Honduras se prepara para una nueva amenaza: Iota se convierte en huracán y se sigue fortaleciendo

El CNH informó en la madrugada del domingo que Iota ya es un huracán y sigue acercándose a suelo catracho.

Agencias

Menos de dos semanas después de que el ciclón Eta dejara más de 200 muertos en Centroamérica, la región se prepara para la arremetida de un nuevo huracán, Iota, que se espera golpee con intensidad las costas de Nicaragua y Honduras el lunes.

El video más desgarrador de los efectos de Eta por Honduras

El ciclón, con vientos máximos de 130 km/h, se convirtió en huracán durante la madrugada de este domingo, representando una nueva amenaza para dichos países, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami.

''En la trayectoria pronosticada, Iota se moverá a través del suroeste del mar Caribe hoy (domingo), pasando cerca o sobre Isla de Providencia (Colombia) el lunes y se aproximará a las costas de Nicaragua y el noreste de Honduras el lunes en la noche'', dijo la organización.

"Se espera un fortalecimiento rápido durante el próximo día o dos, y se pronostica que Iota sea un huracán intenso cuando se aproxime a América Central", advirtió también el centro estadounidense.

En un informe previo, el CNH ya había señalado que las "fuertes lluvias de Iota podrían provocar inundaciones repentinas y crecidas de ríos que amenazan la vida en porciones del norte de Colombia y América Central".

Añadiendo que "inundaciones y deslaves en Honduras y Nicaragua podrían verse exacerbados por los efectos recientes de Eta, resultando en impactos significativos".

Evacuan en Honduras

Las autoridades hondureñas comenzaron a evacuar a miles de pobladores del Valle de Sula, en los alrededores de San Pedro Sula, la zona que fue más golpeada por Eta.

Hondureños no abandonan a sus animales durante el paso de Eta

Al mismo tiempo, el gobierno ordenó descargar agua de la principal represa hidroeléctrica de Honduras (El Cajón) ante el peligro de que se desborde con las lluvias de Iota y se inunde la capital industrial y localidades vecinas.



Si mantiene su rumbo, el nuevo ciclón tocará tierra cerca del Cabo Gracias a Dios, entre Honduras y Nicaragua, al igual que Eta, que sembró muerte y destrucción desde Guatemala hasta Panamá.

Las autoridades comenzaron a evacuar zonas de Cabo Gracias a Dios y comunidades del río Coco el viernes, y el sábado prosiguieron con los habitantes del litoral del mar Caribe y de los Cayos Miskitos.

Eta provocó inundaciones y deslaves que afectaron a 2,5 millones de personas y dejó más de 200 fallecidos, según organismos de protección civil centroamericanos.



FOTOGALERÍAS

Mas Noticias