Escándalo: ¿Por qué Brasil quiso deportar cuatro jugadores argentinos y luego suspendieron el partido?

Este domingo en el clásico entre Brasil y Argentina ocurrió un hecho para la historia del fútbol mundial. Las autoridades brasileñas tuvieron que suspender el partido tras el no cumplimiento de las leyes sanitarias anti covid-19.

Omar Gutiérrez

Lo ocurrido este domingo en el Arena Corinthians quedará para la historia del clásico mundial entre Brasil y Argentina tras la suspensión del encuentro cuando apenas había iniciado en San Pablo.

Solo habían transcurrido seis minutos cuando las autoridades sanitarias entraron a la cancha tras que cuatros jugadores albiceleste hayan infringido la ley de salud impuesta en la nación brasileña.

Y es que el día previo al partido circuló una versión de que la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa) estaba presionando para deportar a los jugadores de Argentina (Lo Celso, Buendía, Emiliano Martínez y Cristian Romero) luego que Conmebol informó que existe un pacto firmado entre los diez países sudamericanos para respetar burbujas contra la covid-19.

La razón es porque los futbolistas mencionados militan en la Premier League de Inglaterra donde restringen la entrada de personas provenientes de Brasil, una de las naciones más afectadas por la pandemia, pues quien procede de este país, debe realizar cuarentena obligatoria al ingresar a territorio británico.

De acuerdo con TYC Sports, acusaron a Martínez, Buendía, Lo Celso y Romero de falsear la documentación para ingresar a San Pablo y que debían realizar una cuarentena obligatoria, razón por la que Brasil no convocó a los jugadores que militan en dichas ligas como lo son Gabriel Jesus, Alisson, Fabinho, Firmino, Fred, entre otros.

De acuerdo con los informes de diarios argentinos, horas antes del duelo llegó la notificación oficial de Anvisa para deportar a los argentinos involurados, a lo que la Policía Federal fue al hotel donde se concentraba la albiceleste.

Finalmente, la Conmebol intervino y presionó a Confederación Brasileña a disputarse el partido, a lo que el plantel argentino se trasladó completo al estadio. Cuando las autoridades llegaron a detener el juego, la respuesta de la delegación argentina fue: "¿Por qué no nos avisaron antes? ¿por qué no nos bucaron en el hotel?", lo que planta un panorama extraño respecto a lo informado, pues Brasil asegura que sí notificó que esto sucedería de no respetarse la ley.

"Anvisa considera la situación un grave riesgo para la salud, por lo que aconsejó a las autoridades sanitarias locales que determinen la cuarentena inmediata de los jugadores, quienes no pueden participar en ninguna actividad y deben ser impedidos de permanecer en territorio brasileño", dijo el ente de salud respecto a la acontecido.

Según informa OLÉ, si no se respetaba esa eximición de cuarentena, pactada desde hace meses, el jueves Brasil debería cambiar de sede (recibe a Perú en Recife) y hacer de local en otro país. Conmebol había pactado en que el partido debía jugarse con esos cuatro jugadores argentinos, de lo contrario Brasil perdería los puntos.

Una hora después de la suspensión del encuentro en el Arena Corinthians, Conmebol emitió un comunicado donde 'se lava las manos' e informó lo que procederá. El caso pasará a manos de FIFA.

"Por decisión del árbitro del partido, el encuentro organizado por FIFA entre Brasil y Argentina por las Eliminatorias para la Copa del Mundo queda suspendido.

El árbitro y el comisario del partido elevarán un informe a la Comisión Disciplinaria de la FIFA, la cual determinará los pasos a seguir. Estos procedimientos se ciñen estrictamente a las reglamentaciones vigentes.

Las Eliminatorias para la Copa del Mundo es una competición de la FIFA. Todas las decisiones que atañen a su organización y desarrollo son potestad exclusiva de esa institución", comunicaron.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias