Carlos Tevez: La triste y conmovedora historia del ídolo de Fuerte Apache

Carlos Tévez no tuvo una infancia fácil, la tuvo fea en Fuerte Apache, lugar de donde es.

Carlos Tévez no la tuvo fácil. Creció en Fuerte Apache, una región peligrosa de Argentina donde los asesinatos, asaltos y tiroteos eran a diario.
Carlos Tévez no la tuvo fácil. Creció en Fuerte Apache, una región peligrosa de Argentina donde los asesinatos, asaltos y tiroteos eran a diario. *
Gustavo Rodríguez

Carlos Tévez (36 años) y su historia no ha sido color de rosa. Sin duda alguna esta crónica tocó muchos corazones, hoy podemos entender que el dinero no lo es todo para el 'Apache', jugador que con disciplina, trabajo, esfuerzo y lágrimas de dolor, supo levantarse y llevar a su familia a un mejor lugar y lejos de donde él creció.

El argentino, recientemente campeón de Superliga Argentina con Boca Juniors y que luce parte de su cuello desfigurado producto de un accidente que sufrió cuando era bebé, tuvo que pasar varios obstáculos para salir del hoyo donde vivía y del cual se siente orgulloso, paradójicamente.

Aquel niño que creció en un hogar que no era el suyo, pero que tuvo cada detalle de amor como un hijo de matrimonio, se hizo jugador viendo asesinatos de amigos suyos, asaltos, secuestros, violaciones y todo lo que se vive en un barrio marginal.

TÉVEZ Y UNA HISTORIA MARCADA POR LA TRAGEDIA

Carlitos tenía cinco años cuando su padre (del mismo nombre) fue asesinado de 23 balazos en Fuerte Apache. El niño aún no tenía su apellido, y su madre biológica, Fabiana Martínez, se había ido de casa cuando el pequeño tenía sólo seis meses.

Carlos Tévez fue parte de All Boys, ahí comenzó a deslumbrar con su juego.

La infancia de Carlos Tevez estuvo marcada por muchos episodios dolorosos, cuando tenía apenas 10 meses, el agua hirviendo de una caldera cayó encima de su rostro, lo llevaron rápidamente al hospital, pero envuelto en fibras de nailon, la quemadura empeoró, y el pequeño estuvo en terapia intensiva casi dos meses, quedándole graves secuelas en la cara y en el cuello.

Cuando se repuso, Carlitos, como lo llamaban de pequeño, quedó a cargo de sus tíos maternos, Adriana Martínez y Segundo Tévez, ambos vivían en el primer piso de la Torre 1 de Fuerte Apache, tal y como lo hace ver la serie de Netflix que el jugador aprobó.

"Mi madre biológica no me podía criar y agarró mi tía con su marido y me criaron, por eso yo a ellos les digo papás. Mi mamá se llama Fabiana, hace cinco o seis años recuperé la relación con ella. Me junté cara a cara y lo hablamos", dijo hace varios años atrás el futbolista ídolo de Boca Juniors.

"De mi infancia recuerdo a mi viejo y mi vieja presentes. Nunca me dijeron. Yo pasaba por al lado de mi vieja, que estaba en el piso tirada, y yo lo sabía. Tenía seis años. Mi viejo me daba vuelta y me decía 'vamos'. Uno la vivió y tomó el otro camino. Yo elegí tratar de ser mejor".

Luego dice: "Yo nunca pasé hambre, pero sentí la desesperación de mi viejo por no poder darme de comer y no sé si eso es más feo todavía".

En Fuerte Apache, Carlos Tévez es un ídolo, de hecho, su apodo proviene de esa localidad argentina.

Su talento a la pelota lo traía en la sangre, y era su papá adoptivo que lo apoyó en todo momento, se hizo jugador por él y fue quien es por él, además de llevar para toda la vida su apellido. Carlos Tévez, así, empezó a jugar en el club Santa Clara, en el Fuerte, una canchita que se fundó junto con la iglesia y una radio comunitaria.

COMENZÓ A ESCRIBIR SU NOMBRE

En el verano del año 1989 llegó al Fuerte Apache un enviado del club All Boys en busca de nuevos talentos, por ese entonces, Carlitos tenía cinco años pero logró cautivar al escuteador.

"No te lo puedo mandar porque no tiene zapatillas", le dijo Segundo Tévez, padre adoptivo del chico. Pero el entrenador insistió: "Le puedo conseguir algunas prestadas, dejámelo llevar".

Desde ese momento la carrera del futbolista fue en ascenso, pero Carlitos recibió una mala noticia desde Buenos Aires; Juan Alberto, el único hermano biológico con quien todavía conversaba, junto a su cuñado Carlos Ávalos habían quedado detenidos por el asalto a un camión blindado. El futbolista estaba jugando en el Manchester United y desde ese momento decidió cortar definitivamente su vínculo.

Con la primera plata que gané le compré casas a toda mi familia
Carlos Tévez

No así con su familia adoptiva, con quien mantiene una estrecha relación. Carlos Tévez ha mantenido económicamente siempre a su familia, desde que él comenzó a ganar dinero les envía a Adriana y Segundo. Además les pagó el viaje a sus hermanos adoptivos para que llegaran hasta Sudáfrica, donde pudieron verlo en el Mundial del 2010, cuando fue una de las figuras del equipo que conformó Diego Maradona.

"Critican sin saber todo lo que yo viví. La generación de los Tevez que viene tiene que ser mejor que la que pasó. Con la primera plata que gané afuera le compré casas a toda mi familia fuera de Fuerte Apache", confesó el futbolista.

Carlos Tévez su historia hasta la pantalla de Netflix.

"Mi primer gran salario fue cuando pasé de Boca a Corinthians. Lo primero que hice fue avisarle a mi representante: 'No quiero ese dinero, lo único que quiero es que saques a toda mi familia de Fuerte Apache. Compra 15 casas afuera del barrio y saca a toda mi familia de ahí; luego hicimos un asado sorpresa en casa y le entregué la llave a cada uno de ellos, sin que sepan nada'".

Pero la vida de Carlitos Tévez no acaba ahí. En plena pretemporada con la Juventus de Italia en 2015, el "Apache" debió enfrentar una conmocionante noticia, que afortunadamente terminó bien, su padre adoptivo Segundo Tévez había sido secuestrado, pero ocho horas después fue liberado tras el pago de un cuantioso rescate que él mismo costeó.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias