Carlos Oliva: “Me despojé de dinero y carros por Dios”

Carlos Oliva<p>El ex jugador del Real España y Marathón se retiró del fútbol y ahora es pastor evangélico.</p>

Jorge Cardona

Debo admitir que era la primera vez que veía a un jugador de fútbol convertido en pastor, allí, sobre el púlpito, con los brazos bien abiertos, las venas de su cuello infladas de pasión, el corazón encendido y el ánimo brotando a mil por mil, estaba predicando de pie un tipazo llamado Carlos Oliva.

Sí, ese ex volante del Marathón, Real España, Motagua, Vida, Victoria y Platense que a sus 33 años decidió ya no jugar más al fútbol. Ahora está dedicado por entero a pastorear la iglesia Ministerio Apostólico Avance Misionero.

Visiblemente emocionado nos atendió en el templo donde él pastorea en San Pedro Sula, aún faltaba una hora para la prédica, giró instrucciones a su equipo de trabajo que iniciaran con las alabanzas y luego él entró en escena.
“Esto no puede ser una de mis opciones, sino que tiene que ser una prioridad. Esto es como si tuviese algo de valor y lo quiero poner en las manos de Dios, es un trato entre Él y yo".

"El fútbol representa una pasión, el generar dinero, representa un sueño de siempre. Pero ahora estoy adaptándome a esta vida, nunca creí que Dios iba a poner una razón tan pesada para que yo dejara una pasión que se llama fútbol”, relata.

Se retiró en diciembre de 2012 cuando terminó el torneo Apertura con el Vida. “Es algo ya anunciado, en mi corazón asomaba la idea de retirarme”, dice, consciente que había nacido para servirle al Señor “y creo que Dios ha puesto una gracia para llevar la palabra al corazón de la gente”.

RECUERDA CUANDO FUE TENTADO
Por supuesto que hubo propuestas por su talento que derramó como volante armador, pero “nunca vienen ofertas de equipos de primera división, llamándome para decirme que te presentamos todas las facilidades para que tú puedas moverte a esta ciudad”.

Sin embargo, Oliva creyó en ese momento “que eso no era de Dios, que esas ofertas vinieron para que yo botara una decisión que había tomado meses antes”.

Entonces, esta es la vida de Carlos Oliva. Claro, el fútbol lo extraña porque también está adherido a su alma. “No extraño entrenar, pero sí dos cosas: Uno, la sensación que sentía cuando anotaba un gol, esos segundos cuando la pelota entra al marco, esos segundos son el combustible y también extraño los fines de mes...”.

Porque sabe que no solo renunció a los buenos salarios que el fútbol le estaba dando, pero sí hay algo que dice con convicción es que “tomé una decisión muy valiente, inteligente, renuncié a un montón de cosas, renuncié a un estilo de vida, al reconocimiento de la gente, a la fama, a los salarios que puede ofrecer el fútbol, pero creo que lo hice inteligentemente porque la Biblia dice que nadie deja algo por causa del Señor sin que sea remunerado cien veces más”.

En ese momento nos hace un reflexión muy real: “Hoy la gente no sabe dónde estoy porque gracias al fútbol había el lente de una cámara siguiéndome, hoy quizá una minoría sabe lo que hago, pero seguro esto tendrá sus frutos porque son resultados que le tengo que entregar a Dios”.

SIN MILLONES
El balompié le dio comodidades, pero admite que “no te deja millonario, es mentira. Ningún futbolista desde Olimpia hasta el Parrillas One puede presumir que el fútbol lo va a dejar con riqueza. Lo que a mí me dejó fue una escuela, ok, pero eso no quiere decir que el fútbol no me ayudó a hacer realidad muchos sueños, fue muy generoso conmigo, no sé cómo cerraron algunos sus carreras, pero yo la cerré muy feliz, la verdad”.

ES UN EMPRENDEDOR
Para Oliva una cosa está muy clara: “Independientemente de la fama, dinero, reconocimientos de la gente, podemos salir adelante, que Dios está por encima de todo”.

Por eso, mientras asume la tarea de pastor, está por emprender nuevos retos como dedicarse a las ventas. “Pienso iniciar en un negocio, no quiero hablar mucho de eso, es un proyecto aún, pero lo estoy iniciando y a parte estoy invirtiendo en el ministerio".

"Nos hemos despojado de cosas que antes eran lo más importante como carros, dinero, pero ahora me doy cuenta que cuando Dios te llama y te toca, lo que antes era importante para ti, el valor se invierte y lo más importante es Dios”.

Llega la hora de predicar, Carlos toma la Biblia y se une a las alabanzas que suenan a todo volumen. Luego comienza el otro partido de su vida, el de ser testigo y portador de la fe.

El fútbol en ese momento solo queda en anécdotas...

EL PERFIL

Nombre: Carlos Alberto Oliva Argueta.

Edad: 33 años

Clubes: Real España (1996-2002), Marathón (2002-03), Platense (2004), Vida (2005).

Regresó a Marathón (2008), jugó en Victoria (2010) y luego cerró su carrera en el Vida (2012).
Palmarés: Un título de campeón con Real España; dos títulos con Marathón y una clasificación a un mundial juvenil en Nigeria en 1999.

LO CURIOSO

¿Uno de sus mejores entrenadores?
En la Selección, Reinaldo Rueda. Chelato Uclés, Pepe Treviño y Hernán García.

¿Recuerda su primer salario?
Fue de 1,200 lempiras

¿Y el máximo que llegó a ganar?
¿Lo máximo? Gané 4,500 dólares.

¿Cuál es su gran ilusión hoy en día?
“Me veo pastoreando un ministerio grande”

ALGO MÁS

MARATHÓN: “Fue el tiempo donde el fútbol me marcó”.

LA SELECCIÓN: “Fue lo más grande, futbolísticamente hablando”.

REAL ESPAÑA: “Fue la casa donde salí, donde nací y de donde nunca debí salir”.
AMIGOS: Tengo varios: Wilmer Velásquez, Jaime Rosales, Milton, Edgar, Adalid, Pescado Bonilla, Mario César, Víctor Coello, Peña... son muchos, perdonen a los que no mencioné.

OTRO DE SUS GRANDES RETOS
“Me veo viajando por el mundo predicando la palabra del Señor en todas partes”.

LA LESIÓN DE HERNIA DISCAL
“Recuerdo que ya me estaba consolidando en la Selección cuando de pronto apareció esa lesión. Rueda no quería que lo hiciera, los médicos lo miraban con pronóstico reservado, pero me operé y Dios tuvo que ver en esto, porque luego seguí jugando”.

ADEMÁS

¿Olimpia alguna vez lo tentó?
“No jugué en ese club porque no quise, fue bueno quedarme en Marathón.

Lo malo fue no salir al extranjero”.

¿El fútbol lo dejó cómodo?

“No quiero dar la impresión que somos gente pudiente, no, sino que somos gente que no nos rendimos, sé que Dios tiene cosas

grandes para mí”.

¿Qué le dejó el fútbol?
“Me dejó una escuela. Me entrenó para la vida, me enseñó a levantarme”.

DATOS IMPORTANTES

1
Marcó tres goles con la selección nacional, dos a El Salvador en 2007 y uno a China en 2006.

2
Le anotó un gol a Iker Casillas en 1999 en la derrota 3-1 ante España en la Copa Mundo Sub-20 de Nigeria.

3
Jugó con Real España, Marathón, Victoria, Vida, Platense y Motagua.

4
Debutó el 21 de febrero de 1998 en la derrota 0-1 de Real España ante Olimpia en el estadio Olímpico.

5
Fue campeón de Liga Nacional en los torneos Clausura 2002, Apertura 2007 y Apertura 2008 con Marathón y Apertura 2003 con Real España.

6
Debutó con la selección nacional el 30 de mayo de 2000 en la derrota 2-1 ante Canadá.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias