Revelan la despiadada respuesta del policía Derek Chauvin a George Floyd antes de asesinarlo

El afroamericano suplicó en reiteradas ocaciones que no podía respirar y recibió una respuesta sarcástica del exoficial.

Derek Chauvin se encuentra en prisión tras ser acusando de asesinato en tercer grado y homicidio involuntario en segundo grado.
Derek Chauvin se encuentra en prisión tras ser acusando de asesinato en tercer grado y homicidio involuntario en segundo grado. *
Redacción

A casi dos meses de la terrible muerte de George Floyd, se reveló la transcripción de las grabaciones en las cámaras corporales de los oficiales que lo detuvieron y abusaron de su poder ante las suplicas del afroamericano por dejarlo respirar.

Quién era realmente George Floyd: exjugador y fue ejecutado por su ''excompañero''

Pero lo que realmente sorprendió fue la reacción de Derek Chauvin, el policía que puso su rodilla sobre el cuello de Floyd y le respondió de manera sarcástica: ''Entonces deja de hablar, deja de gritar. Se necesita mucho oxígeno para hablar''.

Estas fueron las últimas palabras que escuchó el ciudadano mientras estaba en su el suelo y se debatía entre la vida y muerte.

El abogado de Chauvin, Earl Gray, envió un comunicado en el que justifica las acciones de su cliente. ''Basándose en las acciones de Floyd hasta este punto, los oficiales no tenían idea de lo que haría después (herirse a sí mismo, herir a los oficiales, huir, o cualquier otra cosa), pero no estaba cooperando''.

''Floyd se golpeó la cara con el vidrio en el patrullero y comenzó a sangrar por la boca, el plan era contenerlo para que no se pudiera mover y se lastimara más'', detalló el defensor.

Proceso legal

Derek Chauvin fue arrestado el 29 de mayo y fue acusaso de asesinato en tercer grado y homicidio involuntario en segundo grado, convirtiéndolo en el primer oficial blanco en Minnesota en ser acusado de la muerte de un civil negro.

La polémica autopsia de George Floyd que dieron a conocer la autoridades

Según la ley de Minnesota, el asesinato en tercer grado se define como causar la muerte de otro sin intención de matar, sino ''evidenciando una mente depravada, sin tener en cuenta la vida humana''. El homicidio en segundo grado tampoco implica intención letal, sino que el autor creó ''un riesgo irrazonable'' de daño grave o muerte.

Su acción ha provocado una ola de indignación en Estados Unidos, donde se han sucedido las protestas y las revueltas por un crimen racista e intolerable.

La Policía se ha visto obligada a usar la fuerza ante la ira creciente de los manifestantes, que han provocado cuantiosos destrozos y algunos saqueos en respuesta al crimen. Incluso, una comisaría fue incendiada.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias