Santos jugará la final de la Copa Libertadores tras eliminar y golear a Boca Juniors

El conjunto Xeneize ofreció muy poco fútbol y dice adiós a la competición; Santos enfrentará al Palmeiras por el título.

Redacción

Santos goleó 3-0 a Boca Juniors este miércoles en Brasil y se clasificó a la final de la Copa Libertadores-2020, en la que se enfrentará al Palmeiras con la motivación de convertirse en el primer equipo brasileño en ganar cuatro títulos de la competición americana.

Palmeiras elimina a un aguerrido River Plate de la Libertadores

El Peixe que dirige Alexi Stival "Cuca" despachó con solvencia en el estadio Vila Belmiro al campeón argentino, tras el 0-0 en Buenos Aires, con anotaciones del volante Diego Pituca (16), el mediocampista venezolano Yeferson Soteldo (49) y del extremo Lucas Braga (51).

"Ahora hay que celebrar y pensar en los días que faltan para la final, nos merecemos el premio de hoy", dijo Soteldo.

En una noche destacada del atacante Marinho, que hizo suya la banda derecha, los brasileños sometieron sin piedad a los xeneizes de Miguel Ángel Russo, que carecieron de alma y jugaron con diez hombres desde el minuto 56, cuando el colombiano Frank Fabra fue expulsado.

De la cabeza de Lucas Veríssimo chorreaba sangre, de la de los jugadores de Boca apenas sudor. La imagen del defensor brasileño ensangrentado, tras un choque aéreo, retrató el partido en Santos.

El día que Tévez intentó engañar a CR7, pero le fue mal

La presión alta, especialmente con un voluntarioso Marinho, fue la fórmula para desarmar a un Boca que pareció tener las piernas pesadas.

La vertiginosidad del Peixe provocó reiterados errores en la salida de los xeneizes. Marinho, en una de ellas, asaltó a Fabra pero el disparo se estrelló con el palo. El reloj apenas contabilizaba medio minuto.

Con Marinho clavado en la banda derecha, Kaio Jorge fastidiando a los centrales y Soteldo manejando los hilos, los brasileños descolocaron a un Boca errático en la entrega y que apenas intentó sacudirse con contragolpes fallidos y un remate lejano del colombiano Sebastián Villa.

La recompensa al deseo irrestricto de vencer se originó en la pierna derecha de Soteldo. Un disparo del venezolano chocó con el torso de Lisandro López, la pelota quedó muerta en el área, donde Pituca, cayéndose, remató con zurda y vulneró a Andrada.

Así es el aterrador barrio donde creció Carlos Tévez

La esperanza de Boca de empatar a Independiente de Avellaneda como máximo ganador de la Libertadores, con siete títulos, se diluyó rápido.

El deseo de que en el camerino se encaminara la estrategia duró poco. Soteldo emuló la jugada del 1-0, pero esta vez el obstáculo que la redonda halló fue la malla del arco.

Los visitantes no se habían repuesto del mazazo cuando llegó la puntillada final. Marinho esquivó a Carlos Izquierdoz y metió la pelota en el área chica. Lucas Braga la empujó y dio inicio al funeral de Boca.

Boca se queda con diez

Cualquier utopía de remontada se hundió con la expulsión de Fabra por un fuerte pisotón a Marinho, que lo amargó toda la noche con su velocidad.

En los reflejos propios de los muertos, Boca pudo acortar distancia con disparos de Eduardo Salvio y Villa, pero en ambas Joao Paulo, que reemplazaba al contagiado John, reaccionó bien para mantener el cero.

Siempre activo en la banda, Cuca se dio el lujo de administrar el cansancio de sus jugadores, removió el banco y cerró el cotejo.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias