y que uno de sus colaboradores dirija la sub-23. Todo lo hacemos por el bienestar de las dos selecciones, que conste.

Postdata: ¿Será que con toda la artillería pesada nos enderezamos en marzo y en junio en el Final Fours, y evitamos una paliza ante la nueva generación de Estados Unidos?

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias