El blog del doctor Elmer López: "Olimpia no cometió ningún delito; Concacaf es responsable"

El doctor Elmer López escribió sobre la sanción que recibió el Olimpia por el gesto económico de Ronnie Brunswijk al camerino. Además eximió de culpa a los futbolista merengues.

El doctor Elmer López dijo que 'los hondureños siempre pecamos por ingenuos, porque somos sinceros y de corazón noble, esa es la característica que más destaca el extranjero que nos visita y que nos llega a conocer. Y de eso, desgraciadamente, los vividores se aprovechan'.
El doctor Elmer López dijo que 'los hondureños siempre pecamos por ingenuos, porque somos sinceros y de corazón noble, esa es la característica que más destaca el extranjero que nos visita y que nos llega a conocer. Y de eso, desgraciadamente, los vividores se aprovechan'. */ �
Por Elmer López

Ante el monumental escándalo generado por la visita del vicepresidente de Surinam Señor Ronnie Brunswijk al camerino del Olimpia después de finalizado el partido que por la Liga CONCACAF disputaron en el Estadio Franklin Essed de Surinam, el pasado martes 23 de septiembre del 2021, el Club Inter Moengo Tapoe vs el Club Olimpia Deportivo, expreso mi punto de vista que es completamente independiente al pensamiento del Olimpia como institución deportiva.

El Olimpia le hizo frente a este primer compromiso de la Liga CONCACAF con la debida responsabilidad y se presentó a jugar con el único objetivo de sacar un buen resultado.
Antes del partido, nadie conocía quién era este personaje, ni tampoco se sabía que este señor iba a disputar el encuentro. Fue durante el desarrollo del mismo, que la prensa deportiva internacional, descubrió de quien se trataba.

En todo caso, quien tuvo que intervenir para impedir que este señor participara en el encuentro, eran las autoridades de la CONCACAF, organizador y responsable del mencionado torneo.

La máxima prueba a favor de que el Olimpia no cometió ningún delito, es el resultado contundente a su favor.

Una vez finalizado dicho encuentro, aprovechándose de su posición política y sin previo aviso, este señor irrumpió en el camerino del Olimpia, acompañado de su cuerpo de seguridad y publicidad (camarógrafos).

De buena fe y de forma inocente, todos aceptaron el regalo que el vicepresidente del país les ofreció, sin imaginar las consecuencias que ese acto, en las mentes de los maquinadores iba a representar. Otra prueba de que no hubo mala intención es que la entrega del dinero se hizo de forma visible. Los arreglos fraudulentos nadie los ve.

Posteriormente ante la presión de la prensa que, sin ahondar en el trasfondo del asunto, inmediatamente los condenan; la CONCACAF, después de considerar el testimonio de los involucrados, en donde se coincide no se trató de una negociación, se pronunció con una determinación que favorece los intereses de los equipos que a continuación Olimpia debía de enfrentar.

Te puede interesar: El blog del doctor Elmer López cuando Honduras jugó con una Selección Fantasma

Los jugadores son inocentes, de eso no tengo dudas. Los hondureños siempre pecamos por ingenuos, porque somos sinceros y de corazón noble, esa es la característica que más destaca el extranjero que nos visita y que nos llega a conocer. Y de eso, desgraciadamente, los vividores se aprovechan. Si no vean por qué siempre votamos por los mismos políticos que nos envuelven y nos engañan.

A la Barra Ultrafiel con su comunicado condenatorio le pregunto, ¿a dónde vas Vicente? Por favor no se dejen arrastrar por los intereses del anti-olimpismo que, en situaciones como esta, siempre salen a relucir dentro y fuera de nuestras fronteras.

Ver: El blog de Gaspar Vallecillo sobre el torneo de reservas en el olvido

Es el motivo con el que se hacen las cosas lo que condena o exonera de culpa, y en este caso quedó demostrado, por el testimonio de ambas partes, que no hubo dolo.

Por eso, aunque yo no estuve allí, considero ocurrió un acto de buena fe, donde Olimpia correspondió con cortesía. Y para todo aquel que está dispuesto a lanzar la primera piedra le sugiero que, en situaciones como esta, es mejor darle el beneficio de la duda a una persona o institución, antes que denigrar y manchar su imagen, tal como sucedió con la determinación de CONCACAF.