El blog de Ponce Morazán: "Las cláusulas del miedo, la astucia de los grandes y las consecuencias del pobre"

Esta es una vieja práctica por el mundo con mayor énfasis en los mercados europeos, sin embargo no nos iremos tan largo, ya que las comparaciones resultarán odiosas y contrastantes.

El periodista Orlando Ponce Morazán escribe sobre la famosa clásula del miedo, esa que evita que los jugadores a préstamo enfrenten al equipo dueño de su ficha.
El periodista Orlando Ponce Morazán escribe sobre la famosa clásula del miedo, esa que evita que los jugadores a préstamo enfrenten al equipo dueño de su ficha. *
Redacción

Nuevamente entra en moda, en el raquítico mercado de transferencias del fútbol profesional Hondureño, la denominada clausula del miedo, una forma disfrazada de prestar lo que no ocupo pero que después no juegue en mi contra.

Esta es una vieja práctica por el mundo con mayor énfasis en los mercados europeos, sin embargo no nos iremos tan largo, ya que las comparaciones resultarán odiosas y contrastantes.

Leer. EL BLOG DE KIKE LANZA SOBRE EL COVID-19 EN LA LIGA

Para no dejar a medias, lo de la aplicación de las cláusulas del miedo en Europa, equipos como el Real Madrid, Barcelona, Juventus, Milán, Manchester City o United, ceden jugadores año tras año, en esas condiciones, pero los futbolistas son pagados totalmente o en su gran parte por el equipo que lo recibe.

En la presente semana, el rector de la Real Sociedad, el polémico Ricardo Elencoff, encendió la controversia por la decisión del Olimpia de ceder, a los Lobos de la UPNFM, a los futbolistas Elmer Güity y Júnior Lacayo, ante la falta de oportunidades en el rey de copas, presumiendo sobre hipótesis que no podría comprobar. Una pregunta para Elencoff, por cierto: ¿los jugadores que le prestan los poderosos los paga usted o los mismos de siempre?

A juzgar por lo que ha expresado sobre el tema el técnico del albo, Pedro Troglio, ambos futbolistas se irían con la restricción de no poder participar en los partidos contra el que les pagará su sueldo. El club no ha revelado detalles hasta ahora sobre las condiciones en que cede a ambos jugadores, por lo tanto todo navega en especulaciones.

Leer. ELENCOFF ARREMETE CONTRA OLIMPIA Y PIDE INVESTIGACIÓN

Si hacemos una retrospectiva, hace dos torneos, el Olimpia y la UPN se vieron involucrados en pleno desarrollo de la pentagonal, de una agria controversia por los futbolistas José Mario Pinto y Jonn Paul Suazo, quienes habían sido cedidos a los estudiosos, pero en la fase en referencia el cuadro merengue les impidió participar, todo por un pacto de caballeros. De todo se valieron para hacer especulaciones en contra del Olimpia y la UPN el técnico del Motagua, Diego Vázquez

La inhabilitación de los dos jugadores en referencia abrió el debate sobre la conveniencia de revisar los alcances y consecuencias de la cláusula del miedo, con el afán de hacer el fútbol más transparente.

En mi caso, siempre he considerado que no es ético, ni del que lo da, ni el que lo recibe, que los futbolistas cedidos los pague el club que los cede. Eso fue el caso de Pinto y Suazo y puede ser el de Güity y Lacayo y de otros futbolistas en procesos de préstamos.

Estoy convencido que si un club requiere futbolistas de un denominado grande, los debe pagar totalmente el equipo que los recibe, para evitar especulaciones que dañan la competencia.

También me resulta extraño que con la súper plantilla que tiene el Olimpia, su entrenador, lo invada el miedo para que dos de sus descartes, Lacayo y Güity, actúen contra su causa en torneo venidero.

Ver. LAS CRÍTICAS DE PONCE MORAZÁN A LA SELECCIÓN DE HONDURAS

Con las incorporaciones de Javier Portillo, Rafael Zúniga, Samuel Córdoba, Diego Reyes y Eddie Hernández y la inmensa base que ya tenía, Troglio ya dispone de tres equipos y ni cosquillas le hace la salida de Lacayo y Guity, dos elementos que se han estado desperdiciando, sobre todo, desde que él llegó al merengue.

Eso de prestar futbolistas y pagarlos completamente también lo hacen el Motagua, Marathón y Real España, aunque en menos escala y sin tantas restricciones.

Veremos si el Marathón, por ejemplo, no le consigna la cláusula del miedo a los colombianos Yerson Gutiérrez y Sebastián Colón, nuevos descartes de Héctor Vargas, quienes irían los dos al Honduras Progreso.

Y es que debido a la pobreza en la que apenas pueden subsistir la mitad de los inquilinos de la primera división, no les queda más que vivir de jugadores desechados del pelotón de los grandes y convertirse en especies de sucursales.

El Motagua es otro gran proveedor con clubes como el Real de Minas, con futbolistas en desarrollo como Robel Bernárdez, César Romero, Jean Baptiste, Everson López, entre otros. Por ahora es incierto que el azul renueve esos préstamos, en represalias porque el minero no ha apoyado en ciertas decisiones a Juan Carlos Suazo.

Hasta en decisiones administrativas, como las que han librado y se siguen librando, salen a relucir los préstamos de jugadores por conveniencia.