Blog de Gaspar Vallecillo: Los retos de ‘Potro’ Gutiérrez bajo el mando de Real España con una nueva generación

La juventud de Real España es la futuro de la plantilla que hoy dirige Raúl Gutiérrez, por lo tanto deben dejarlo trabajar por su experiencia.

Plantilla de Real España en uno de sus entrenamientos en la sede del club en San Pedro Sula-
Plantilla de Real España en uno de sus entrenamientos en la sede del club en San Pedro Sula- *
Gaspar Vallecillo

Un futbolista nunca se deja de formar, si él mismo, está abierto a cambios nuevos, si se concibe como un individuo dentro de una sociedad y el entrenador le aporta las herramientas necesarias para seguir creyendo la formación seguirá su proceso evolutivo.

Creer es necesario para crecer; un juego inseparable de palabras. Formar personas es la tarea no solo del entrenador que hace su faena en las divisiones menores, pero también en el ámbito profesional; si no formamos no tendría sentido incluso competir.

Todos nos formamos para competir, para eso debemos experimentar, vivenciar y aprender. Si no estamos expuestos a realidades altamente competitivas como profesionales, nunca lograremos dar el siguiente paso en nuestras carreras, la formación es interiorizar; el futbolista es un individuo constante aprendizaje. Él debe lograr aceptar sus virtudes y debilidades para continuar su proceso formativo.

Nuestra sociedad, se refleja en nuestro fútbol; Menotti dixit. Estamos renuentes a creer en los jóvenes, muy pocas son las excepciones. Bien por aquellos que lo hacen, los que están convencidos en que se debe apostar por la nueva generación, porque están sintiendo que el futuro es ahora y la necesidad de potenciar con estímulos diferentes sus sociedades.

Te puede interesar: Blog de Mauricio Kawas sobre las consecuencias de no ganar título con Real España

Un equipo de fútbol es un colectivo donde conviven diferentes culturas, orígenes, pensamientos, grupos sociales, edades y manifestaciones futbolísticas; eso aporta a que el grupo tenga características complejas no lineales. Los futbolistas jóvenes son necesarios, indispensables, los entrenadores deben aceptarlos y respaldarlos.

El Real España contrató a un entrenador con vasta experiencia con jóvenes, Raúl Gutiérrez. El mexicano en su primer partido con la realeza demostró una intención previa es clara, con un modelo de juego de muchas superioridades en el campo y rápida circulación. En el partido contra Olimpia, de la primera jornada, hizo ingresar a Miguel Carrasco, Henry Sánchez y luego Patrick Palacios; el España perdió el partido, bajó el volumen de juego y uno de ellos fue expulsado.

Ver: Francesco Totti, el ejemplo de un amor por la camiseta en la Roma

Creer en el futuro siempre es arriesgado, sentir la necesidad de jugar con un futbolista novel para que opten al profesionalismo es un motivo de reconocimiento, ahora se debería de acompañar en el proceso de enseñanza aprendizaje a éstos que jugaron contra los merengues en la primera fecha del torneo. Proponerles un contexto adecuado para hacerlos jugar, es imperativo que pasen este tipo de situaciones, derrotas e incluso expulsiones, para que los jóvenes crezcan y más rápido que otros muchachos de su edad.

No nos asustemos, no nos alarmemos y hagamos reclamos al aire cuando un entrenador haga jugar a futbolistas de esta índole, ellos son el futuro; y el futuro está cada vez más cerca.