El triste y último deseo que Rafael Leonardo Callejas no pudo cumplir

Rafael Leonardo Callejas murió el sábado en Atlanta, Georgia, producto de un fulminante infarto.

Rafael Callejas estuvo los últimos cinco años de su vida viviendo en Estados Unidos, no pudo estar con su esposa al no tener visa para ingresar al país del norte.<br/>
Rafael Callejas estuvo los últimos cinco años de su vida viviendo en Estados Unidos, no pudo estar con su esposa al no tener visa para ingresar al país del norte.
*
Redacción DIEZ

Rafael Callejas, expresidente de Honduras y de la Federación de Fútbol, murió este sábado 4 de abril a sus 76 años en la ciudad de Atlanta, Georgia, a causa de un fulminante infarto.

Horas después de su fallecimiento, Roberto Ramón Castillo, primo de Callejas, brindó algunos detalles de los últimos días de vida que tuvo el dirigente político en Estados Unidos donde esperaba muy pronto su resolución de parte del juez para poder tener la libertad de volver a Honduras y unirse a su familia.

VER FOTOS: Las últimas fotos en vida de Rafael Callejas

Rafael Leonardo se encontraba en el país del norte desde diciembre 2015 después de una solicitud de extradición que hizo Estados Unidos al gobierno de Honduras por estar implicado en el escándalo de corrupción del Fifa Gate, él decidió entregarse de forma voluntaria y desde entonces estaba esperando sentencia que se fue aplazando debido a su deteriorada condición de salud, pues se le detectó leucemia y se sometió a un trasplante de médula ósea en 2018.

Rafael Callejas enfrentaba, desde 2015, un juicio por corrupción en el fútbol denominado Fifa Gate

Sin embargo desde el viernes por la noche, la salud de Callejas empeoró, fue ingresado de emergencia a un hospital local, pero falleció este sábado por la mañana producto de un infarto. Su primo Roberto Castillo comentó que en las últimas semanas su condición se complicó y tenía pocas probabilidades de vida.

EL ÚLTIMO DESEO NO CUMPLIDO DE CALLEJAS

Al ver que su salud no mejoraba y no tener a su esposa e hijos a su lado, el mayor deseo de líder político hondureño era poder juntarse con ellos y tener la oportunidad de morir al lado de ellos, pues el dictamen médico no era alentador y él lo sabía.

"Cuando platicaba con él estaba positivo, lo único que deseaba era regresar a Honduras y morir aquí con su familia, pero él ya está tranquilo, hoy los que más sufren son sus hijos, esposa, nietos, primos", confesó Castillo en HRN.

Castillo además informó que su tema legal con la fiscalía de Nueva York estaba resuelto y a la espera de una videoconferencia con el juez para poder ser absuelto y regresar a Honduras.

"Él había terminado su proceso, solo esperaba salir de su enfermedad. Ya sus abogados habían arreglado con el fiscal para que hiciera entrevista con el juez de forma virtual, solo esperaba mejorar porque sino sabía de su salud".

Sin embargo, Roberto Ramón confiesa que pese a solventar su tema legal, difícil difícilmente un médico le hubiese dado el permiso de viajar hasta Honduras porque corría el riesgo de morir.

VIVIÓ EN TRES CIUDADES EN ESTADOS UNIDOS

Durante estos últimos cinco años mientras estuvo viviendo en Estados Unidos, Rafael Callejas se radicó inicialmente en Nueva York donde afrontó una parte de sus cargos por corrupción en el fútbol, posteriormente pidió permiso al juez para trasladarse a la casa de una de sus hermanas en Orlando, Florida.

Finalmente se fue a vivir donde otras de sus hermanas en Atlanta, Georgia, donde murió en compañía de ella y sus sobrinos, según relató Roberto Ramón.

En una de las última fotos de Rafael Callejas aparece con un grillete electrónico en un aeropuerto.

Eso sí, antes de caer grave, Callejas estaba muy positivo, "él podía caminar, hacía cuclillas para fortalecer sus piernas, estaba en casa de la hermana en Atlanta. En una ocasión lo visité y no tenía licencia, entonces andaba con una canasta en bicicleta para traer su cosas" del supermercado, recordó.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias