Blog de Gaspar Vallecillo: La importancia de hacer fútbol y comunicar ideas en la Sub-23 de Honduras

El entrenador y escritor Gaspar Vallecillo nos cuenta sobre como el fútbol es un juego de relaciones. También se refiere a la importancia de expresar ideas de este deporte y de las manifestaciones futbolísticas de la Selección Olímpica.

Luis Palma, Obregón y Rigoberto Rivas, los tres autores de los goles ante Nueva Zelanda.
Luis Palma, Obregón y Rigoberto Rivas, los tres autores de los goles ante Nueva Zelanda. *
Gaspar Vallecillo

“Cuando se habla de jugadores se habla de todos los demás”

Oscar Cano Moreno

Texto dedicado a mis mentores y a mis amigos que me estimulan el amor por el juego. Antes de escribir estas palabras, leí al escritor de fútbol, Ignacio Benedetti, porque sentía una necesidad imperiosa de relacionarme con su uno de sus recientes artículos, Comunicar Fútbol. Cito una de sus afirmaciones: “Si repetimos hasta el cansancio aquello de que el fútbol ha cambiado, ¿por qué no cambiar nuestra forma de comunicar fútbol?”

Posiblemente por eso escribo de este juego, y lo hago de esta forma, pensando siempre en hacer fútbol con mi escritura, idealizando cambios constantes, determinantes y queriendo ser parte de los mismos. Pero esto no se trata sobre mi, lo que menos quisiera, es sobre las manifestaciones futbolísticas de la Selección Olímpica, hábitos, relaciones y las más grandes inquietudes que nos deben generar necesidades.

Decía Oscar Cano Moreno, entrenador y pensador de fútbol, en una conversación con Ignacio Benedetti, que los jugadores están interrelacionados, solo así podemos comprender porque fue tan determinante el cambio de Jorge Benguché (delantero) por Carlos Pineda (mediocentro).

Fue el mediocampista del Olimpia, quien le dio sentido total al juego de Honduras. Sin él, la superioridad socio afectiva que es una de las superioridades que más ejerce está Selección, se quedaba en intencionalidad, pero fue Pineda quien logró ordenar el juego, acercó a cercanos, desubicó al rival e incentivo que en los espacios de ayuda mutua sus compañeros establecieran relaciones directas con lejanos.

Ser futbolista sin compañeros no existe, juegan un juego de relaciones, eso lo entiende el cuerpo técnico de Honduras, y los que han jugado este juego, que han tenido antes a formadores diferenciales.

Hacer fútbol y comunicar ideas; ir un poco más allá de nuestras verdades. Pienso en el bueno juego, sus caminos y nuestros paradigmas.